Agrupaciones estudiantiles se suman a campañas presidenciales

Sin actividad en la Casa de Trejo, La Bisagra y el MNR aprovecharon para acompañar a sus candidatos en su paso por Córdoba.



El camino hacia las PASO encuentra a La Docta como la ciudad mimada por los principales candidatos presidenciales. Mauricio Macri, Alberto Fernández y Roberto Lavagna ya pasaron por Córdoba (hasta en más de una ocasión, en algunos casos), intentando consolidar los votos propios y disputar los votantes del oficialismo provincial y su boleta corta.
A pesar de estar mayormente inactiva por el receso invernal, la Casa de Trejo no queda ajena a esta singularidad, y han sido las agrupaciones estudiantiles las que se encargaron del recibimiento universitario.
En el caso de Fernández, su agenda de jueves y viernes incluyó una reunión con autoridades universitarias. Entre otros, estuvieron el rector de la Universidad Nacional de Villa María, Luis Negretti, y el decano de la Regional Villa María de la Universidad Tecnológica Nacional, Pablo Rosso. También lo acompañaron autoridades de la Universidad Nacional de Río Cuarto y de otras facultades de la UTN, pero no así de la UNC.
En compensación, los jóvenes kirchneristas de La Bisagra y El Módulo recibieron a Alberto Fernández y lo acompañaron en el acto que el candidato encabezó en Club Hindú. A dos meses de sufrir en carne propia la derrota de la fórmula compuesta por Gustavo Chiabrando y Ana Falú en la primera elección directa de rector y vicerrector, los estudiantes K buscan un mejor resultado de la mano de Alberto Fernández y Cristina F. de Kirchner.
En la misma jornada, los socialistas del Movimiento Nacional Reformista (MNR) caminaron por la peatonal junto a la fórmula de Consenso 2030, Ricardo Lavagna y Juan Manuel Urtubey.
Cobijados en el amplio paraguas del jurismo en la UNC, los estudiantes del MNR ya han tenido su propio ensamble con peronistas en el Consejo Superior, donde comparten una banca con la agrupación UEU. Ahora, siguen los lineamientos de la alianza que el gobernador santafesino Miguel Lifschitz tejió con Lavagna para intentar terciar en la polarización entre Macri y F. de Kirchner.
Las visitas proselitistas no han terminado, y esta semana será José Luis Espert el que aterrice en el aeropuerto Ingeniero Taravella. Allí se espera a los jóvenes de la Agrupación Liberal Alberdi (ALA), quienes acompañan la postulación del economista a presidente y de Agustín Spaccesi, del Partido Libertario, a diputado nacional.

Vuelve el Superior
Esta semana la actividad regresa a Ciudad Universitaria, y con ella retomará su funcionamiento el Consejo Superior. Los 48 miembros se reencontrarán mañana tras tres semanas sin reunirse. Además de discutir temas en comisión, se realizará una sesión con los temas acumulados desde la última, el pasado 18 de junio.
No se prevén discusiones importantes, pero sí es probable que el Servicio Cívico Voluntario en Valores, anunciado recientemente por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, sea tema de debate entre los consiliarios.
El proyecto ha sido cuestionado por la mayor parte del arco político estudiantil, con las principales críticas apuntando contra el rol que la Gendarmería tendrá en su puesta en funcionamiento. Las distintas agrupaciones se preguntan por qué no fortalecer el rol que la escuela y la universidad pueden tener en la inclusión y contención de los jóvenes.
En el caso puntual de la UNC, iniciativas como la Escuela de Oficios, las Universidades Populares y el Compromiso Social Estudiantil cumplen en parte ese objetivo, que ahora la ministra Bullrich quiere alcanzar desde los destacamentos.

La suerte la acompaña
Andrea “Lila”Marinelli lleva menos de un año en la dirección de la Escuela Manuel Belgrano, uno de los dos establecimientos preuniversitarios de la UNC, pero ya puede considerarse afortunada. Y por más de un motivo.
Días atrás se conoció que “el Belgrano” recibirá un premio de 150 mil dólares (más de seis millones de pesos) de parte de la fundación Getty, en el marco del programa KeepingIt Modern. El objetivo es poder realizar estudios para la conservación de su edificio, creado bajo los lineamientos del brutalismo, una época del movimiento arquitectónico moderno.
Con este presupuesto disponible, Marinelli podrá lucirse en cuanto a conservación del patrimonio. Pero hay otros aspectos del azar que han impactado más directamente en la fortuna de la directora.
Gracias a que el Gobierno nacional y los gremios universitarios llegaron rápidamente a un acuerdo salarial para el 2019, Marinelli no ha tenido que lidiar con los siempre conflictivos y prolongados paros de docentes de su escuela.
El año pasado, las medidas de fuerza se convirtieron en un martirio para su antecesor Francisco “Paco” Ferreyra, hasta el punto de impactar en las posibilidades de su espacio político, que perdió la compulsa electoral contra la lista que encabezó Marinelli.
El conflicto se agudizó cada vez que los docentes y preceptores del Belgrano optaron por realizar paros de actividades por fuera de los planes de lucha oficiales de Adiuc, el gremio local, o alguna de las federaciones nacionales.
Durante su campaña, el espacio de Marinelli se posicionó a favor de la metodología, pero aún no ha tenido oportunidad de contrastar su expresión de deseo con la realidad (y el desgaste) de la gestión.



Dejar respuesta