Las bases del Suoem, atrapadas en la transición UCR-PJ

Reprochan a la conducción ser funcional a la estrategia del oficialismo que, apuntan, busca copar los mandos medios con militantes propios dejando afuera del reparto a buena parte del cuerpo de delegados del gremio.

Por Felipe Osman

El pasado martes un grupo de entre 40 y 50 delegados del Suoem -mayoritariamente de las Áreas Operativas- llevó adelante una protesta en Avenida Puyrredón, frente a las oficinas de Defensa Civil. El motivo formal del reclamo fue la falta de insumos y la demora en la reparación de vehículos. Pero en audios que circularon por WhatsApp, algunos de los delegados que tomaron parte en el reclamo explicaban que el motivo real era otro.
“Parte del gremio entregó a una parte de nosotros, por eso estamos en lucha”, explicaba uno de los delegados disconformes con la conducción del sindicato.
El reclamo del martes no es un episodio aislado. En los distintos CPC el descontento de muchos delegados con la conducción se hace manifiesto a diario. Tal es así que fuentes muy allegadas al sindicato aseguran que las asambleas de delegados que se realizan periódicamente en la sede del gremio cada vez cuentan con menos asistentes. Al mismo tiempo, las agrupaciones proliferan dentro del Suoem, como si su metabolismo se acelerara ante la debilidad que de momento atraviesa la lista Verde.
Las bases del sindicato enrostran a la conducción ser funcional a la estrategia del radicalismo que, apuntan, intenta copar con militantes propios los mandos medios la mayoría de las reparticiones municipales para tener cierta ascendencia sobre ellas cuando la gestión pase a manos de Hacemos por Córdoba.
Allí radicaría el interés de la actual gestión en llevar adelante una gran cantidad de concursos internos, dejando alfiles propios en puestos clave. El Suoem, por su parte, no se opondría porque integrantes de su conducción y allegados a ésta serían beneficiarios de algunos de estos concursos.
Pero este presunto acuerdo dejaría afuera del reparto a muchos delegados que, en cada repartición, verían desplazados sus propios intereses en favor de terceras personas sin que el sindicato ofrezca ninguna resistencia.
La conducción del Suoem, por su parte, haría oídos sordos a estos reclamos de las bases, que progresivamente se sienten menos representadas por los históricos de la lista Verde, cada vez más cerca del retiro y más alejados de las reparticiones.
Para colmo de males, esta no sería la única -tal vez ni siquiera la principal- preocupación de los delegados del sindicato.
El PJ no sólo tiene en carpeta un ambicioso -y largamente postergado- proyecto de descentralización de las reparticiones municipales, ahora además empieza a dejarlo trascender, y ofrece algunos lineamientos generales de cómo este plan sería implementado.
El principal nodo del Suoem, aquel en donde se concentran las reparticiones más belicosas del gremio -las Áreas Operativas-, sería uno de los primeros en dividirse. Las grandes ventajas que esto traería para una gestión más eficiente de los recursos municipales están fuera de cuestionamiento. Los obradores, destinados a llevar adelante las tareas de mantenimiento, estarían emplazados en distintos CPC, y la solución de cualquier desperfecto estaría mucho más cerca de su causa, y podría construirse una relación mucho más inmediata con los vecinos.
Pero, desde luego, esto también implicaría que las Áreas Operativas pierdan parte la cohesión interna que las ha convertido en el principal brazo de lucha del sindicato.
Así, mientras las bases del gremio aparecen jaqueadas desde dos frentes, su conducción permanece impasible, alejada de estos asuntos, inmersa en sí misma y con sus principales referentes perdiendo paulatinamente ascendencia sobre sus representados.



Dejar respuesta