Para financistas, las expectavias acompañan a las encuestas

Como es habitual en estas reuniones de empresarios, la coincidencia fue que Cristina Kirchner sigue generando zozobras. En cambio, de ganar el actual oficialismo se espera una mejora en el panorama.

Por Gabriela Origlia

melconianEn el 12 Congreso del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (Iaef) en Córdoba todas las miradas, por supuesto, estuvieron en el escenario electoral. Como es habitual en estas reuniones de empresarios, la coincidencia fue que Cristina Kirchner sigue generando zozobras. En cambio, de ganar el actual oficialismo se espera una mejora en el panorama.  Todo –admitieron los expertos- está muy vinculado a lo que van marcando las encuestas aunque reconocieron que todavía no pasó nada que decida el voto de la gente.
Carlos Melconián, uno de los expositores, afirmó que se quedó “caliente” fue por no explicarle a la sociedad en 2015 lo que recibía el Gobierno como herencia. “Argentina siempre necesita plata y en los primeros dos años de (Mauricio) Macri se hizo con endeudamiento hasta que se paró. La plata del FMI cierra las necesidades hasta 2019. La clave es cómo se financian los próximos cuatro años”.
“Soy un fana de ir directo al 10 de diciembre de 2019, el punto de partida del próximo Presidente –agregó-. Viene una discusión de qué hacer con la deuda. Y que hay un “embudo” a discutir con el FMI: equilibrio fiscal o superávit fiscal.
José Siaba Serrate planteó que el mundo está “muy cerca” de una recesión en la industria manufacturera, hay demoras en las inversiones. “Lo que parecía lejano el año pasado cuando la FED subía las tasas, ahora está más cerca”, definió y señaló que si se da ese escenario se dará vuelta el clima de fiesta que viven los mercados financieros. En Estados Unidos, dijo, hay 30% de posibilidades de caer en recesión.
“Las proyecciones muestran que esto es un bache temporario que después se va a salvar, pero deriva de la guerra comercial entre Estados Unidos y China que se va extendiendo. Ya no se discute sólo lo comercial, sino la inversión, la propiedad intelectual y la seguridad; hay una densidad muchísimo mayor”, apuntó.
A su entender la deuda Argentina es “muy chica y el problema en que se metió revela una impericia formidable. Aun teniendo acuerdo con el FMI hemos tenido problemas graves; Argentina está a precios de remate pero que si uno tiene la idea de que gana la fórmula Fernández-Fernández podemos ir a un proceso difícil de estabilizar, hay un riesgo claro”.
Sebastián Maril, director de FinGuru, enfatizó que el año pasado sólo cuatro empresas argentinas colocaron US$1200 millones en el exterior: “Con YPF se acabó esa sequía; pensemos que Aysa –muy floja de papeles- colocó en 2016 pagó 8%, la petrolera lo hizo al 10% y eso es riesgo país”. Subrayó que el año que viene empieza a vencer parte de la deuda colocada en 2016 y “sin el mercado no se podrá renovar. Si no hay dólares habrá problemas”.
“No cumplimos las leyes internacionales, no cumplimos los contratos firmados. Podríamos haber hecho mucho con los US$20.000 millones que llevamos pagados por contratos no cumplidos. Hoy cualquier empresa puede salir al mercado internacional si está dispuesto a pagar mucho; hay muchas argentinas que ya rompieron el techo soberano y continuará así hasta que la Argentina empiece a ordenar sus cuentas y hasta que la seguridad argentina vuelva a ser respetada. No lo está haciendo”.
Lucio Martínez, portfolio manager de Galileo Argentina, describió que los fondos se están dolarizando y saliendo del país. “Prefieren ver qué pasa en las Paso y después volver”, resumió. Respecto de las posibilidades de las Pymes en financiarse con cheques a tasa diferida pasa por una tasa de entre 45% y 55%. “Si gana Fernández el mercado no le va a dar el beneficio de la duda; los activos van a bajar; está todo muy atado a las encuestas”.
Claudio Zuchovicki, gerente de Desarrollo de Mercados de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, sostuvo que una inversión razonable implica 40% o 50% en activos en pesos que pagan una buena tasa y que son preferibles a una dolarización completa.



Dejar respuesta