Elecciones impugnadas, panorama enrarecido en Instituto

Desconcierto general en Alta Córdoba, cuando la Junta Electoral resolvió postergar los comicios para 60 días, dentro de un contexto de una sola lista presentada y la otra fuera de tiempo. El oficialismo había desaparecido de la compulsa. ¿Se buscará unidad?, por ahora sigue Defagot.

Por Federico Jelic

En espectro político de Instituto lucía amplio, diverso, con diferentes crisoles de listas, sin embargo, un incidente a último momento tiró al precipicio las buenas intenciones electorales, dejando como saldo un ambiente enrarecido, opaco y con más intrigas que certezas. Mientras Félix Brito con su grupo “Corazón y vida Albirroja” ya comenzaba a probarse la banda presidencial, ya que su partido había sido el único en presentarse en la Junta Electoral, repentinamente y a la vez, aviesamente, apareció una solicitud de impugnación de los escrutinios y del proceso, por supuestas irregularidades que finalmente se les hicieron lugar.
¿Cómo sigue la historia? La misma Junta Electoral reconoció los errores y pospuso el llamado a las urnas en la renovación de autoridades para dentro de 60 días, con fecha a fijar por Asamblea Extraordinaria. Vale decir entonces que continuará esa transición Gastón Defagot como máxima autoridad, a pesar de que no se presentó el oficialismo con ningún espacio para estos comicios, de manera sorprendente.
Y claro, todo tuvo que ver con el inminente rechazo de la lista de Tomás Roqué, presentando sus avales fuera de término. La buena voluntad de Brito de extender el plazo para que existan elecciones no fue suficiente, vaya a saber por causa de qué maniobra que deja todo abierto a un nuevo proceso proselitista, cuando el mando iba a quedar en poder de la única fuerza postulada legalmente.
¿Será que buscan unidad desde el oficialismo? ¿O es una treta para ir ganando tiempo e ir delineando la candidatura de Juan Manuel Cavagliatto, esta vez sin improvisaciones y con más convencimiento? De todas maneras esta impugnación no puede dejar de tomarse como una crisis institucional en el club de Alta Córdoba, que tiene más de un siglo de vida conservando su naturaleza jurídica de Asociación Civil sin fines de lucro.

Postergación electoral
Mientras el lunes pasado todos esperaban la resolución de la Junta Electoral, a cargo de Jorge Luque, como una epifanía en el área apareció el pedido de impugnación por parte del socio vitalicio Héctor Hugo Torres (¿desde qué sector lo habrán incentivado?) para demorar el proceso eleccionario al que se le hizo lugar para postergar las elecciones, previstas para el 30 del mes en curso.
El fallo fue contundente: “Que en virtud de la presentación efectuada por el Sr Torres (…) mediante el cual impugna y acusa de irregulares las actuaciones llevadas a cabo por esta Junta Electoral, en el marco de los comicios del próximo 30 de junio de 2019, entre otras cuestiones que denuncian como ilegítimas y apartadas del Estatuto y la legislación vigente, sumadas a las observaciones que efectúa sobre la inobservancia de la ley de cupo establecida en la Ley del Deporta N 27202, así como cuestiona sobre la pertenencia y autenticidad de los firmantes exigidos por el artículo 135, inc A del Estatuto, está Junta Electoral resuelve por unanimidad, a fines de respetar la legislación vigente y a efectos de otorgar la mayor transparencia posible a las actuaciones llevadas a cabo, lo siguiente:
1. Hacer lugar a la presentación del socio vitalicio, teniéndose por no presentada en tiempo y forma a ninguna de las listas de candidatos a autoridades que se hubieren presentado con posterioridad a la fecha límite legal, esto es, 20 de junio de 2019, todo lo expuesto de plena conformidad por lo normado en el Estatuto del IACC (artículo 134), así como lo establecido en el artículo 6 del Código Civil de la Nación Argentina.
2. Suspéndase la elección de autoridades previstas para el día 30 de junio de 2019 y en consecuencia Ordénese a la Comisión Directiva de la Institución a convocar en forma urgente a Asamblea General de socios, a los fines de establecer una nueva fecha de elección de autoridades del IACC. Dicha Asamblea deberá ser realizada con anterioridad al primero (01) de septiembre de 2019.
3. Dar noticia de la resolución precedente a las agrupaciones de socios que correspondan, como así también al socio impugnante, poniendo a disposición de los mismos la documentación obrante en poder de esta Junta Electoral a los efectos que considerasen pertinentes”.
El argumento suena un poco débil en este contexto, con fragilidad democrática en juego en Instituto, teniendo en cuenta por ejemplo si los 10 días previos son hábiles o corridos, por ejemplo. Con eso, la fecha tope del 20 de junio, con un feriado incluido, toman otra validez. Y que solo despierta sospechas.
“Siento bronca, desilusión pero también alegría por la cantidad de apoyo recibido ante esta injusticia. Es raro esto porque bregamos para que Roqué tuviera plazo para presentar a tiempo su lista. Lo mejor que podía pasar son las elecciones, para la salud de Instituto. Esto es raro, es difícil luchar contra el poder. En este clima parece que solo hay noticias por las macanas de los dirigentes”, declaró Brito con algo de dolor y sorna.
En tanto, Roqué, con su lista “Revolución Albirroja”, había quedado fuera de juego sobre todo con algunos integrantes de la lista que no había dado su conformidad, como el ex candidato a presidente Leonardo Limia. La improvisación le jugó una mala pasada.
¿Y el oficialismo? Tenía planeado continuar su mandato, con Juan Manuel Cavagliatto a la cabeza, acompañado con Roberto Castoldi en la fórmula. Pero el hombre fuerte del básquetbol, finalista histórico de la Liga Nacional de Básquetbol, no apareció en escena.
“Nosotros dijimos que no nos íbamos a presentar a la reelección. Si tendría convencimiento lo hubiéramos hecho en tiempo y forma, sin subestimar a los que tienen reales apetencias políticas de agarrar al club”, declaró Defagot, quien por esta reciente resolución, continuará en su cargo de presidente hasta el nuevo llamado al acto eleccionario.
Por lo pronto, sigue Defagot junto a la Subcomisión de Fútbol ocupados en el armado del plantel profesional para la venidera temporada de la B Nacional. Ahora hay plazo suficiente como para seguir negociando con los demás actores políticos y avanzar en la tan deseada unidad. Ahora vuelve a tomar fuerzas el nombre de Cavagliatto, aunque será cuestión de analizar las pretensiones de Brito y Roqué en este escenario.
¿Volverá el plan inicial, de unidad general? ¿Quedarán rencores en el ambiente? Mientras tanto, cuando haya elecciones, ya en agosto, las nuevas autoridades, sean del oficialismo o no, no habrán armado al plantel superior con el sello de su criterio. Instituto y un clima enrarecido que sin dudas empaña la transparencia de unos comicios que denotan sin duda un revés institucional en la democracia del club, en un año atípico.



Dejar respuesta