La foto que incomoda a los intendentes del PJ

Fastidio entre los dirigentes del peronismo cordobés que comulgan con el proyecto nacional de los F-F por la cumbre de hoy. Schiaretti hará lo que le pidió a su tropa evitar: foto con Alberto Fernández.

Por Yanina Soria
[email protected]

Hace exactamente una semana, en el Panal el ministro de Gobierno, Carlos Massei, encabezaba una reunión preventiva con intendentes del PJ. Frente a un posible escenario de fuga masiva de jefes comunales propios hacia las filas del neo kirchnerismo nacional, el ministro más político del Gabinete provincial, bajaba a los suyos algunas de las instrucciones impartidas por el propio mandatario, Juan Schiaretti.
Entre ellas, las de evitar las fotos con el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández. Es que, hasta ese momento, estaba en pie la idea del kirchnerismo porteño (ahora debilitada) de llevar un contingente de alcaldes peronistas a Buenos Aires para visitar al ex Jefe de Gabinete nacional.
Frente a ello, desde el Panal advirtieron claramente que las manifestaciones públicas de los intendentes hoy encolumnados en el peronismo cordobés no sólo debilitaba el trabajo por la boleta corta de Hacemos por Córdoba sino que además mellaba el liderazgo de Schiaretti quien se declaró neutral en la pulseada presidencial. En esa reunión, volvieron a encapsular las declaraciones y acciones del senador y presidente del partido cordobés, Carlos Caserio, a título personal.
La bajada de línea también se replicó en el departamento Capital donde, el jueves pasado, en una reunión encabezada por la diputada Alejandra Vigo, se pidió lo mismo a toda la dirigencia de la ciudad.
Sin embargo, el viernes, en el Centro Cívico ya manejaban la información de la cumbre Schiaretti -Alberto Fernández. En la cúpula, incluso, ya sabían que el encuentro tan esperado por el candidato K sería este miércoles, aunque el Gobierno oficialmente lo haya comunicado recién el lunes pasado.
En la versión del oficialismo, fue Fernández el que solicitó audiencia con el mandatario cordobés quien, a raíz de un viaje programado a España, fijó el día de hoy para la cumbre.
Lo cierto es que finalmente la foto “institucional” que recorrerá cuanto portal y medio nacional haya, se materializará en Córdoba. Y si bien con esto el gobernador reelecto buscará ratificar su imparcialidad en el juego presidencial siguiendo la línea de lo ya planteado de recibir a cuando candidato que se lo pida, la realidad es que el matiz protocolar que buscarán imprimirle desde el Panal, indefectiblemente, quedará teñido de color político.
Con el retrato previsto para hoy a las 16.30, Alberto Fernández terminará de completar el álbum de fotos con gobernadores del PJ, donde, sólo le faltaba la del cordobés. Nada más ni nada menos que el jefe político de una distrito clave electoralmente donde el gen anti K está fuertemente arraigado. En el kirchnerismo nacional confían que después de las PASO el titular del Ejecutivo cordobés pueda dar alguna señal concreta de respaldo más contundente hacia la fórmula oficial del PJ Nacional, y toman la de hoy como un guiño alentador.
Al respecto, el mandatario local dijo ayer durante el acto por el 9 de Julio en la ciudad de Río Tercero: “Es lo que corresponde en el funcionamiento democrático. Yo lo dije claramente que si algún candidato a presidente o vicepresidente solicitaba hablar con el gobernador de Córdoba, nosotros lo vamos a recibir. Se puede pensar distinto en democracia pero lo importante es que haya diálogo”.
Y si bien negó que se trate de un acercamiento político con el sector de Los Fernández, la realidad es que la decisión de aceptar el mano a mano con el candidato presidencial fastidió a muchos de los intendentes y dirigentes del peronismo cordobés que simpatizan con ese proyecto nacional. Por lo bajo, muchos entendieron que se trata de una orden y contraorden: Schiaretti haciendo exactamente lo que le pidió a los suyos que no hagan.
Ante esas posiciones de cierta rebeldía la respuesta desde el Panal es simple y no admite cuestionamiento alguno: el gobernador es el mandamás del peronismo local y líder indiscutido de Hacemos por Córdoba. Ese es justamente el mensaje que el Panal busca dar hacia adentro del peronismo cordobés, el único que manda y define la estrategia electoral es el gobernador. Quien además, recuerdan, goza de la investidura institucional para encabezar este tipo de reunión, a diferencia –dicen- de las acciones netamente proselitistas de las que a muchos de los peronistas cordobeses les gustaría ser parte.
Vale señalar que, pese a la advertencia de Massei la semana pasada, Caserio logró reunir en su casa de Carlos Paz el sábado al mediodía, a una treintena de alcaldes peronistas para avanzar en el armado del Frente de Todos en Córdoba. Martín Gill (Villa María) y Rodrigo Rufeil (La Calera) fueron parte de la comitiva y los articuladores con los jefes comunales de la ex Unión por Córdoba.



Dejar respuesta