Lavagnismo insiste con Schiaretti y socios locales piensan en PASO

La fórmula Lavagna-Urtubey sigue intentando un acuerdo con el PJ Córdoba “para beneficio de los dos”. Mientras esperan definiciones, el Socialismo, el GEN  y Libres no acuerdan lista de diputados única y no descartan primarias.



Por Bettina Marengo

El lavagnismo cordobés está representado formalmente en Córdoba por los partidos Socialista, el GEN y Libres del Sur. El 12 de junio inscribieron la alianza Consenso Federal para el distrito Córdoba, que es la misma que se anotó a nivel nacional, junto a otros partidos, para sostener la fórmula presidencial Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey.
El armado de la estrategia local del lavagnismo está totalmente supeditada a negociaciones febriles que se darán hoy y mañana entre los referentes de Consenso Federal, sobre todo la línea Urtubey, y el PJ provincial. La derrota del socialismo el domingo en Santa Fe, frente al peronista Omar Perotti, debilitó la alianza, pero aún así el lavagnismo no renuncia a intentar que Juan Schiaretti apoye la candidatura presidencial del economista y cuelgue su lista de diputados a la fórmula nacional de Consenso. Para Lavagna-Urtubey es vital contar con una oferta más competitiva en Córdoba en el tramo Diputados que la que tiene per se. La versión local de Consenso Federal tiene una fuerta debilidad electoral. En las PASO de 2015, los tres partidos juntos (más otros), arañaron los 40 mil votos, lo que significa un 2% de los emitidos. Claro que ahora la tracción de la fórmula presidencial mejora las perspectivas, aunque las encuestas por ahora ubican a Lavagna con entre 7 y 8 puntos de intención de voto en este distrito.
Hasta ahora, los voceros del mandatario provincial se mantienen en la posición asumida cuando se cayó Alternativa Federal: jugar con una lista corta de diputados nacionales de Hacemos por Córdobas, sin apoyar ni aliarse explícitamente a ningún candidato presidencial. Una jugada peligrosa en lo electoral porque el electorado quiere votar presidente y no diputados en una elección presidencial. La lista corta no funcionó en las PASO del 2011 (cuando Cristina Kirchner no autorizó al PJ Córdoba a colgar su boleta en el tramo presidencial) y tras un 6,5% en las PASO, el entonces gobernador José Manuel de la Sota tuvo que bajar la lista para las generales.
La decisión de Schiaretti de no firmar con ningún presidenciable fue en parte una respuesta a la creciente presión de un sector de la estructura territorial del peronismo cordobés, que pidió libertad para apoyar a la oferta del PJ nacional, esto es, la lista integrada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Esta línea es la que trabajó el presidente del PJ provincial, Carlos Caserio. Y también, se trata de un guiño al presidente Mauricio Macri para evitar engordar la figura de Lavagna en Córdoba, distrito clave para el macrismo. Lavagna es un candidato al que votarían ex electores de Cambiemos desencantados por la crisis económica, y en principio su postulación perjudica en primera vuelta a Juntos por el Cambio, aunque serían votos que podrían volver al macrismo en una eventual segunda vuelta electoral.
Las conversaciones de todos con todos siguen. Consenso Federal quiere convencer a Schiaretti que, unidos, obtendría los dos diputados que necesita renovar y que habría un beneficio común. “No necesitan el 57% de mayo, necesitan dos diputados”, afirman. En los últimos días, el schiarettismo mostró a la estructura del PJ provincial los números de un sondeo propio que indicarían los beneficios electorales para Hacemos por Córdoba que traería el no acompañar a ningún candidato presidencial. Sin embargo, una fuente peronista que habló con Alfil señaló que con una lista corta, el PJ tiene riesgo de obtener un diputado nacional. Schiaretti piensa suplir ese obvio déficit con trabajo cuerpo a cuerpo del aparato partidario sobre el electorado.

Todos juntos, unidad o PASO
“Hoy, ahora, estamos nosotros como Consenso Federal Córdoba con una lista larga, pegada a la fórmula Lavagna-Urtubey. Si no hay acuerdo con Schiaretti, presentaremos nuestros candidatos”, indicó una fuente lavagnista que en estos día va a viene de Córdoba a Buenos Aires para tratar de cerrar con el PJ provincial.
En el escenario de lista “lavagnista pura” de Consenso Federal Córdoba, la posibilidad de que GEN, Socialismo y LIbres del Sur diriman las candidaturas a diputados en unas PASO no está para nada descartada, según admitieron fuentes de los tres espacios. En cambio, si Schiaretti cuelga su lista a los presidenciables, automáticamente habría alineación, aclaran y sólo quedarían los candidatos del PJ cordobés dentro de Consenso Federal.
Se trata de un tema que las fuerzas resolverán entre viernes y sábado, ya que hasta entonces consideran que estarán abiertas las negociaciones nacionales con Schiaretti. En realidad, el jueves 20, día del congreso provincial del PJ en el salón Quorum, quedarán pocas dudas hacia afuera de Hacemos por Córdoba.
La dificultad para una lista de unidad entre espacios que electoralmente no son fuertes no es nueva, y de hecho los tres integrantes cordobeses de Consenso Federal ya se midieron en una primaria en 2015. En esas PASO, resultó simbólico ganador el GEN, que obtuvo el 1,3% de los votos contra el 0,8% del Socialismo, Libres y el PI unidos. Por esa magra diferencia, el partido que a nivel nacional lidera Margarita Stolbizer considera que debería liderar la lista de diputados. Una opción que podría cerrar es jugar con un extrapartidario que unifique a todos los sectores. Como sucede con la mayoría de los espacios políticos, hasta el sábado 22 buscarán arreglos mejoradores de sus chances electorales.



1 Comentario

Dejar respuesta