Los acuerdos de integración marcan desafíos claves de competitividad

Desde 1990 Argentina cerró 20 acuerdos comerciales, 13 fueron a través del Mercosur; seis son bilaterales y uno sobre la incorporación a la Organización Mundial de Comercio.

Después de la aprobación –sujeta a ratificación- del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea y del anuncio de que hay negociaciones, junto con Brasil, para un convenio de libre comercio con Estados Unidos, el tema de la integración volvió al centro de la escena. En la actualidad, Argentina participa de 20 acuerdos comerciales vigentes realizados directamente con países o a través del Mercosur.
Eduardo Fracchia docente del IAE Business School de la escuela de negocios de la Universidad Austral “No hay que esperar una apertura inmediata, el 60 % de la oferta del Mercosur se irá desgravando en un período de transición de 10 años, que se considera un lapso prudencial y más prolongado que el de la Unión Europea con otros países con los que hicieron TLC”, explica el experto y señala que para las firmas grandes puede haber más efectos potenciales de mejora en cambio “las pymes corren un riesgo si no se encaran las reformas pendientes: laboral, tributaria y previsional”.
“En lo que se refiere al comercio de bienes se negocian plazos de disminución progresiva de aranceles. La supresión de aranceles en industria de alta tecnología introduce riesgos para una parte de la estructura productiva nacional –agrega-. La discusión de reglas de origen es clave para impedir que los productos que vienen de naciones con salarios reducidos, por ejemplo, de Asia entren en la región como si fueran producidos en Europa. Hay una predisposición europea a terminar con los regímenes de draw back y de admisión temporaria que utilizan países del Mercosur”.
Un trabajo de los economistas Marcelo Capello y Vanessa Toselli del Ieral de la Fundación Mediterránea repasa los desafíos de la Argentina en base a los datos de ese ranking. Del resto de los socios del Mercosur, Brasil ocupa el lugar 72; Uruguay el 53 y Paraguay –el peor ubicado-, el 95. Estados Unidos lidera el listado con 85,6 puntos (la Argentina tiene 57,5).
De la Unión Europea, por ejemplo, Alemania se ubica en el tercer lugar (82,8 puntos); los Países Bajos están en el sexto (82,4); España está 26 (74,2) y Hungría en el 48 (64,3 puntos).
Por capítulos, la peor posición de Argentina es en “estabilidad macroeconómica”, posición 136 (Estados Unidos está 34 y Suecia es líder). También está muy mal ubicada en “mercado de productos”, 120 (Estados Unidos es tercero; los Países Bajos, sextos y Alemania está séptima) y en “mercado del trabajo”, está en el lugar 116. Estados Unidos es primero; los Países Bajos, décimos y Alemania ocupa el puesto 12.
“Está claro que debe definirse un plan general de competitividad como política de Estado que fije metas de mejoras en el tiempo, con responsabilidades en las distintas esferas del gobierno, en los tres niveles del Estado y con participación y control de los representantes del sector privado”, describe Capello.
Para el economista, el año que viene se abre una “nueva oportunidad” para generar un modelo económico “con crecimiento equilibrado entre mercado interno y externo, que no derive en sesgo antiexportador, y que permita una expansión sostenida” de la economía.
Respecto al acuerdo con la UE, Fracchia sostiene que Europa es un socio relevante, el 16% de las exportaciones del Mercosur va a Europa en el promedio de los últimos cinco años. Se importa un porcentaje similar. El núcleo de lo importado tiene que ver con sector metalmecánico, químico, autopartes, farma. El cluster de cereales y oleaginosas es el núcleo de lo exportado y le siguen los productos alimenticios.
“Europa suprimirá aranceles por el 94% de lo que envía como exportación al Mercosur y le dará un trato preferencial al 6 % restante, Por otra parte, Mercosur eliminará aranceles para el 90 % de los productos provenientes de Europa”, agrega.



Dejar respuesta