Juri asume en UNC (mayor cargo para UCR desde 10/12)

Hugo Juri asume hoy un nuevo mandato como rector de la UNC, tras salir victorioso de la primera elección directa de la historia de la UNC.

Desde el primer minuto de hoy, Hugo Juri comenzó a transitar un nuevo mandato como rector de la UNC. La ceremonia de asunción se realizará a las 18 horas esta tarde en el Salón de Grados del viejo Rectorado, pero de acuerdo a la normativa universitaria ya estará legalmente ejerciendo su segundo mandato (tercero no consecutivo).

A partir de esos primeros minutos de esta jornada, el médico cordobés se garantizó nuevas menciones en los anales de la Casa de Trejo. Por un lado, es el primer rector electo por el voto directo de todos los miembros de los cuatro claustros universitarios: profesores, estudiantes, graduados y trabajadores no docentes.

Asimismo, en el contexto de los devenires políticos de este período democrático, es el primer universitario en ser ejercer como rector en tres oportunidades (1998, 2016 y 2019). De esta manera, sus predecesores Francisco Delich, Jorge Gonzáles y Carolina Scotto, los tres que alcanzaron una reelección en el cargo, fueron superados hoy por Juri (responsable además de frustrar con sus triunfos las reelecciones de otros dos: Eduardo Staricco y Francisco Tamarit).

La asunción de Juri también permite lecturas políticas fuera de los claustros universitarios. Desde el próximo 10 de diciembre, el médico será el radical que ostente el cargo ejecutivo de mayor relevancia, en relación a sus correligionarios.



La UNC cuenta con el tercer presupuesto público más abultado de la provincia mediterránea, después del Gobierno provincial y la Municipalidad capitalina. De la misma manera, se ubica tercera en cuanto a la cantidad de sufragantes, superando aquí también a la Municipalidad de Río Cuarto. Además, su vínculo con la sociedad sobrepasa los límites de la circunvalación capitalina, alcanzando incluso a otras provincias.

La coalición Somos, que encumbró a Juri, contiene además de radicales a peronistas, socialistas e independientes, a la manera en que suelen componerse tradicionalmente los gobiernos universitarios. Sin embargo, aunque Juri no busque ostentarlo, las simultáneas derrotas de Mario Negri y Ramón Mestre frente al gobernador Juan Schiaretti y el fallido intento de Rodrigo de Loredo por conservar la Capital lo ubicaron como el “boina blanca” con mayor cargo.

El radical aprovecharía la formalidad del acto de esta tarde para adelantar los principales ejes de su nueva gestión, que es la última que podrá conducir de acuerdo a las actuales disposiciones del estatuto de la UNC.

La reforma y el 52%

Cuando en marzo de 2016, tras cuatro votaciones de la Asamblea Universitaria, Hugo Juri finalmente era elegido como sucesor de Tamarit, el físico lo invitó a tomar la palabra frente a una Sala de las Américas colmada de asambleístas y militantes de todos los sectores. Fue en esa primera alocución que el médico se impuso una vara alta para su mandato: que la de ese día fuera la última elección de rector por el voto indirecto de los consejeros directivos, y que dicha reforma política se consumase antes de concluir el año.

El 15 de diciembre de ese año, Juri cumplió sus palabras. Tras dos décadas de debates alrededor de la elección directa, una mayoría de asambleístas cedió sus prerrogativas para que la elección del rector se convirtiese en un acto democrático masivo, frente a una violenta oposición (política y física) del kirchnerismo universitario.

El pasado 16 de mayo, casi 85 mil universitarios de los cuatro claustros concurrieron a las urnas para elegir con su propio sufragio al próximo Rector. El requisito para ser electo en primera vuelta era que el que más votos ponderados obtuviese, superase el 40 por ciento. La dupla conformada por Juri y el abogado Pedro Yanzi Ferreira rozó el 52 por ciento, superando ampliamente el requisito.

El segundo lugar fue para el químico Gustavo Chiabrando y la arquitecta Ana Falú, los candidatos del kirchnerismo, que alcanzaron el 37,26 por ciento. En tercer lugar, la psicóloga Patricia Altamirano y el geólogo Jorge Martinez reunieron el 10,79 por ciento de los apoyos con una propuesta de centroizquierda.

Nuevo mandato

Se espera que, en su discurso de esta tarde, Juri adelante algunos de los planes para el mandato 2019-2022. A lo largo de la campaña electoral, el foco estuvo puesto en dos aspectos: consolidar los proyectos y transformaciones iniciadas en la gestión que concluye, más algunas nuevas iniciativas a desplegar.

Entre los temas en los que Juri quiere lograr un mayor grado de avance se encuentra la reforma académica que implementa el reconocimiento de trayectos formativos para promover la movilidad estudiantil y nuevas propuestas de cursado (nuevas carreras, cursos cortos, capacitaciones para trabajadores y graduados, entre otras).

En el mismo sentido, las Universidades Populares, el Compromiso Social Estudiantil y la Escuela de Oficio son la tríada de programas de extensión en los que se sustenta el mantra jurista que reza “la universidad es la sociedad”, y que recibiría nuevos impulsos para una mayor institucionalización y alcance.

Entre las novedades, el desembarco de la UNC fuera del ejido capitalino con la propuesta innovadora del Campus Norte concentrará esfuerzos de todo el equipo de gestión del Rectorado. Asimismo, la plataforma de campaña menciona nuevas medidas contra las disparidades de género.

La mayor expectativa se posa en algún anuncio vinculado a las especulaciones sobre la celebración de una Asamblea Universitaria en lo que resta del 2019, que se aboque a ajustar algunos aspectos del sistema político de la Casa de Trejo, como la duración y sincronización de los mandatos.



4 Comentarios

  1. Una nota tan tendenciosa que parece haber olvidado el redactor los principios de objetividad periodística. Si bien la última elección fue a través de un voto directo la ponderación del mismo entre los diferentes claustros y la jerarquía dentro de los mismo hicieron de la votación un fraude tan delicado como injusto. El gran arco opositor a las autoridades universitarias ( empecinados en la retención del poder) no solo se circunscribe a solo un matiz político ( al que el autor de esta nota se empeña en denostar como violentos Kirchneristas) sino que confluyen todas las ramas políticas que abogan por una universidad pública y de calidad no solamente para los que tienen posibilidades socioeconómicas para estudiar una carrera de grado. El espectro visible del autor de esta nota parece acortarse o a sus intereses o a su ignorancia. Como decía un gran poeta » violencia es mentir».

  2. Criminalizar la protesta por la educación es tan incongruente desde el radicalismo, si pensamos en la reforma del 18 que tanto enarbola este sector político tan desfasado con el tiempo y con las ideas.

Dejar respuesta