Lavagna, sin dosis peronista, calca armado progre de 2015

Consenso Federal no logró integrar referentes peronistas. Su nómina de candidatos está compuesta íntegramente por figuras del Partido Socialista, el GEN y Libres del Sur.

Roberto Birri – Betiana Cabrera Fasolis – Pablo Villanueva


En contraste con su fórmula presidencial, la nómina de precandidatos a diputados nacionales por Córdoba de Consenso Federal no incluirá figuras provenientes del peronismo.
En la provincia en la que el peronismo no kirchnerista está completamente alineado al gobernador Juan Schiaretti, la dupla de Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey (candidatos a presidente y vicepresidente, respectivamente) irá acompañada de postulantes pertenecientes al Partido Socialista, el GEN y Libres del Sur.
Esta combinación de partidos fue la que acompañó a Margarita Stolbizer en su aventura presidencial de 2015, bajo el sello de Progresistas. En cambio, el turno electoral de 2017 y las elecciones provinciales y municipales del mes pasado los encontraron parcialmente separados.
Consenso Federal se entusiasma con obtener al menos una banca, amparados en el buen desempeño que el economista Lavagna exhibió en la plaza mediterránea con su candidatura presidencial de 2007.
Por ello, las tres fuerzas ya han acordado un sistema de “rotación de bancas”, como el que el Frente de Izquierda y los Trabajadores viene utilizando en distintos ámbitos legislativos. En caso de obtener un escaño, el mandato se repartirá en porciones de 18, 18 y 12 meses.

El orden de la lista
Tras compartir el intento presidencial de Stolbizer en 2015, la elección de diputados de 2017 encontró a los partidos progresistas repartidos en dos listas. Mientras el socialismo y Libres del Sur mantuvieron la alianza bajo el sello Somos, el GEN decidió competir por sí solo.
La división perjudicó al conjunto, que no alcanzó en las PASO el mínimo de votos que exige la ley para participar de la elección general (1,5 por ciento de los votos válidos), pero la riesgosa jugada del partido de Margarita tuvo su recompensa. Mientras que la dupla Somos sólo alcanzó los 15.986 sufragios, el GEN obtuvo 24.524 votos, un 50 por ciento más que sus entonces ex aliados.
Con este antecedente sobre la mesa, el partido GEN pretendía ocupar la cabecera de la boleta. Sin embargo, ante presiones de sus socios y para evitar tener que dirimir el orden en el cuarto oscuro, los margaritos cedieron la primera candidatura.
Es así como el socialista riocuartense Roberto Birri quedó ubicado como el primer candidato de Consenso Federal, seguido de Betiana Cabrera Fasolis (Libres del Sur – Capital) y Pablo Villanueva (GEN – Canals).
Más abajo se ubican Susel Demichelis (GEN), Pablo Álvarez (Libres del Sur), Carmen Acuña (Partido Socialista), René Morán (GEN), Jennifer “Yaya” Gómez (Libres del Sur) y Oscar Doesserich (Partido Socialista).
Salvando la disputa por la primera banca, el resto de las candidaturas se ordenaron siguiendo la lógica del acuerdo de rotación de bancas que tienen las tres fuerzas aliadas. Si Consenso Federal obtiene una banca, Birri la ocupará por un año y medio, para luego ser reemplazado por Villanueva por un plazo igual, y finalmente Álvarez durante el último año.
Esto responde la estricta regla que rige los reemplazos ante vacancia en un escaño desde que se aprobó la paridad de género, la cual indica que la banca debe ser cubierta por una persona del mismo género que la que anteriormente la ocupaba. Por esto mismo, en el caso que la coalición obtuviese dos bancas, en la segunda se sucederían Cabrera Fasolis, Demichelis y Acuña.
Referentes de las tres fuerzas se muestran prudentes con respecto a sus expectativas, pero señalan en la figura de Lavagna el mayor atractivo de su propuesta electoral. El fundamento no es otro que el excelente desempeño que el economista tuvo en 2007, única oportunidad en la que estuvo disponible como opción electoral para los cordobeses.
En esa ocasión, la fórmula presidencial que Lavagna compartió con el hoy gobernador jujeño Gerardo Morales (UCR) obtuvo el 34 por ciento de los votos positivos de Córdoba, alcanzando el primer puesto frente a Cristina Fernández – Julio Cobos (23 por ciento) y a Elisa Carrió – Rubén Giustiniani (18 por ciento), las fórmulas que a nivel nacional obtuvieron respectivamente el primer y segundo puesto. El acompañamiento del radicalismo cordobés fue importante para Lavagna en aquel momento, pero fue el prestigio del economista el diferencial que lo impulsó al triunfo local.



Dejar respuesta