Boletas sueltas: apuesta de mínima del PJ, instalar lista corta

Con fallo favorable o no de la Justicia Electoral frente al pedido de habilitar boletas sueltas presidenciales, desde el peronismo cordobés sostienen que el saldo será positivo de cualquier modo.



Por Yanina Soria
[email protected]

La ficha que el peronismo cordobés movió en las últimas horas sacudió el tablero electoral local provocando reacciones y lecturas de todo tipo. Incluso, encendiendo luces de alerta en otras jurisdicciones del país respecto a la posibilidad de un efecto dominó que la táctica de Juan Schiaretti pudiera provocar si la Justicia Electoral hace lugar a su pedido
Hacemos por Córdoba solicitó al juez federal con competencia electoral, Ricardo Bustos Fierro, que habilite la colocación de boletas con el tramo presidencial sueltas en el cuarto oscuro, además de las listas completas. Más allá de los fundamentos teóricos que exponen desde el oficialismo provincial, la razón de la presentación es netamente de conveniencia política: se trata un atajo que busca favorecer la lista corta del peronismo cordobés.
Se sabe, intentar “provincializar” una elección absolutamente nacional suena casi a misión imposible. Sin embargo, el mandatario cordobés asumió correr el riesgo y decidió declarar al PJ Córdoba prescindente en la elección de la fórmula presidencial.
Esa estrategia de alto riesgo para los intereses locales de la nómina que encabeza Carlos Gutiérrez supone un doble esfuerzo de la dirigencia y militancia justicialista local para evitar un fracaso. El gobernador que acaba de revalidar su poderío provincial con un 57 por ciento de los votos el 12 de mayo, no puede patrocinar ahora la lista perdedora.
Es por eso que, mientras el aparato del PJ despliega su artillería pesada en el territorio y trabaja con una hoja de ruta clara y organizada para las PASO, desde el Panal resolvieron echar mano a una estrategia jurídica polémica que ya es cuestionada por todas las fuerzas de la oposición.
La habilitación o no para que el elector cordobés cuente en el cuarto oscuro con boletas sueltas de todos los candidatos a presidente es una respuesta que deberá dar Bustos Fierro; se estima que el viernes podría estar el fallo que será apelado luego en la Cámara Nacional Electoral.
Y mientras la oposición en Córdoba, sobre todo el macrismo y el kirchnerismo, está entretenida cuestionando la maniobra del PJ Córdoba y acusando a Hacemos por Córdoba de ajustar las reglas de juego electoral según su conveniencia, en el Panal tienen su propia lectura de la situación.
Si las distintas instancias electorales le dan la derecha al peronismo de Córdoba y finalmente hay listas cortas también para el trecho presidencial en las primarias del 11 de agosto, punto para Hacemos por Córdoba.
De esa manera, las probabilidades de que la lista corta de Schiaretti funcione serán mayores aunque, lógicamente, nada garantiza cien por ciento el éxito del la nómina peronista en las urnas ya que, esa modalidad también podría generar confusiones. Por ejemplo, que un elector coloque lista completa de alguna fuerza política más la de Hacemos por Córdoba.
Sin embargo, si el planteo no tiene cabida en la Justicia Electoral, a los ojos del la estrategia electoral general del peronismo orgánico de Córdoba, el balance también será positivo. Desde el Panal sostienen que colocando el tema en la opinión pública, al menos durante algunos días, se logró instalar el tema de la boleta corta de Hacemos por Córdoba y romper de alguna manera con el tono monocorde nacional que, naturalmente, toman las elecciones presidenciales. En cualquier caso, avizoran una especie de escenario “Win-Win” para el oficialismo provincial que, con el propio gobernador a la cabeza, busca lograr que sus candidatos lleguen a una cosecha electoral aproximada del 18 por ciento para no perder las dos bancas en Diputados que pone en juego.



Dejar respuesta