Reciclar para sorprender

El trapero Ca7triel, que canta con Paco Amoroso y viene dando golpes de efecto como samplear a Serú Girán o invitar a Esteban Lamothe para un video, acaba de publicar un nuevo tema, “Ola mina XD”, en cuyo clip aparecen varios de los memes que han circulado asiduamente por los teléfonos.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

Entre los años ochenta y noventa, la cultura del videoclip se encaramó en lo más alto de la industria audiovisual, como un modelo a imitar por todos aquellos que decidían incursionar en ese formato. Aunque llegó demasiado tarde a estas latitudes, ya había hecho estragos en el hemisferio norte a partir de que en 1981 comenzaran las emisiones de la cadena MTV, en una iniciativa que cambió de cuajo el panorama dentro de la rama del entretenimiento, porque selló un pacto que potenció el mercado discográfico y, a la vez, imprimió nuevos bríos en el sector de la producción de material fílmico. Al estar muy acotada la duración de los videos, que en general no se extendían más allá de los 3 ó 4 minutos de la grabación original, los realizadores se vieron obligados a practicar una edición vertiginosa, extremando los recursos para estar a tono con la canción que se buscaba ilustrar. Las imágenes se sucedían con una dinámica feroz, que en aquel tiempo era blanco de las críticas debido a que se sospechaba que eso podía resultar perjudicial para la mente humana, acostumbrada como estaba a un mecanismo de percepción que se tomaba su tiempo hasta decodificar lo que llegaba a través de los sentidos. Muchos de los temas musicales eran historias breves que, para ser plasmadas en video, requerían de una técnica de narración que privilegiara la síntesis y que dejara un poco de lado el vuelo retórico del relato. Se abrió así la puerta de un nuevo género, en el que algunos directores consagrados se animaron a experimentar, aunque unos pocos tuvieron la suerte de que se les permitiera extenderse más allá de los límites temporales, como fue el caso de John Landis con el paradigmático video de “Thriller”, que puede ser considerado un salto cualitativo dentro de la evolución de los clips. Como no podía ser de otra manera, esta corriente se propagó fuera de sus propias fronteras y terminó influyendo de lleno en la televisión y hasta en el cine, donde esa estética ingresó como tendencia dominante y resultó asimilada como una especie de signo de los tiempos. Empezaron a abundar en esos años los programas de TV que recargaban la posproducción mediante efectos y cortes deliberados. Y las películas que aceleraban el curso de su desarrollo hasta desafiar la capacidad del espectador para atender a tantos estímulos en tan poco tiempo. Con una proliferación idéntica a la que tuvo el videoclip hace algo más de tres décadas, por estos días cunde la cultura del meme, que al igual que muchas de las cosas que se vuelven masivas en la actualidad, tiene su asentamiento en la virtualidad de la web y en los flujos de intercambio que recorren las redes sociales. Ya sea a través de WhatsApp o de los perfiles en los social media, la mayoría de nosotros recibe o entra en contacto con esta clase de creaciones colectivas que bien puede ser de consumo instantáneo, como instalarse en el marco de sucesivas entregas, hasta formar una serie. Y tal cual lo acontecido con aquellos clips de MTV, los memes están invadiendo territorios que hasta no hace mucho le resultaban ajenos, como el de… ¡los propios videoclips! El trapero Ca7triel, que trabaja en conjunto con Paco Amoroso y que desde el año pasado viene dando golpes de efecto como samplear a Serú Girán o invitar a Esteban Lamothe para que haga un cameo, acaba de publicar un nuevo tema, “Ola mina XD”, en cuyo video aparecen varios de los memes que han circulado asiduamente por los teléfonos. Una retroalimentación propia de este siglo veintiuno que insiste en reciclar para sorprender.



Dejar respuesta