Las listas ya están listas

Se terminó la espera y se definieron los nombres que van a representar a cada espacio. Hay cosas de lo más interesantes.



Por Javier Boher
[email protected]

¡Qué emoción, amigo lector! Ya se definieron todos los nombres y faltan solo dos semanas para que empiece la campaña en los medios. Estoy tan contento como cuando llega el aguinaldo en diciembre, justo a tiempo para salir a comprar regalos, turrón y sidra. Con qué poco nos conformamos algunos.
Después de que Hacemos por Córdoba primereó al anunciar su lista, el resto fue esperando a que pasen las horas del sábado para terminar de definir quiénes quedaban adentro y quiénes iban a tener que salir a twittear su apoyo aunque estuviesen más calientes que coca de cancha. No se puede negar lo profundamente artístico de las contorsiones que tienen que hacer para que baje el mal trago de quedarse afuera.
Acá en Córdoba no hubo grandes sorpresas. Es que el oficialismo provincial está todavía tratando de hacer la digestión de los 350 cargos políticos que se ganó en la muni. ¿Dos diputados? Seguro que había muchos interesados, pero quedarse en tu ciudad y tener tiempo de estar con tu familia, tomar mate con los amigos en la isla de los patos o llevar a los chicos al superpark seguro valen la diferencia en plata.
La cosa interesante estaba justamente en los que ya empezaron a pedir cajas para ir guardando sus bártulos. Porque esos 350 tipos que van a dejar sus funciones quieren salir a buscar algún otro aguantadero para posar el lomo y evitar el trabajo pesado. Dicen que el médico les prohibió el stress del sector privado.
No hay que olvidarse que, además, muchos de esos personajes responden a Reimon Jr, que se quiso hacer el macho alfa del radicalismo y terminó viendo que -aunque los juntó a todos para bancar la parada- salió atrás de todos los candidatos de Cambiemos en el territorio que gobierna. De macho alfa a macho omega, al fondo del alfabeto griego.
Por eso también se la cobraron en los lugares de la lista: ascendieron a algunos que no sacaron los pies del plato, pero seguramente porque les faltan las luces para saber hacia qué lado hay que dirigirse para salir del mismo. Declinó la oferta de encabezar que le hicieron antes del 12-M y ahora su gente estuvo tratando de asomar la cabeza en la mesa mientras se negociaba todo.
Es maravilloso el caso del Petiso Chamullero: va quinto en la lista. Repasando las listas de todos los espacios, en todas hay alguien que lo acompañó cuando emergió como el cambio. Qué triste es el ocaso político, amigo lector.
Por supuesto que eso es sólo una parte de todo lo que se habló el sábado. Usted, tan informado sobre todos estos temas, seguro estuvo al tanto de las negociaciones. El minuto a minuto sobre los que se subían y bajaban era más estresante que el relato radial de la final de la Libertadores que River le ganó a Boca. Qué difícil entender los cambios de humor de algunos políticos.
Es interesante ver que Hacemos Por Córdoba se desparramó en tres opciones para este turno: a la lista oficial la acompañan dos listas más, la de los progresistas que van con en Geronte de las Sandalias y el Gaucho del Clóset, y la del kirchnerismo que se escondió en la provincial.
Es muy interesante que a la lista de diputados de los Fernández la encabeza otro Fernández. Es importante la multiplicación de esfuerzos, porque podemos pasar de la chatura de un Fernandez² al volumen político que te da pasar a un Fernández³. El chiste matemático es muy malo, pero peor es la lista que armaron: no me dejaron más opciones que hacerlo.
Los progresistas, por su parte, tras haber conseguido algunos lugares en la futura unicameral decidieron jugar su propio partido y armar una lista para ir por algún diputado colgados de los pechos del exministro del nestornauta.
Gente de sólidas convicciones, dejaron al gobernador y armaron su espacio con gente que en la municipal acompañó a la Olga. También deben hacer malabares para justificar su apoyo a un caudillo norteño como el gaucho del closet: la última es que si no hacen una buena elección pierden la personería. Lo de Fabio Zerpa viviendo de narrar historias de extraterrestres es más digno que eso.
También está la lista celeste como el manto de la virgen de Luján, rígidos defensores de la libre elección de la mujer sobre virtualmente nada. En una lista más conservadora que tupper de buena marca, el cambio discursivo de “somos la nueva política que ataca la corrupción” a “somos la nueva política que defiende cosas del viejo mundo para estar contra todas las perversiones de la nueva izquierda” parece no haber sido notado por nadie.
Además, es reconocerle demasiado aggiornamiento a la izquierda, que carece de la capacidad de hacer o decir algo nuevo. Con su boleta roja, la única novedad es que sumaron al MST, quizás porque Luciana Echevarría ya se aseguró una poltrona legislativa en mayo.
Lo mejor de todo esto, amigo lector, es que se terminó la espera. Ya sabemos quiénes van a participar, quiénes van a llorar porque les hacen alguna jugarreta, quiénes están conformes y van a laburar o quiénes están indignados y van a salir a buscar algún otro espacio en el que puedan llegar a tener alguna chance.
Eso sí, amigo lector: esperemos no nos pase como cada diciembre, que después del furor de las fiestas y el consumismo que habilita el aguinaldo llegan la resaca, los kilos de más, la plata de menos y los reclamos por los regalos. Aunque nos pase, seguro habrá valido la pena.



Dejar respuesta