Alberto F espera por el PJ sin tensionar con Schiaretti

El candidato presidencial está en Córdoba junto a Sergio Massa, con el objetivo de captar los votos del peronismo cordobés. El acto en Carlos Paz organizado por Caserio concentra dudas y miradas. Ayer hubo baño de revancha para los candidatos propios.



Por Bettina Marengo
[email protected]

Con guiños al delasotismo y “comprensión” a la posición prescindente del gobernador Juan Schiaretti, el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, espera esta tarde el respaldo de los intendentes y referentes peronistas en el acto que organiza el senador Carlos Caserio en el hotel Luxor de Villa Carlos Paz.
Fernández comenzó ayer su gira de dos días por la ciudad de Córdoba y localidades del interior, en la segunda de las tres o cuatro visitas que su comando de campaña tiene previstas a este distrito hasta las elecciones de octubre (aunque ayer no se descartaba que el postulante regrese a esta provincia la semana próxima). Estuvo acompañado por Sergio Massa, el primer candidato a diputado nacional por provincia de Buenos Aires al que Alberto F presentó como un “dirigente nacional” que “se preparó para ser algún día presidente de la Nación”.

El tigrense no busca votos en Córdoba; viajó para apoyar al presidenciable y dotarlo de mayor fortaleza peronista, porque buscar los votos del PJ es el principal objetivo de la campaña en Cordoba. En ese tren, Massa dedicó elogios al fallecido ex gobernador José Manuel de la Sota, de quien dijo tomar su deseo de una “Córdoba incluida en la Nación como locomotora productiva”. “No te tengo dudas de que ese sueño lo representan hoy Alberto y Cristina”, remarcó. Hace dos semanas, el postulante del Frente de Todos estuvo unas horas en esta ciudad para buscar un “acercamiento” con Schiaretti, pero el acuerdo con el Centro Cívico fue no mostrarse con los candidatos de la lista propia de diputados. Ayer, la dirigencia local tuvo su revancha y compartió varias actividades con el candidato presidencial. Pero todas las miradas están puestas en el acto peronista que se realizará a las 19 horas de hoy en la villa serrana, con Caserio como anfitrión y tras una conferencia de prensa. Según pudo saber este diario de fuentes peronistas, el ministro político de Schiaretti, Carlos Massei, ya adelantó a algunos de sus más cercanos su expectativa sobre una concurrencia de intendentes no significativa al acto de Alberto Fernández. Como se sabe, el schiarettismo se declaró al margen de la contienda electoral presidencial y apostó básicamente a su lista corta de diputados, pero en la práctica cerró la tranquera del peronismo para evitar apoyos explícitos de la dirigencia PJ a la fórmula F-F. El propio Caserio le bajó el tono a la convocatoria, atento al cerco impuesto por El Panal. Lo más probable es que los intendentes que se muestren en el Luxor sean los de la zona de influencia política del senador nacional, los departamentos de Punilla, Colón y Santa María, más alguno de Unión.

Si bien muchos jefes comunales llamaron al organizador para interiorizarse de la movida, no todos están dispuestos a enojar al gobernador exhibiéndose junto al ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. “La situación es incómoda para todos”, admitió un intendente que no va a asistir, pero que apoya a los Fernández. Ayer, el PJ se apersonó en Villa María para hacer campaña por la lista corta de Hacemos por Córdoba. En la foto para la prensa aparecen Gutiérrez, primer candidato de Schiaretti, y Martín Gil, el intendente peronista local y el primero en hacer pública su adhesión a la fórmula presidencial del Frente de Todos. Hoy al mediodía, Gil será el anfitrión de Fernández (y posiblemente de algún integrante de la lista de Eduardo Fernández) en la ciudad cabecera del departamento San Martín, donde el presidenciable visitará la Universidad nacional y un establecimiento lácteo Más allá del deseo político de Schiaretti de que el PJ K no haga pie en Córdoba (con el ojo puesto en sus bases electorales y/o porque prefiere que Mauricio Macri repita mandato), se trata de una tensión propia y explícita en el peronismo provincial, la primera desde el fallecimiento del fallecido ex gobernador José Manuel de la Sota.

En última instancia, el gobernador entiende que Caserio le está disputando poder en el PJ y en la provincia, algo que no está dispuesto a dejar pasar luego de haber sido reelecto con el 57% de los votos. Fernández fue más que cuidadoso sobre la relación con Schiaretti en la conferencia de prensa de ayer y en todo momento evitó generar tensiones con él. Dijo que comprendía la posición “prescindente” del mandatario provincial y no quiso especular sobre si luego de las Paso habrá un cambio de trato entre el PJ K y el gobierno provincial. “Lo que el Gringo haga va a estar bien hecho, no soy quién para decir otra cosa. No tengo nada que reclamarle; los votos en Córdoba los tengo que buscar yo”, declaró el candidato. Sin embargo, insistió con que espera que la Provincia dé vuelta la página en relación al vínculo con el kirchnerismo, y sostuvo que los cordobeses “van a reflexionar” sobre su confianza a Macri, expresada en el acompañamiento masivo de 2015. Por lo demás, Fernández y Massa coincidieron en sus gestos de admiración hacia el fallecido De la Sota. El dirigente del Frente Renovador recordó que su vínculo político con Córdoba creció de la mano de ex mandatario, a quien recordó con “orgullo y admiración”.

Los propios

La jornada del jueves fue destinada al voto propio. Al mediodía, el postulante del Frente de Todos almorzó con un grupo de empresarios pyme de distintos rubros en un hotel cercano al Aeropuerto, en un evento organizado por el primer candidato a diputado Eduardo Fernández, titular nacional de Apyme y por el jefe local de la entidad, Humberto Spaccesi.

A la misma hora, el candidato presidencial de Consenso Federal, Roberto Lavagna, y su compañero de fórmula, Juan Urtubey, se reunieron con empresarios del “establisment” cordobés en la Bolsa de Comercio, una entidad cuyo presidente Manuel Tagle ya expresó su adhesión a la reelección de Mauricio Macri. A la tarde, luego de una visita a la obra del cura Mariana Oberlin en barrio Maldonado y del paso por una fábrica de vidrios, una conferencia de prensa sentó a Alberto F y Massa junto a Eduardo Fernández, Gabriela Estévez y Pablo Chacón, los tres primeros candidatos de la lista de diputados. Al cierre de esta nota se realizaba el acto con la militancia en el Hindú Club, un local para unas 4.500 personas que lució colmado. Posteriormente, los candidatos y referentes locales participaron de una cena organizada por Chacón en la sede del gremio de Comercio.



Dejar respuesta