Pihen sale con corriente de apoyo gremial a la lista corta

El titular de la CGT Regional Córdoba impulsa una línea de “trabajadores peronistas” que no se expedirá a favor de un candidato presidencial, pero propondrá el “no voto” por Mauricio Macri, frente a la posibilidad de una flexibilización laboral.

Por Bettina Marengo
[email protected]

El movimiento obrero cordobés no logró una posición única para las elecciones nacionales. Atravesados por distintas alineaciones políticas, la mayoría de los gremios de origen peronista ( y algunos progresistas)  apoyan la fórmula presidencial del Frente de Todos, integrada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Pero con la salvedad de que José Pepe Pihen, el titular de la CGT Regional Córdoba, la más oficial de las centrales sindicales de la provincia,  evitó hasta ahora expresarse públicamente (y que se exprese la Central orgánicamente) sobre sus preferencias presidenciales para las PASO.
Por otra parte, también hay divisiones en relación a la lista de diputados nacionales que abraza cada sector. La mayor parte de los gremios vinculados al PJ, casi todos en la Regional Córdoba, respaldan  la lista corta que impulsa el gobernador Juan Schiaretti y que encabeza Carlos Gutiérrez. En tanto, la CGT Rodríguez Peña, explícitamente kirchnerista en su origen, está con la lista del Frente de Todos, cuyo primer candidato es Eduardo Fernández.
Esta semana, Pihen lanzaría una corriente de  “trabajadores peronistas” en apoyo a la lista corta de diputados nacionales del PJ. El espacio, casi un ad hoc para las elecciones, contaría con el apoyo de un puñado de gremios de la central sindical que conduce el titular del Sep.
Como Schiaretti,  los “trabajadores peronistas” no se expedirán a favor de ninguno de los candidatos presidenciales. Pero a diferencia del mandatario provincial, podrían blanquear una especie de “no apoyo” al presidente que busca la reelección, Mauricio Macri. Aunque esta posición va en contra de la política de “libre albedrío” resuelta por el gobernador para el peronismo cordobés y su dirigencia, el temor  a la reforma laboral que anunció el macrismo si continúa en el gobierno no deja margen de duda a las organizaciones sindicales.
El viernes, varios dirigentes de la CGT Regional Córdoba nucleados en el Movimiento Sindical de Córdoba por la Justicia Social y el Trabajo, línea interna de la CGT Regional Córdoba, participaron del acto del Alberto Fernández organizado por el senador peronista Carlos Caserio en Villa Carlos Paz.
El presidente del PJ Córdoba y otros peronistas con peso propio promueven el corte de boleta para las Paso del 11 de agosto: los F-F para el tramo presidencial y la lista de Gutiérrez para  la sección diputados. Si bien algunos dirigentes del Movimiento Sindical arriba citada están en la misma línea de Caserio, hay otros que promueven el voto a Fernández como presidente y liberan para el tramo de diputados.  “Que voten los diputados nacionales que quieran, pero que voten a Fernández”, es la línea que bajan a sus bases.
En el acto del Luxor estuvieron varios dirigentes de la CGT “de Pihen” como Juan Monserrat de la UEPC, Hilda Bustos de la Unión Obrera Grafica, Héctor Morcillo del Sindicato de la Alimentación, Juan Saragusti de la Asociación Bancaria (Raúl Ferro no pudo asistir), Graciela Barco de Sutep, Jorge Martín de Federación de Empleados Municipales,  David Cardoso de Farmacias, Pablo Luterin de Federación Médica, entre otros.  Además, hubo referentes de las CTAs. Entre ellos, sorprendió la presencia de la secretaria general del gremio de Prensa (Cispren), Mariana Mandakovic . El Cispren revista en la CTA Autónoma, una formación que fue crítica del kirchnersimo cuando Cristina Kirchner ejerció la presidencia de la Nación.
En tanto, los jefes de la CGT Rodríguez Peña, central que es expresamente kirchnerista y crítica a Schiaretti en su conducción, sentaron sus reales en el acto que el Frente de Todos organizó el jueves en el club Hindú, al que asistieron obviamente Alberto F., más el candidato a diputado nacional por Buenos Aires Sergio Massa, y todos los integrantes de la lista de diputados nacionales que encabeza Eduardo Fernández, entre ellos el titular del gremio de Comercio de Córdoba, Pablo Chacón, que ocupa el tercer lugar en la lista.
Entre ellos, Mauricio Saillén, del Surbac, secretario general de la Rodríguez Peña y padre del quinto candidato a diputado nacional del Frente de Todos, el legislador provincial Franco Saillén. También estuvo el titular de Luz y Fuerza, Gabriel Suárez, entre otros.
La CGT Regional Córdoba estuvo representa en Hindú por el docente Monserrat, que hizo doblete con el acto de Caserio. En cambio, los organizadores comentaron con malestar que Ilda Bustos “dejó la silla vacía” en el club de barrio General Paz. En rigor, la Gráfica explicó a su entorno que tuvo un problema personal que le impidió asistir.
Chacón, como dirigente de Comercio, no está trabajando en la Regional Córdoba, aunque ya ha expresado su aspiración de impulsar a Rubén Urbano (UOM) como eventual sucesor de Pihen en CGT, en las elecciones que podrían realizarse antes del fin de año. Distintos observadores indican que le peso de Chacón en la CGT oficial dependerá mucho de si entra o no a la Cámara de Diputados. De hecho, parte de la resistencia que produjo su inclusión en lista del Frente de Todos tiene que ver con la posibilidad de que su peso sindical crezca dentro del atomizado mundo gremial cordobés.
La CTA de los Trabajadores también hizo doblete: mientras que la adjunta Olga Sayago (Uepc) participó del acto K, el dirigente Gustavo Fernández, de Asociación de Personal Aeronáutico (APA), se mostró junto a los peronistas en Punilla. El titular de esta CTA, diputado nacional de Unidad Ciudadana, Pablo Carro, no asistió a ninguno de los dos eventos políticos.



Dejar respuesta