A días de las PASO el dólar superó los $46 por efecto externo

China respondió a los aranceles de Estados Unidos con una devaluación del yuan. A la incertidumbre electoral se le sumó la aversión global al riesgo que hizo que las monedas emergentes se depreciaran frente al dólar. Subió fuerte también el riesgo país. El Gabinete analizó el tema.

dA días de las PASO los coletazos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China golpearon a la Argentina. El dólar superó los $46 y en el Gobierno admitieron preocupación pero aseguraron que el país está “fuerte” para soportar los problemas.

Hace unos días el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció una nueva imposición de aranceles a productos chinos; ayer China le respondió con una devaluación del yuan lo que impactó en el valor del dólar. De esta manera, las fabricaciones chinas bajan sus precios en dólares y neutralizan los aranceles.

“Obviamente preocupa, si no no lo hubiéramos hablado en la reunión de Gabinete”, dijo en conferencia de prensa el ministro de Modernización, Andrés Ibarra. “Es un tema de la economía mundial, Argentina y todos los países forman parte de estas oleadas y de estas peleas comerciales; es una pelea comercial específica, una guerra arancelaria, pero que por supuesto tiene su impacto”, sostuvo.

Ante el Gabinete, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, expuso sobre la evolución y defendió la política económica del Gobierno. Según Ibarra, indicó que lo más importante es que la Argentina, “gracias al enorme esfuerzo de todos los argentinos, que han hecho sobre todo en el último años y medio un esfuerzo muy importante” está “sólida” y cuenta con “herramientas” para hacer frente a la situación.



De hecho, el factor externo potenció el escenario que ya se anticipaba para las PASO: «La ventaja de la Argentina es que en este programa financiero estamos en condiciones muy importantes y sólidas para soportar este tipo de situaciones externas; que afectan de la misma manera a otras monedas y países en el mundo», puntualizó Ibarra.

“Por el superávit comercial, esto nos posiciona de una manera mucho más sólida para situaciones de este tipo”, agregó buscando una lectura más optimista que apunta a que China buscaría mercados alternativos con los que comercializar. China es el segundo socio comercial después de Brasil y, además, tiene un swap con el Banco Central por lo que parte de las reservas están en yuanes (en diciembre sumaron 60.000 millones de yuanes, la segunda operación después de una en julio de 2017).

Además del impacto de la guerra comercial, Ibarra admitió que un eventual triunfo del kirchnerismo en las PASO podría tener un impacto en los mercados. «Obviamente una situación externa como la que estamos analizando ahora, o factores de riesgo interno (en relación a la elección), por supuesto que pueden generar vaivenes en los mercados, que proyectan y en función de eso toman decisiones», describió.

«Lo que siempre buscamos tener es un tipo de cambio competitivo, como el que tenemos, y luego respaldarlo con una economía sana. Si no, nos pasa lo que estamos acostumbrados los argentinos: que producto de los deberes que no se hacían luego ese tipo de cambio era competitivo un tiempo, pero luego dejaba de serlo», agregó en referencia al cepo cambiario y la política monetaria del kirchnerismo.

Además del impacto en la Argentina, en la región el real se depreció 1,67%; el peso mexicano, 1,49% y el peso chileno, 1,06%. El riesgo país alcanzó los 892 puntos, lo que significa un aumento de 7,2% en relación con el valor del viernes, producto de la caída en el precio de los bonos argentinos en el mercado.

«El BCRA está dispuesto a vender dólares para mantener la devaluación dentro de un rango razonable, pero está en un dilema», explicó Diego Falcone, Manager de Fondos de Cohen. «O acompaña la devaluación del resto de los mercados y pone en peligro las PASO o interviene y devalúa menos que los demás para preservar la calma electoral. Por ahora está moviéndose en sintonía con los países de la región».

Respecto de las tasas de Leliq, señaló que «indefectiblemente» van a subir, aunque no abruptamente sino al ritmo que lo que venían haciéndolo. «Lo importante no es la magnitud, sino la tendencia, que hace dos semanas ya se revirtió».



Dejar respuesta