Alberto F y Caserio (con Perotti) mandan señales al voto-campo

El candidato presidencial y el jefe del bloque del PJ en Senado delinean mensaje para cerrar las heridas que dejó la Resolución 125 en el electorado cordobés. Reunión en la Cámara o cena de “compañeros”.

Por Bettina Marengo
[email protected]

Uno de los principales objetivos de Alberto Fernández para la campaña en Córdoba es desactivar el resentimiento del electorado cordobés ligado a la política de retenciones al complejo agroexportador del gobierno de Cristina Kirchner. Concretamente, pretende bajar los niveles de temor por una supuesta intención de expolio al campo de parte de la fórmula FF, si llegara a ganar las elecciones. Cómo modificar esta idea dominante en el electorado cordobés, sobre todo en el interior ligado a la producción sojera, será el eje del encuentro que hoy mantendrán el candidato presidencial Alberto F, el cordobés Carlos Caserio, que ayer asumió como presidente del bloque PJ en el Senado, y Omar Perotti, senador y gobernador electo de Santa Fe. Porque el objetivo del PJ nacional y del Frente de Todos es acercar posiciones con “el campo” en Córdoba y también en Santa Fe, donde también quedaron fuertes heridas luego de la Resolución 125 de las retenciones móviles a las exportaciones.

Como el diario Alfil informó, Perotti juega al lado de Caserio e incidió a favor de su designación como jefe de los senadores PJ, la semana pasada. A su vez, el santafesino tiene buenos vínculos con peronistas cordobeses ligados al sector agrícola, que tendieron puentes hacia el punillense. El encuentro de los tres podría ser en el espacioso despacho de Caserio en la Cámara Alta (que hasta hace días ocupaba el rionegrino migrado al macrismo, Miguel Pichetto), donde el cordobés va a recibir a parte del bloque. También se habla de una cena de “compañeros”. En cualquier caso, de allí saldrían líneas para bajar a los intendentes del PJ cordobés que están alineados con los FF. Obviamente no sólo del mensaje al campo se hablará. Ayer, Caserio y Alberto F coincidieron por separado en reconocer “errores” y “heridas” en el vínculo CFK-Córdoba que, afirmaron, horadaron la relación con el electorado. Claro que trabajar por el quite de frenos inhibitorios del cordobés “procampo” lo pone a Alberto F inmediatamente en disputa del voto del PJ cordobés y la boleta corta que impulsa el gobernador Juan Schiaretti. Schiaretti, como antes José Manuel de la Sota, abroquelaron su poderío electoral en torno a la defensa de los intereses de Córdoba, entre ellos los del campo agropexportador. En este marco, la visita a la ciudad de Córdoba del candidato presidencial del Frente de Todos, prevista para los próximos “15 o 20 días”, tendrá todo un trabajo previo para intentar una foto con Schiaretti, según confió una fuente del PJ K.

El fin de semana, Caserio recibió en su casa de Villa Carlos Paz a Enrique Asbert, ex legislador provincial y ex delegado en Córdoba de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación durante la gestión del fallecido Eduardo Luis Duhalde. Asbert representa al “albertismo” en la provincia de Córdoba y la reunión con el senador se realizó a pedido del propio candidato presidencial. En una charla de dos horas, el presidente del PJ provincial se comprometió a “prestar todo tipo de colaboración” para la campaña de los FF en Córdoba y a trabajar con los cientos de intendentes alienados a la fórmula presidencial del PJ nacional. En la idea de morigerar el rechazo del electorado “procampo” de Córdoba (que es la mayoría), el Frente de Todos considera que la figura de Alberto Fernández puede estar a salvo y que historia lo absolverá. El hoy presidenciable renunció a su cargo de Jefe de Gabinete de Cristina Kirchner luego de la Resolución 125 (a la sazón, propuesta por el entonces ministro de Economía, Martín Lousteau, hoy en las filas de Cambiemos), por la que las organizaciones del campo mantuvieron durante meses un lockout con cortes de ruta y asambleas que en Córdoba tuvieron sus máximas expresiones. Ahora, los estrategas de los FF “usarán” ese portazo de Alberto F. y su posición de aquel momento para intentar cerrar las heridas en el interior sojero de Córdoba.



En el caso de Caserio, nadie podría discutirle su fidelidad al campo cordobés, tanto cuando fue funcionario de De la Sota como de Schiaretti. Declaraciones en sintonía Alberto F y Caserio sintonizaron en las últimas horas, casi al unísono, la línea “reconocimiento de errores del kirchnerismo en Córdoba”. El dirigente de Punilla dijo al asumir como presidente del bloque PJ en el Senado, que “en Córdoba hubo una crisis de relación muy profunda con el gobierno de Cristina”. “Hay heridas que no cerraron y problemas que dejaron una huella profunda”, reconoció, y ponderó la gestión del gobernador Schiaretti en medio del conflicto con el gobierno nacional. Con todo, sugirió que “hay una pared que se debe superar” hacia el futuro. El sentido de las palabras de Caserio fue similar al impreso por Alberto Fernández en el mensaje de audio que envió el lunes a los candidatos a diputados nacionales que se reunieron en el hotel Windsor. Tras destacar que Córdoba es “reacia” a votar kirchnerismo, pidió a los postulantes: “Hay que darles tranquilidad (a los cordobeses) decirles que esta vez aquellos errores que tanto los enojaron no van a volver a ocurrir y aquellas cosas que tanto los enojaron no van a volver a suceder”, destacó. El operativo borrón y cuenta nueva está en marcha.



Dejar respuesta