Elecciones: CGT Regional suma y resta pretendientes

Con Pablo Chacón jugando junto al kirchnerismo y el reciente fallecimiento de Omar Dragún, dos candidatos a la Secretaría General que contaban con la simpatía de El Panal se alejan de la competencia. Por otro lado las 62-O se anotan y es de esperarse que el “Movimiento Sindical por la Justicia Social y el Trabajo” aliente una candidatura propia.

Por Felipe Osman

La Secretaría General de la CGT Regional se pondrá en juego antes de diciembre, y el trajín que las elecciones provinciales y nacionales trajeron consigo -junto al fallecimiento de Omar Dragún- han sacudido el mapa gremial, alejando de la competencia a algunos y alentando la participación de otros.
En primer lugar, debe atenderse a que José “Pepe” Pihen renovó este año no sólo su banca en la Legislatura Provincial sino también su titularidad al frente del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), con lo que su predisposición a mantenerse activo en el plano político y la buena sintonía que existe entre el gremialista y el Centro Cívico resultan claras. Pero aún así, algunas voces ya se alzan desde otros sectores del gremialismo para pedir un “recambio generacional” en la conducción de la central obrera.
Si a principios de año se buscaba hacer una lista de posibles candidatos a conducir la CGT Regional que contaran con el guiño de El Panal, seguramente habrían aparecido junto al nombre de Pihen otros dos: el del secretario general de los empleados de Comercio, Pablo Chacón, y el del titular del Smata (mecánicos y afines), Omar Dragún.
Hoy, en cambio, con Dragún fuera de escena y el líder de Agec jugando dentro de la boleta del Frente de Todos, la “lista” de aspirantes a la CGT parece haber quedado reducida al único nombre de su actual secretario general. Pero no es así.
Sergio Fittipaldi, secretario general del Soelsac y de las 62 Organizaciones Peronistas que dirige junto a Ricardo Moreno, ya ha expresado su intención de participar de la disputa, y goza del aval de los 36 sindicatos que lo acompañan en esta estructura sindical actualmente puesta al servicio de la campaña de Hacemos por Córdoba.
Del mismo modo, el “Movimiento Sindical para la Justicia Social y el Trabajo” que reúne a 15 gremios integrantes de la CGT Regional se constituyó hace apenas un mes como un sector dentro de la central decidido a respaldar la candidatura de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, diferenciándose de la conducción, más alineada al juego del peronismo provincial.
Es de suponerse que este espacio buscará impulsar un candidato propio para competir por la Secretaría General de la CGT, siempre y cuando las diferencias que por ahora sostiene con Pihen no sean resueltas antes de las elecciones.
Por último, la actual lejanía de Chacón respecto del Centro Cívico constituye un obstáculo importante pero no insalvable para el gremialista, que llegado el caso podría anotarse a la carrera por el control los hilos de la central cordobesa.
Ahora bien, la elección en la que se decidirá quién quedará al frente de la CGT por los próximos cuatros años, que tendría lugar en noviembre, estará condicionada por los resultados que arrojen las elecciones nacionales, tanto las primarias como las generales, y llegado el caso, el balotaje presidencial.
Si en agosto (u octubre) los resultados cosechados por el kirchnerismo resultan prometedores, a los candidatos que no cuentan con el respaldo de Hacemos por Córdoba les resultaría más fácil juntar adhesiones. Si, por el contrario, la fórmula Fernández-Fernández cae derrotada, sería muy difícil para algún gremialista llegar a la Secretaría General de la CGT Regional Córdoba sin respaldo nacional ni provincial.