Lista corta: PJ apuesta a movilización partidaria el 11A

Sin garantías de que la campaña por el corte de boleta rinda los frutos deseados, Hacemos por Córdoba confía en el aparato partidario puesto de lleno el día de las Paso para asegurar la mínima de un diputado nacional.

Por Bettina Marengo
[email protected]

Mientras se polariza el voto para las Paso del 11 de agosto y la elección presidencial aparece como el principal -sino el único- interés de la ciudadanía para concurrir a las urnas, el PJ provincial refuerza su estrategia para fortalecer la lista de diputados que encabeza el legislador riocuartense Carlos Gutiérrez. El gobernador Juan Schiaretti se mantuvo en su posición de no apoyar explícitamente a ningún candidato presidencial, y aunque muchos creen que esto puede cambiar luego de las PASO, hoy el objetivo y los esfuerzos pasan sólo por la boleta propia.
Si hace dos meses el Centro Cívico consideraba plausible hacer una elección de dos diputados nacionales, y de este modo renovar las dos bancas de Unión por Córdoba que finalizan mandato a fin de año (Juan Brugge y Adriana Nazario), lo que implicaba llegar a 18 puntos aproximadamente, hoy las expectativas han disminuido.
Ya desde el propio seno del gobierno provincial y de las principales referencias del schiarettismo admiten que la “lista corta” puede colocar un diputado nacional, aunque aclaran que esa es la expectativa “de mínima”.
Instaurar la idea del corte de boleta ha sido y es dificultoso, admiten fuentes peronistas que hablaron con este diario. Hacemos por Córdoba hizo una presentación ante el Juzgado Federal Electoral en la cual solicitó la presencia de boletas presidenciales “sueltas” en el cuarto oscuro de votación, sin su correspondiente tramo de diputados nacionales, a fin de facilitar el armado del voto sin la necesidad del corte manual.
Luego, los estrategas de la campaña promocionaron una aplicación para celular de “voto delivery”, destinada al votante sub-35, en la cual el elector informaba su preferencia de candidato a presidente, y Hacemos por Córdoba le enviaba al domicilio el tramo presidencial que quería junto al tramo de diputados de Hacemos por Córdoba. La entrega del voto en mano evitaba la intermediación de la dirigencia territorial y de los referentes peronistas que está trabajando para la candidatura presidencial de Alberto Fernández. Sin embargo, el juzgado electoral de Ricardo Bustos Fierro objetó ambas estrategias de promoción del corte.
Según fuentes peronistas que están cerca de la campaña oficialista, la apuesta ahora es ajustar la movilización de la estructura el mismo día de los comicios, el domingo 11 de agosto.
Es decir, el viejo y probado sistema de poner el aparato partidario en funcionamiento para buscar y llevar a la gente a votar con la lista corta en la mano. Como si fuera una interna, graficó un dirigente que sabe de internas. “Un esquema de movilidad fuerte y ajuste en la fiscalización”, es lo que prepara el PJ provincial en las ciudades más importantes, sobre todo en Córdoba Capital, para la jornada de las PASO. Acá entran en juego todos los niveles de organización partidaria. El tradicional cálculo que hacen los funcionarios más experimentados en campañas políticas dice que el voto vinculado a la estructura partidaria y territorial puede llegar a “ocho o nueve puntos”. Este porcentaje alcanzaría para ganar una banca en la Cámara baja y evitar un escenario como el de 2011, cuando la lista corta de Unión por Córdoba sacó menos del 6,7% y el entonces gobernador José Manuel de la Sota la retiró de juego.
Los referentes capitalinos que hablaron con Alfil señalaron que no hay seguridad de que la movida publicitaria a favor del corte de boleta (“cortá tranquilo”, pide el spot oficialista) evite confusiones de los electores, lo que sumado a la polarización que domina la escena electoral y a que prima el interés por la puja presidencial, hacen un combo de incertidumbre para la oferta de Hacemos por Córdoba. Además, a la luz de los recientes resultados electorales en las ciudades de Río Ceballos, donde el peronismo desbarrancó a la UCR, y en las elecciones primarias de Alta Gracia, donde las cuatro listas de Hacemos por Córdoba sumaron el 55% de los votos, refuerzan la idea de que los ciudadanos votan distinto en cada elección.
Con todo, la posibilidad de que el gobernador cancele su lista de diputados no es contemplada en el seno del schiarettismo, ni considerada posible en sectores peronistas que juegan con los Fernández.
Alberto F en Córdoba
Mientras, en el búnker porteño de Alberto Fernández arman la agenda de la visita a sur y sureste de Córdoba, en coordinación con la dirigencia del peronismo cordobés que adhiere a la candidatura presidencial del Frente de Todos. La gira iba a realizarse viernes y sábado, pero recién hoy habría precisiones, porque algunos hablaban de una visita de 24 horas. La decisión sería no coincidir este viernes en Río Cuarto con el gobernador Juan Schiaretti, quien ese día estará en la capital alterna para inaugurar el nuevo edificio de Tribunales. Ese mismo día, la vicepresidenta Gabriela Michetti visitaría Marcos Juárez, en tren de campaña, aunque esta superposición no sería motivo para suspender la llegada a esa ciudad.



1 Comentario

Dejar respuesta