La tele que todavía se enciende

Axel Kuschevatzky, poseedor de los derechos de adaptación de “Casados con hijos” en Argentina, anunció que esa serie que tanto éxito cosechó a su paso por la pantalla chica, tendrá el año que viene una versión teatral, con los mismos actores que protagonizaron la sitcom.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

Aunque parezca que el fenómeno de la pasión por las series es algo novedoso, con sólo hacer memoria se puede advertir que no tiene nada de nuevo. Y mucho menos si hablamos de las sitcoms, cuyo origen se remonta a los inicios de la televisión en los Estados Unidos, con su correspondiente rebote en la pantalla nacional durante la década del sesenta. Los canales de aire no lograban cubrir con programación propia sus horarios de emisión, por lo que compraban producciones estadounidenses, un recurso que persistió en el tiempo, hasta que la TV por cable amplió su número de abonados y su oferta de canales.
En los noventa, el servicio pago promovió un renacimiento de este formato audiovisual, que empezó a ocupar espacio en las grillas de las señales, hasta llegar a poseer canales exclusivos con series de todo tipo. A lo largo de toda esa década, fueron muchos los nombres de las tiras que consiguieron romper los récords de audiencia y que obligaban a sus seguidores a esperar día y hora señalados con la ansiedad de los fanáticos. “Friends”, “Los expedientes X”, “La niñera” o “Los Soprano” son algunos de esos sucesos que consolidaron una industria que, desde entonces, no hizo otra cosa que expandirse.
Dentro de este furor quedó atrapada “Married With Children”, una sitcom de Fox que había arrancado a mediados de los años ochenta y que consiguió prolongar su historia a lo largo de once temporadas. Semejante longevidad dio lugar a que se abriera el juego para la realización de distintas variantes sobre el mismo argumento, adaptadas a los usos y costumbres de cada país. Las franquicias se repartieron en Asia, Europa y, por supuesto, Latinoamérica, siempre bajo las características propias de cada región, aunque respetando el esquema de la familia disfuncional que tan buenos resultados había conseguido.
En 2004, Telefé había adquirido los derechos para acometer una versión de “La niñera”, que con el protagónico de Florencia Peña terminó resultando un fiasco de grandes proporciones. Sin amilanarse ante ese intento fallido, el mismo canal produjo entre 2005 y 2006 un total de más de 200 episodios de “Casados con hijos”, donde a la misma actriz la acompañaba un elenco conformado por Guillermo Francella, Luisana y Darío Lopilato, Érica Rivas y Marcelo de Bellis. Con picos por encima de los 30 puntos de rating, se transformó en un clásico de la TV nacional, al que Telefé recurre cada vez que necesita rellenar un espacio en su grilla.
Junto a ciertas actuaciones memorables, es probable que el secreto de ese éxito haya estado en el equipo de guionistas, que llevó a cabo la proeza de transformar a los personajes típicamentes yanquis en ciudadanos de la más pura argentinidad, sumidos en situaciones que no podían ser más acordes a la realidad cotidiana de los televidentes. Encabezado por Axel Kuschevatzky, quien había escrito también la adaptación de “La niñera”, ese team de autores es en gran parte el acreedor de los méritos de la hazaña de haber hecho reír a por lo menos un par de generaciones.
Y ha sido precisamente Kuschevatzky, poseedor también de los derechos de adaptar “Casados con hijos” al teatro, quien hizo el anuncio de que las desventuras de Pepe Argento y su esposa Moni, que tanto fueron celebradas a su paso por la pantalla chica, tendrán el año que viene una versión en el porteño Gran Rex, con los mismos actores que protagonizaron la sitcom. En tiempos de streaming y de series que son temas de conversación para la gente común, esta telecomedia que proviene de la antigua tele abierta, en vez de subirse a la web, se trepa al escenario. Será en 2020 y obligará a muchos a hacer lo que hoy más cuesta: salir de casa.



Dejar respuesta