ARA San Juan: Garré repitió a “tesis Aguad”

La ex ministra del kirchnerismo también planteó la posibilidad del error humano en el hundimiento. La “reparación de media vida” de la nave volvió a la mira de los familiares.

A mediados de julio, el ministro de Defensa Oscar Aguad tuvo una semana crítica: la Comisión Bicameral que investigó el hundimiento del ARA San Juan descartó que el accionar de los tripulantes se vinculara causalmente con el siniestro y una de las querellas que interviene en el expediente penal que lleva la jueza Marta Yáñez reclamó que se caratule como homicidio simple con dolo eventual.
Cabe recordar que en mayo el funcionario le atribuyó el accidente a la falta de entrenamiento de los marinos y a la carencia de “capacidades adquiridas en la transmisión intergeneracional de las experiencias”, por el hecho de que durante años no hubo actividad con submarinos.
Hace poco más de tres semanas, el cuerpo parlamentario dio a conocer el tenor del informe que elaboró en 16 meses.
Se trata de un único dictamen que los legisladores del oficialismo -los senadores Esteban Bullrich, Guillermo Montenegro e Inés Brizuela y Doria y el diputado Luis Petri- suscribieron con disidencias.
La discrepancia central con los opositores -los senadores Alfredo Luenzo, Anabel Fernández Sagasti y Magdalena Odarda y los diputados Guillermo Carmona, Nilda Garré, Alejandro Grandinetti y Pedro Miranda- es la atribución de responsabilidades políticas. Por eso, cada sector elaboró su propio apartado sobre ese punto.
En el documento, la mayoría estimó que Aguad tuvo “clara responsabilidad política y administrativa” y consignó que a partir de de la pérdida de contacto con el ARA San Juan se evidenciaron “falta de conducción” ante la crisis, “ocultamiento de las circunstancias de la tragedia a los familiares de los tripulantes y a la opinión pública” e irregularidades en los procedimientos sumariales.
Además, sostuvo que el presidente Mauricio Macri “exhibió un bajo nivel de involucramiento” con lo sucedido.
En tanto, el grupo concluyó que un incendio en el tanque de baterías del submarino ocasionó un colapso estructural que derivó en su hundimiento, 11 horas después.

Campaña
Los duros términos del estudio casi no tuvieron eco en la campaña: la situación de Garré es precaria y la oposición lo sabe.
Pese a la resistencia de los deudos de los tripulantes, la actual diputada participó en el intento de esclarecimiento de situaciones que la involucran, ya que estuvo a cargo de la reparación de media vida que se le realizó al submarino, en la que no se cambiaron las baterías que fallaron.
Aunque el informe que hizo la Sindicatura General de la Nación cuestionó varios pasos que dio durante su gestión, la investigadora-investigada no acusó recibo.
Ahora, en declaraciones a la prensa, la ex ministra del kirchnerismo expuso una tesis similar a la de Aguad, al afirmar que solamente puede entrar agua al sistema de baterías si está mal cerrado el dispositivo de ventilación.
Bajo esa premisa, no descartó un “defecto humano” en la ejecución de la tarea y habló de una “mala operación”.
“No surge de ninguna constancia de que haya habido alguna queja de que el submarino funcionara mal”, agregó.
En ese sentido, afirmó que puede que haya habido “una falla técnica no registrada” o, directamente, “una falla humana”.
También sostuvo que “la orden debería haber sido que salga a flote”, ya que “ir a inmersión es duplicar el peligro” y es “ir contra lo que dicen los manuales”.
Las repercusiones no se hicieron esperar. Luis Tagliapietra, el padre de uno de los tripulantes del ARA San Juan y patrocinante de una de las querellas en la causa criminal, manifestó estar asombrado por los dichos de Garré.
El abogado afirmó que aunque la mujer aseguró que no hubo ninguna queja, hay un informe que consigna que luego de una navegación de 19 días que hizo la nave se reportó el ingreso de agua por el snorkel.
Tagliapietra señaló además que ese mismo documento anotició sobre el mal funcionamiento de la válvula ECO 19 (a la que se refirió Garré) y que habló de “falta de estanquedad”; es decir, que no logró contener el líquido que ingresó.
“En el lenguaje técnico, entre los expertos, no hubo ninguna duda de que el capitán hablaba de una falla”, enfatizó.
El letrado expresó que la ex ministra de Defensa “tiene el culo sucio” y planteó la posibilidad de que haya llegado a un acuerdo, taxativo o implícito, de “no te jodo, no me jodas” con Aguad.
“Me alarma, Garré habrá dicho, seguramente, ante la duda, prefiero cuidarme el pellejo, sabiendo que alguna macana durante mi gestión me mande”, agregó.
En esa dirección, puntualizó que la válvula ECO 19 se recorrió durante los trabajos de media vida y valoró que si no funcionó debidamente “también puede ser responsabilidad de la ex ministra”.



Dejar respuesta