Lavagna vuelve a Córdoba con la expectativa de un diputado

El candidato de Consenso Federal viene hoy a Villa María y Río Cuarto con la intención de evitar que la polarización lo deje sin juego para octubre. Foto con Juan Manuel Llamosas y reuniones con empresarios.

Por Bettina Marengo

El candidato presidencial de Consenso Federal, Roberto Lavagna, hará hoy su última visita a Córdoba antes de las Paso, para concentrarse en las ciudades de Villa María y de Río Cuarto, donde el economista registra algunos de sus mejores números a nivel provincial. El del economista es el primer desembarco de candidatos presidenciales que pasan por Córdoba para finalizar la campaña: mañana miércoles llega Mauricio Macri y el jueves será el turno de Alberto Fernández. Hoy también bajará a esta ciudad el postulante del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño.

En Rio Cuarto, Lavagna tendrá su foto con el intendente peronista Juan Manual Llamosas, quien lo recibiría en el Palacio de Mójica. Llamosas viene de recibir el sábado pasado al también peronista Alberto Fernández, el candidato del Frente de Todos, en una decisión que no cayó bien en el Centro Cívico. Con la reunión de hoy con el ex ministro de Economía, el riocuartense busca equilibrar políticamente los tantos. No haría lo mismo el intendente villamariense, Martín Gill, francamente alineado a la fórmula de los F-F.

Tampoco está previsto que Lavagna tome contacto con la legisladora provincial electa de Hacemos por Córdoba y diputada nacional Adriana Nazario. La viuda de José Manuel de la Sota apoyaría la boleta presidencial de Consenso Federal y tiene una buena relación con el también diputado nacional Marco Lavagna, pero nunca oficializó su posición para las presidenciales.



En el Imperio, el economista y su primer candidato a diputado nacional, el dirigente local Roberto Birri, encabezarán el cierre de campaña provincial con un acto en el Salón del Centro de Empresarios, que tiene capacidad para 400 personas. Antes se sentarán con comerciantes e industriales de la zona. Por la mañana, en Villa María, el presidenciable se reunirá con los referentes de la Asociación de Empresarios del centro del país la Argentina (AERCA).

Al otro día, ya sin el candidato presidencial, el lavagnismo realizará eventos de cierre en algunas plazas de la ciudad de Córdoba.

Esta será la segunda gira de Lavagna por Córdoba luego de que se definiera su candidatura presidencial en fórmula con el peronista salteño Juan Manuel Urtubey. La anterior, a mediados de julio, que estuvo centrada sobre todo en la ciudad Capital. De esta manera, tanto él como Urtubey habrán cumplimentado dos visitas cada uno al distrito mediterráneo donde el ex jefe de economía ganó las elecciones presidenciales de 2007, con el radical Gerardo Morales como vicepresidente.

Con un discurso destinado a los votantes desilusionados de Mauricio Macri pero también a quienes no quieren al PJ K en el poder, Lavagna se juega por un diputado nacional de Córdoba, el ex legislador Birri. La extrema polarización que se avizora para la elección conspira contra la performance del candidato presidencial. Pero en Consenso Federal aseguran que, según encuestas propias (o mejor dicho, adjudicadas a Urtubey), la lista completa está rozando los dos dígitos en Córdoba, lo que le permitiría regar la esperanza de una banca. Se trata más o menos de los mismos guarismos que los sondeos le dan a nivel nacional: entre 8,5 y 11 puntos.

En ese sentido, aseguran que la lista de diputados está pareja o levemente mejor que la lista corta de Hacemos por Córdoba, a la que también ubican con intención de voto como para meter un diputado. En sus análisis, observan que el 70 por ciento de los electores votará por uno de los dos polos (Juntos por el Cambio o Frente de Todos), pero que el otro 30 por ciento se repartirá en las ofertas “por fuera de la grieta”.

Los datos que maneja el lavagnismo cordobés indican que el 40 por ciento de sus votantes eligieron a Macri en 2015, mientras que un 20 por ciento se identifica con un peronismo no kirchnerista, que podrían ser votantes de la lista corta que impulsa el gobernador Juan Schiaretti. El resto es el voto “progresista” encarnado en el Socialismo, el GEN y Libres del Sur, los tres partidos que integran la alianza Consenso Federal.

En cuanto al impacto que tendrá en las “listas largas” el corte de boleta que impulsa la lista del PJ provincial, el lavagnismo cree que no le quitará demasiado al candidato Birri ni al candidato macrista, Mario Negri, sino que principal afectado será Eduardo Fernández y la lista del Frente de Todos.

En ese escenario, Lavagna buscará quedarse en el lugar que más le rinde y donde más cómodo se siente, el de la propuesta económica. Convencido de que capta un voto “reflexivo” que no se dejará tentar (al menos hasta el balotaje) por la grieta, buscará mechar la racionalidad que inspira con la emotividad de un voto “porque me gusta el candidato”.

Sin embargo, los estrategas de la campaña entienden que los resultados de las Paso van a determinar en gran medida si el economista se mantiene o no competitivo para las generales del 27 de octubre. Si el domingo próximo uno de los dos candidatos principales, Macri o Fernández, queda más cerca del triunfo en primera vuelta, o mejor posicionado para un eventual balotaje, la figura de Lavagna se verá perjudicada por el corrimiento de expectativas. En cambio, si el escenario se mantiene abierto, el ex ministro de Duhalde y Néstor Kirchner tendrá juego y margen político para octubre.



Dejar respuesta