Massei pidió a intendentes PJ evitar fotos con Alberto F.

En una reunión catártica ayer en el Panal junto a jefes comunales peronistas, el ministro de Gobierno bajó instrucciones claras respecto a la campaña de Hacemos por Córdoba por la lista corta. Para frenar el “síndrome Caserio”, les solicitó evitar manifestaciones públicas de apoyo a los F-F.

Por Yanina Soria
[email protected]

masseiUnos 60 intendentes peronistas fueron recibidos ayer en el Panal por el ministro de Gobierno, Carlos Massei, y los primeros candidatos a diputados de la lista de Hacemos por Córdoba. La orden del día de la citación rezaba: “política y gestión de cara a las elecciones legislativas”.

Traducido en términos políticos, se trató de un encuentro catártico en el que los jefes comunales plantearon su incomodidad respecto a la boleta corta y recibieron claras instrucciones sobre cómo esperan desde el Panal que se muevan rumbo el 11 de agosto, sobre todo, en el tramo presidencial.

El mensaje que comenzó transmitiendo Massei y que luego fue reforzado por Oscar González y Carlos Gutiérrez, replicó -en principio- lo que ya había dicho el propio gobernador Juan Schiaretti en el Congreso del PJ de días atrás: prioridad para la lista del peronismo local.



Por allí arrancó la reunión que, como se esperaba, registró momentos de cierta tensión cuando algunos de los alcaldes justicialistas blanquearon su posicionamiento nacional.

Es que en verdad el punto por el que fueron convocados desde el Panal era justamente ese, contener la tropa propia y evitar una fuga masiva y pública de los referentes locales hacia la fórmula del Frente de Todos que encabeza Alberto Fernández.

El “síndrome Caserio” se hizo sentir ayer cuando varios de los presentes pidieron explicaciones a la cúpula del PJ respecto de hasta donde realmente se puede avanzar entonces con la libertad de acción otorgada por el partido para las fórmulas presidenciales.

Hubo, incluso, cuestionamientos respecto a que cómo debía entenderse que el presidente del PJ Córdoba saliera abiertamente no sólo a apoyar a los F-F sino a decir que trabajará para sumar peronistas a esa propuesta. (Nota al pie: en horas de la tarde de ayer, Caserio tuvo su primera foto pública con Fernández en el Senado).

La respuesta fue breve y cortante, “lo hizo a título personal”, respondieron los delegados de Schiaretti. Tanto Massei como González recordaron las últimas declaraciones del mandamás del peronismo cordobés quien señaló que orgánicamente el partido no apoya a ningún candidato presidencial.

Instrucciones

Lo cierto es que las instrucciones bajadas desde el Panal fueron Massei pidió a intendentes PJ evitar fotos con Alberto F. claras, se les pidió trabajar por la boleta corta como prioridad absoluta y se los cargó con la responsabilidad plena del trabajo territorial. El rol de cada cacique será fundamental en la hoja de ruta de campaña que piensa desarrollar Hacemos por Córdoba. Quienes condujeron la reunión en el Panal, admitieron que el desafío asumido es muy grande porque se sabe que en los comicios nacionales la gente prioriza al candidato a presidente, un riesgo que incluso puede dejar al peronismo tercero en su propia provincia. Aún así, la decisión ya está tomada y Schiaretti pidió mirar para adelante.

Con números sobre el escritorio, los representantes del gobernador dijeron que el objetivo de mínima debe ser retener las dos bancas que la ex Unión por Córdoba pone en  juego en Diputados. Para ello, explicaron, con un 9% retienen una y con alrededor del 18%, dos; esta última cifra es a la que aspiran alcanzar.

Pero también hubo un claro pedido mucho más político vehiculizado por Massei: evitar fotos con el candidato K, Alberto Fernández.

Desde el Panal olfatean que, más tarde o temprano, puede haber una peregrinación de jefes comunales del PJ Córdoba por los despachos de Buenos Aires como síntoma de adhesión al proyecto del Frente de Todos. “¿Qué les suma eso a ustedes?”, disparó palabras más palabras menos al ministro más político del gabinete provincial. Mientras que por su parte, González les recordó la mala experiencia de la Provincia con el gobierno nacional durante la gestión kirchnerista.

En contrapartida, la primera línea de funcionarios les dijo ayer sin rodeos que mostrarse públicamente con el candidato K, hacer actos públicos en su apoyo, o recibirlo en alguna de las localidades cordobesas, no sólo debilita las chances de la lista corta sino que además, mella el liderazgo de Schiaretti.

Vale decir que entre el pelotón de jefes comunales además de los titulares de las ciudades más grandes como Ignacio García Aresca (San Francisco), Juan Manuel Llamosas (Río Cuarto), Federico Alesandri (Embalse), Claudio Farías (Cruz del Eje) estuvo presente también Martín Gill, de Villa María, quien fue uno de los primeros en dar señales públicas de respaldo a Alberto Fernández. El recientemente reelecto intendente ratificó frente a esa mesa política su compromiso de trabajar por la boleta corta pero reiteró su inclinación en el tablero nacional.

Muchos explicaron que, dependiendo de cada departamento, hay regiones de la provincia como el norte cordobés o el propio departamento General San Martín, donde el neo kirchnerismo encarnado por el ex Jefe de Gabinete está penetrando con mucha fuerza y que, aquellos dirigentes y militantes peronistas locales sin responsabilidad de gestión, están dispuestos a trabajar por el tramo presidencial. Quisieron dejar en claro que, más allá de que los caciques del PJ puedan trabajar la boleta corta, no hay garantías de que luego en el cuarto oscuro el comportamiento del elector sea otro. Y por ende, el resultado no sea el esperado por el Panal.



Dejar respuesta