Bajo la lente de la ciencia

Como emergente de los tiempos que estamos viviendo, dentro del Programa Psicoanálisis y Discurso Audiovisual de la Facultad de la Psicología de la UNC, se comenzará a dictar el 5 de agosto en el Campus Virtual un curso online sobre “Síntomas Sociales en las Series de Televisión del Siglo XXI”.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

Desde principios del siglo veinte, el espectáculo cinematográfico capturó la atención del público masivo y también deslumbró a las elites, que empezaron a ver en el séptimo arte una nueva fuente de inspiración para las especulaciones teóricas. Porque se suponía que, más allá del apego o el desapego de las películas con respecto a la realidad, esas historias narradas mediante imágenes en movimiento establecían un vínculo con los sentimientos y las emociones que experimenta la gente y, en función de eso, eran dignas de ser analizadas con las herramientas que brinda el repertorio de conocimientos provenientes de las ciencias sociales.
Los filmes sirvieron, entonces, para expresar desde concepciones ideológicas hasta patologías mentales, a través de relatos que se amparaban en los vericuetos de la ficción para ejemplificar cuestiones de las que la ciencia ya se había ocupado. De esta manera, aquello que permanecía reservado a quienes tienen acceso a los saberes universitarios, pasaba a formar parte del soporte narrativo de un producto destinado al esparcimiento popular. Quizás residía allí una de las fortalezas del cine: su capacidad para navegar a dos aguas entre la alta cultura y las preferencias de la gente común, anonadada ante los prodigios de la fábrica hollywoodense.
Cuando la televisión se volvió un bien de presencia habitual en los hogares, las teorías de la comunicación ya se encontraban en plena ebullición y tomaron al nuevo medio como su objeto favorito de estudio. Los distintos formatos de la programación, como las telenovelas, los dibujos animados o los ciclos de entretenimiento, cayeron bajo la lupa de los catedráticos, que por esos días estaban subyugados por las supuestas virtudes del análisis de contenido. Citando bibliografía de autores estructuralistas, se practicaban disecciones de las que se procuraba extraer los auténticos propósitos ocultos detrás de un simple programa emitido por un canal de TV.
Otras áreas científicas, como la sociología y la psicología, se involucraron de lleno en estos proyectos que procuraban desnudar el verdadero sentido de una emisión televisiva. La conducta de los personajes de una tira, las palabras empleadas para comentar una noticia o las habilidades que se premian en los participantes de un concurso, podían dar pie a las digresiones menos esperadas, si eran sometidas al afán investigatorio de la academia. Todo podía ser visto a través de este prisma y, en el mismo procedimiento, ofrecerse como una muestra de algo que ya había sido estudiado antes, fuera del contexto de la comunicación audiovisual.
Sin duda, el streaming comienza a cobrar para los consumidores globales una importancia que se acerca a la que en su momento tuvieron, de forma sucesiva, el cine y la televisión. Las plataformas que acercan a los espectadores (en su hogar) las películas y las series, han diversificado su oferta en la búsqueda de satisfacer las necesidades de los usuarios y, tras este objetivo, han empezado a postularse como la nueva gran vidriera en la que las ciencias sociales pueden encontrar un material pródigo en elementos sobre los que vale la pena posar su lente.
Como derivado de esta tendencia, surge desde Córdoba la convocatoria para el curso online sobre “Síntomas Sociales en las Series de Televisión del Siglo XXI”, que se propone analizar estos fenómenos desde la teoría psicoanalítica lacaniana. Dentro del Programa Psicoanálisis y Discurso Audiovisual de la Facultad de la Psicología de la UNC, se comenzará a dictar el 5 de agosto en el Campus Virtual de la universidad, donde estará disponible hasta el 31 de diciembre. Bajo la coordinación general de Juan Pablo Duarte, especialistas en la materia serán los responsables de indagar qué tienen para decir “Mad Men”, “The Wire”, “Black Mirror”, “La casa de papel” y “Ballers”, sobre esta época tan particular que estamos viviendo.



Dejar respuesta