PJ Capital larga trabajo hormiga por la lista corta

Alejandra Vigo encabezó ayer una reunión donde brindó detalles del esquema de campaña. Apuntan al voto estructural del partido y trabajan en una radiografía sobre las preferencias nacionales de cada vecino. La idea es acercarle el voto ya combinado.



Por Yanina Passero
[email protected]

Tras el paso de los intendentes peronistas por el Panal donde escucharon cuáles son las pretensiones del gobernador Juan Schiaretti en relación a la campaña que se viene y la boleta corta, ayer fue el turno del PJ Capital.
La decisión que tomó el jefe político de Hacemos por Córdoba de subirse a los comicios nacionales sólo con el tramo de candidatos a diputados propios es, en verdad, una jugada de alto riesgo. Un desafío que Schiaretti decidió asumir para las PASO a sabiendas, incluso, de que existe una gran probabilidad de perder una de las dos bancas que pone en juego y que el oficialismo podría quedar tercero.
Sin embargo, en el Panal creen que mediante un trabajo casi de orfebrería en el territorio y con el propio Schiaretti haciendo campaña en primera persona, Hacemos por Córdoba tiene chances de sembrar un resultado digno, es decir, mantener sus dos diputados en la Cámara Baja.
Eso sí, hay un solo pedido que no se negocia con la tropa: no se puede repetir el escenario de la lista corta de 2011 cuando, tras una magra cosecha en las PASO, el peronismo decidió bajar su nómina de candidatos para las generales. Lógico. Después de un arrollador 57 por ciento de los votos en Córdoba, un fracaso de 6 o 7 puntos no puede llevar la firma de Schiaretti.
Con ese mal precedente, desde el Centro Cívico trabajan en una compleja ingeniería electoral basada en un trabajo territorial muy fuerte y en una campaña táctica de inteligencia y logística. Esto significa, salir a identificar uno a uno cómo van a votar los cordobeses y hacerles llegar, literalmente, el voto ya armado: la lista de diputados de Hacemos por Córdoba con el tramo presidencial según las preferencias de cada elector. “No se puede confiar en que la gente cortará boleta en el cuarto oscuro”, repiten.
Pero claro, para llegar a tener esa radiografía que le permita al peronismo conocer cómo será el comportamiento electoral casa por casa, es imprescindible arrancar con una tarea de rastrillaje.
Justamente, eso es lo que se habló ayer en la reunión del PJ Capital que encabezó Alejandra Vigo. Dirigentes del peronismo de la ciudad junto a los coordinadores y presidentes de seccionales se encontraron en el Instituto para el Desarrollo de Políticas Estratégicas de barrio Cofico, donde definieron el esquema de trabajo que arrancará el próximo lunes.
El equipo que saldrá a la cancha es el mismo que jugó para las provinciales en Capital, es que el sistema de armado político electoral que comandó Vigo es de resultado comprobado.
En la reunión de ayer y con números en la mano, se explicó que Capital debe intentar aportar la mitad de los votos que Hacemos por Córdoba necesita para mantener sus dos bancas, se habla de que con un 17 o 18 por ciento, esos lugares estarían preservados.
La idea es garantizar el “voto estructural del partido”, se calculan unos 70 mil que es lo que se movió en la última interna del PJ.
Para ello, los dirigentes, coordinadores y presidentes de seccionales capitalinos trabajarán con planillas identificando con nombre y apellido los referentes con los que cuentan en cada barrio quienes, a su vez, serán los que acerquen la información sobre los “gustos políticos” de cada vecino.
De esa manera, se desempolvará una vieja práctica que en las elecciones locales quedó en desuso debido a la implementación de la Boleta Única de Sufragio: acercarle el voto ya listo a cada ciudadano. Para eso, el PJ entregará la lista corta combinada con, por ejemplo, el segmento de Mauricio Macri-Miguel Ángel Pichetto; o Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner; o Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey.
Esta compleja trama arranca el lunes próximo con reuniones en distintas seccionales.



Dejar respuesta