Los K aguardan la formación del PJ Córdoba para ajustar definiciones

Lista peronista o lista progresista son las opciones que barajan los que arman la oferta en Córdoba. Como viene sucediendo, el PJ K no firmará las actas hasta saber cómo y con quien juega el PJ cordobés.

Por Bettina Marengo

Desde que el kirchnerismo puro y duro nacional bajó la lista K para la gobernación de Córdoba, en un aporte a la unidad del peronismo en todo el país, todo lo que se decide en el porteño Instituto Patria para este distrito se hace con la mira puesta en los pasos del gobernador Juan Schiaretti y del PJ provincial.
Las líneas de acción políticoelectoral del Frente de Todos en Córdoba el perfil de la lista y los candidatos a diputados nacionales para las elecciones de agosto y octubre no son la excepción. La última novedad de Schiaretti, jugar con lista corta propia, sin candidato a presidente explícito en una elección presidencial de altísimo contenido político, obligó a los armadores del PJ K a repensar la estrategia. Creen en el Patria que los Fernández pueden obtener el 30 por ciento de los votos en Córdoba. Esto significaría 2.7 puntos nacionales, bastante poco en relación a los 14 puntos que Los Fernández necesitan captar del voto por fuera de la grieta para ganar en primera vuelta el 27 de octubre. En 2015, Daniel Scioli sacó el 19,2 por ciento en primera vuelta, y Sergio Massa el 20,5 por ciento, con un trabajo fuerte de José Manuel de la Sota a favor del tigrense. En Hacemos por Córdoba ubican a la fórmula del Frente de Todos en 23 puntos para las PASO y la tesis de Schiaretti es que Mauricio Macri será reelecto. Además, creen que la fórmula de Consenso Federal, integrada por Roberto Lavagna- Juan Manuel Urtubey, puede obtener uno o dos diputados en Córdoba, básicamente por la tracción del tramo presidencial. Schiaretti querría a todos los socios de Hacemos por Córdoba dentro de la lista corta, pero la decisión hasta ahora del lavagnismo cordobés (Socialismo y GEN) es presentar candidatos a la cámara baja. Habrá que ver cómo incide la derrota en Santa Fe en esto. “Se le disparó el contexto”, afirmó una fuente peronista para explicar el atajo de Schiaretti para soslayar la cuestión nacional luego de la desaparición de Alternativa Federal. Aunque todo el PJ afirma que no sucederá, parte de los referentes K consultados para esta nota consideran posible que luego de las primarias del 11 de agosto el gobernador baje su oferta de candidatos a diputados, como hizo José Manuel de la Sota en 2011, o bien termine apoyando a un candidato presidencial. Es que creen que la estructura partidaria y territorial sólo le puede garantizar a Hacemos por Córdoba una elección de 8 o 9 por ciento, lo que sería un solo diputado. La próxima jugada del Frente de Todos también se demorará hasta que toque Schiaretti. Concretamente, el kirchnerismo nacional y local espera el congreso partidario del viernes 21, cuya llamada aun no ha sido formalizada, que será encabezado por el gobernador. También estará el presidente del PJ, Carlos Caserio, quien intentó hace semanas un acercamiento de Schiaretti a la fórmula de los Fernández, que a esa altura (probablemente) será el nuevo presidente del bloque de senadores del PJ, tras el salto de Miguel Pichetto al macrismo. En ese encuentro, la cúpula provincial anticiparía a la tropa la estrategia electoral, para que por vasos comunicantes llegue hasta las últimas nervaduras de Hacemos por Córdoba.

Definiciones en espejo

Los K no están quietos, aunque se mueven en espejo con el PJ. Hay dos perfiles de lista in pectore: una peronista y una progresista. Eduardo Accastello podría encabezarla. La otra opción sigue siendo Tomás Méndez, pero hasta anoche no se había avanzado en las negociaciones con el periodista. “Si nos llaman, acá estamos”, se limitó a responder un cercano al concejal de ADN. La ventaja de una nómina pejotizada sería la posible captación de “heridos” de la estrategia de Schiaretti. Además, a la dirigencia territorial del PJ afín a los Fernández le sería mucho más aceptable trabajar por una lista liderada por Accastello que, por lógica, una con Méndez a la cabeza. Con todo, el edil tiene teléfono directo con Fernández, el candidato. El villamariense hoy viaja a Buenos Aires posiblemente en tren de definir candidatura. El actual legislador provincial electo, dicen sus promotores, es el único que puede asegurar fiscalización. Algo central en un espacio como el Frente de Todos que en Córdoba no tiene un partido fuerte detrás ni un gobierno. “Ya sabemos que Accastello puede y sabe fiscalizar con los intendentes; ya lo hizo”, deslizó un dirigente que lo quiere como número uno de la lista. Esa lista “peronizada” incluiría a Gabriela Estévez, dirigente de La Cámpora con buenos vínculos con el PJ provincial a quien muchos hoy ubican como la vocera del Patria en Córdoba. La legisladora provincial y titular del gremio de los Gráficos, Ilda Bustos, cuenta con el impulso de un grupo de gremios kirchneristas de la CGT Regional Córdoba. Como referente de ese espacio, también aportaría una estructura para fiscalizar, a partir del activo de los distintos sindicatos. Pero tanto ella como los que la sostienen reclaman el segundo o tercer lugar de la lista. “Si no le dan a Ilda un lugar expectante, nos bajamos”, le mandaron a decir el fin de semana a los porteños. Bustos ofrece un perfil bien PJ, interpretó un kirchnerista vinculado al gobierno provincial, y agregó que su incorporación afianzaría la idea de una lista alejada del kirchnerismo duro y puro no muy apta para Córdoba. Otro gremialista que está haciendo gala de poderío de fiscalización es Franco Saillén, hijo del titular del Surrbac, Mauricio Saillén. Las fuentes consultadas aseguran que el también legislador provincial tiene pocas chances de ser sumado, aunque recientemente se mostró en una reunión a solas con el titular del PJ nacional, José Luis Gioja. En cuanto a Martín Fresneda, candidato cercano a Accastello y a Carlos Zannini, también está siendo considerado, aunque no se sabe aún en qué lugar. Lo mismo con Mirta Iriondo, decana de Famaf que tiene buenos vínculos con Nilda Garré, la ex ministra de Defensa de la que fue funcionaria. “Que mueva Schiaretti, y luego movemos nosotros” dicen los kirchneristas que están cerca del armado cordobés. Esta historia se cerrará el sábado 22.



Dejar respuesta