Messi, el responsable de la tensión con Conmebol

Desde el ente Sudamericano barajan la chance de sancionar al astro de la Selección Argentina con dos años, por sus dichos después del partido ante Chile.



Por Federico Jelic
Especial desde Río de Janeiro
Copa América Brasil 2019

“No quiero ser parte de esta corrupción de Conmebol”. La frase de Lionel Messi recorrió el mundo con la velocidad supersónica de las redes sociales, provocando un incendio de consecuencias impredecibles en el ámbito del fútbol Sudamericano. El astro de la Selección Argentina metió la gambeta más endiablada de todas, cuando hizo pasar de largo a la medalla por el tercer puesto de la Copa América en Brasil 2019, torneo que trajo más polvorín y dinamita que contactos diplomáticos, pensando que en el año próximo Argentina organizará en conjunto con Colombia el máximo trofeo continental.
Messi tenía sus razones: fue expulsado injustamente frente a Chile en San Pablo, a pesar de ser víctima de las empujones y provocaciones de Gary Medel, además de las fricciones del rival. Todo, como represalia del ente rector sudamericano después de que cuestionara públicamente la actuación del árbitro ecuatoriano Roddy Zambrano en la semifinal contra Brasil, donde Argentina fue perjudicado por la no utilización del VAR en dos jugadas polémicas, que debieron ser penales.
¿Y ahora? Divorcio confirmado, porque AFA acompañó al reclamo de Messi con mucha nafta al fuego, solicitando las renuncias del colegiado de árbitros de Conmebol, con su director Wilson Seneme a la cabeza, y esquirlas que alcanzan al exárbitro internacional Héctor Baldassi, también hombre de la política y que forma parte del séquito de contralor.
¿Se animará Conmebol a Sancionar a Messi como anuncia su reglamento? ¿Aceptará sus errores? ¿Habrá castigo de dos años para el mejor jugador del mundo, como intenta amenazar? En realidad, más que la corrupción, al organismo madre del continente también le duele como una herida artera que el enganche argentino haya dicho: “La copa está armada para Brasil”; como insinuando un arreglo para el local, oportuno en los tiempos de tensión social, económica y política que transita el país vecino, con su presidente Jair Bolsonaro dando la vuelta olímpica y posando con la Copa y el plantel campeón en mitad de cancha, como si él hubiera anotado el gol de oro que le dio el título al dueño de casa. En el palco, a su lado, el juez Moro, quien condenó a prisión al ex presidente Lula Da Silva…

Conmebol contraataca
“Es inaceptable que a raíz de incidentes propios de la competencia, donde participaron 12 selecciones, todas en igualdad de condiciones, se hayan lanzado acusaciones infundadas que faltan a la verdad y ponen en tela de juicio la integridad de la Copa América”, reza la respuesta de Conmebol sobre los dichos del capitán nacional que tanta polvareda levantaron.
“Dichas acusaciones representan una falta de respeto a la competencia, a todos los futbolistas participantes y a los cientos de profesionales de la CONMEBOL, institución que desde 2016 viene trabajando incansablemente por transparentar, profesionalizar y desarrollar el fútbol sudamericano”, finaliza la misiva. Un tanto sutil e inconsistente, como queriendo desviar el foco de la polémica en vez de aceptar la autocrítica, aunque en los primeros párrafos algo deja entrever. ““En el fútbol a veces se gana y a veces se pierde y un pilar fundamental del fair play es aceptar los resultados con lealtad y respeto. Lo mismo va para las decisiones arbitrales, que son humanas y siempre serán perfectibles”. Lo curioso es que Messi realizó sus explosivas declaraciones después de ganarle a Chile y no de perder, precisamente…
AFA continuó con su planificación: cuestionó la honorabilidad de los que eligen a los árbitros, tensión que existe desde las eliminatorias pasadas con esa insólita sanción a Messi después del duelo con Chile en el Monumental, con un insulto de pasada al juez de línea, actuando de oficio y obligando a ampliar un descargo a los jueces que nunca habían realizado.

AFA, con UEFA y Conmebol
Trascendió que el presidente de AFA, Claudio Tapia, buscará mediar pero sin dejar de lado sus intereses políticos, tanto en el fútbol local como en el Sudamericano. Se desconoce si cederá o abandonará ser sede de la próxima Copa América, aunque desde lo discursivo y la coherencia, no es congruente que acepte la candidatura después de imputar a los dirigentes encumbrados de Conmebol, a quienes catalogó como “faltos de transparencia”. Organizar la fiesta propia con la gente que uno tanto critica y de la que busca diferenciarse, es al menos contradictorio; pero todo puede pasar en este ambiente “camaleónico”.
¿Y lo de UEFA? ¿Será cierto que desde Europa pensaron en anexar a AFA si se produce el divorcio formal con Conmebol, para disputar la Copa de las Naciones? Claro que, ante esos rumores, desde el viejo continente eligieron la diplomacia y cuidar las relaciones institucionales, de manual protocolar que se enseña en las escuelas. Mediante un comunicado, se desmiente haber hablado con autoridades argentinas para que participe en los torneos de la asociación europea encabezada por Aleksander Ceferin. “UEFA nunca entró en estas discusiones y nunca lo haría”, escriben.
“Sin embargo, en el espíritu de camaradería y amistad y como una organización inclusiva, la UEFA, por supuesto, invitaría a la Argentina a ver cualquier competencia en cualquier momento”, cierra el comunicado. ¿Entonces, en qué quedamos?
A saber: Conmebol necesita a Messi más que Messi a Conmebol. En San Pablo, el estadio Arena Do Corinthians estaba ocupado en un 90 por ciento por hinchas brasileños que fueron a ver al ídolo mundial. Y le cantaron “Eh Juez, va tomar por c…” todo el partido, bajo silbidos infernales, luego de la expulsión a la figura de Barcelona. ¿A quién le ven a vender los derechos de TV sin Messi? El torneo se desvaloriza, y de eso el ente sudamericano es consciente. De todas maneras, habrá tregua, como para que Messi se rectifique casi de manera impostada y no vaya a fondo con la pelea. Que no quede todo en eso de “escupir para arriba”, básicamente, con un mea culpa de las dos partes y después, todos amigos. Negocios son negocios…
Messi ya tiene aliados o, mejor dicho, seguidores que se suman a esta espontánea causa. El paraguayo José Luis Félix Chilavert, enemigo abierto del presidente de Conmebol Alejandro Domínguez, ratifica y fortalece la postura de Messi: “La Conmebol mata al fútbol. ¿Por qué van a sancionar a Messi, si vivimos en un mundo democrático? Los jugadores deberían unirse y hacerle un boicot a la Conmebol”, declaró el ex arquero de Vélez. Atención a eso porque al mismísimo e intocable Maradona le cortaron las piernas en el mundial de Estados Unidos ’94 y ni hablar de las represalias por intentar armar el gremio de futbolistas. Dos dopings y chau carrera por Europa. A esta película ya la vimos y Messi no debería dejarse llevar por las imprudencias, para no terminar en el mismo callejón sin salida que el astro mundial.



Dejar respuesta