Deporte combativo

Así como ocurrió alguna vez con el púgil Muhammad Alí, la capitana de la selección estadounidense de fútbol que se acaba de adjudicar el campeonato del mundo, Megan Rapinoe, sorprendió con un discurso que exalta valores contrarios a los que reivindica el actual gobierno estadounidense.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

Muhammad AlíEl estereotipo del artista comprometido, que se planta contra lo establecido y desafía las normas, se consolidó en los años sesenta cuando el rocanrol alimentó los ideales de la contracultura. Bajo el influjo de aquellos héroes románticos de la literatura del siglo diecinueve, algunas estrellas de rock se asociaron a escritores, cineastas y actores para reclamarle a los poderosos una democratización urgente de la sociedad. Los derechos de las minorías, las libertades individuales, el pacifismo y la ecología fueron algunos de los campos de batalla donde se inmiscuyeron, no sólo a través de su obra sino también poniéndole el cuerpo a las protestas.

En ese contexto, un ídolo deportivo desató la polémica al involucrarse de lleno en la cruzada antibélica. Cassius Clay, que en ese momento era campeón mundial de peso pesado, interpuso en 1966 un recurso de objeción de conciencia cuando el gobierno estadounidense quiso reclutarlo para ir a pelear a la guerra de Vietnam. Clay adujo que había abrazado la religión islámica, bajo la cual había recibido dos años antes el nombre de Muhammad Alí. Pero, además de eso, reivindicaba su origen afroamericano y también respaldaba la lucha de Malcolm X contra la discriminación racial.

El campeón fue considerado algo así como un traidor a la patria por esta actitud, que le trajo consecuencias en su carrera boxística. Le retiraron su licencia como púgil y le iniciaron una causa judicial que culminó con una condena a cinco años de prisión. Alí evitó ir a la cárcel con el pago de una fianza, pero recién en 1971 la Corte revisó el fallo y pudo reanudar su campaña deportiva. Durante los años de inactividad en el boxeo, peregrinó brindando conferencias en las que explicaba su postura y recibió el apoyo de otros deportistas que estaba dispuestos a seguir su ejemplo.



Tan fuerte había sido esa corriente ideológica antisistema, que el deporte se habia contagiado de sus bríos. Sin embargo, no hay que descuidar un detalle: Muhammad Alí fue un gran pugilista pero también un enorme entretenedor. Comprendió a la perfección los lazos que podían unir la práctica deportiva con el universo del espectáculo, y trabajó en ese sentido hasta transformar en un show cada una de sus presentaciones. Visto desde esta perspectiva, parece natural que también haya utilizado su condición de astro como plataforma discursiva, de la misma manera que lo hacían las figuras de la música o el cine.

A más de cincuenta años de aquellos tiempos de liberaciones, el planeta vuelve a sacudirse con vientos de cambios vinculados esta vez a cuestiones de género. Y nuevamente son los referentes de la colonia artística los que se convierten en voceros de las reivindicaciones, que en Estados Unidos suelen tener como irascible opositor al presidente Donald Trump. Desde las redes sociales o en sus discursos y declaraciones, el mandatario ha expresado un punto de vista poco permeable a esas demandas. Y por eso se hace merecedor de las invectivas de quienes militan en las lides de la corrección política.

Entre las voces que se levantan en defensa de la diversidad, esta semana se ha sumado la de una deportista que se ha tornado emblemática. Al regresar a su país, la futbolista Megan Rapinoe, capitana de la selección estadounidense que se acaba de adjudicar el campeonato del mundo, brindó un discurso que exalta esos valores contra los que Trump se ha pronunciado, a la vez que anunció que el equipo campeón no irá a la recepción que les tenían preparada en la Casa Blanca. Junto a las anteriores protestas de los jugadores de fútbol americano, que decidieron arrodillarse durante la interpretación del himno, la de Rapinoe es una de las afrentas más directas que ha sufrido el magnate por parte de estrellas deportivas.



Dejar respuesta