En la PASO radical, cada candidato habla su propio idioma

Negri, Nicolás y Fabre enfatizan discursos distintos en la campaña por la interna

Por Alejandro Moreno
[email protected]

El radicalismo cordobés pondrá en oferta tres listas de precandidatos en los cuartos oscuros del 11 de agosto. Mario Negri, por la alianza entre la mayoría de la UCR, el PRO, la Coalición Cívica-ARI y el Frente Cívico; Miguel Nicolás, por Fuerza Renovadora; y Javier Fabre, por la Línea Córdoba. Cada uno, habla su propio idioma en la campaña.

Negri, como es habitual en los que van adelante en un proceso electoral, elude las menciones directas a sus rivales, para no entrar en un debate del que podrían alimentarse Nicolás y Fabre. Negri, nacionaliza El entrerriano es el candidato de la Casa Rosada -al igual que en la elección de gobernador del 12 de mayo pasado- y viene mostrando una estricta obediencia a los mandados que le llegan desde allí. El actual diputado nacional dice y repite que las elecciones que vienen son presidenciales y que están totalmente polarizadas entre Mauricio Macri y Alberto Fernández (la aparición de una tercera fuerza, como Roberto Lavagna o José Espert será para restarle al oficialismo). Él mismo le baja el precio a la boleta que encabeza, convencido de que el interés de los cordobeses, en nuestro caso, será decidir entre los precandidatos a presidente, y que muy poco les importará las listas de aspirantes para la Cámara de Diputados. Más allá de eso, es muy probable que con el resultado puesto, que será una victoria de su boleta sobre las de Fabre y Nicolás -presumiblemente holgada porque es la única de las tres que va ligada al tramo Macri-Pichetto-, Negri salga a vender en el pobre mercado de la Unión Cívica Radical los números que obtenga. En declaraciones a Radio Jesús María, Negri dijo que la elección de agosto “está muy nacionalizada, como corresponde porque se va a elegir presidente, es decir quién va a gobernar el futuro de la Argentina otro cuatro años”. “Y está muy polarizada -agregó-, porque en realidad las terceras alternativas se desarmaron, se fueron diluyendo, y la gente cada día toma más claridad: las opciones son, o votamos para adelante o volvemos hacia atrás”.

Nicolás, contra Schiaretti



Por su parte, Nicolás apunta sus cañones contra el gobierno de Juan Schiaretti, quizás sacándose las ganas de lo que no pudo hacer para el 12 de mayo. Y probablemente, también busque conseguir los votos de los radicales que además de acompañar a Macri pretendan expresar un rechazo al peronismo de Córdoba. Incluso, hasta afirma querer superar con su boleta corta a la boleta corta de Schiaretti. “Mi objetivo político es que la lista 502 C le gane a la lista que lleva Juan Schiaretti. De ahí en más, que sea la voluntad de los cordobeses. Hemos tenido una muy buena recepción y la propuesta de nuestra lista es fortalecer al radicalismo de Córdoba, luchamos por Córdoba, y vamos a ir al Congreso de la Nación a defender el derecho de los cordobeses”.

Fabre y la renovación

Finalmente, Fabre tiene otra línea discursiva. Si bien comparte con los otros la defensa del gobierno de Macri y las críticas al peronismo local, el angelocista pone un condimento especial al cuestionar a lo que denomina “Los perdedores de Mayo”, es decir a Mario Negri y a Ramón Mestre. Negri y Mestre van aliados, ahora, en la boleta de precandidatos a diputados nacionales, dejando para más adelante el pase de facturas por las derrotas de mayo. Fabre pretende armar un proceso de renovación dentro de la UCR, y las PASO le brindan la ocasión para recorrer la provincia con ese mensaje. “Las candidaturas de los perdedores de mayo son un premio a la domesticidad política; nosotros somos rebeldía”, afirmó. “Hay proyectos políticos agotados, que hace veinte años ocupan cargos y no han podido construir una alternativa al peronismo en la provincia”, agregó.



Dejar respuesta