Las razones de Schiaretti para la boleta corta

Desde el Centro Cívico muestran a la tropa números propios que justifican la decisión del gobernador de jugar con lista corta y dar manos libres para el tramo presidencial. Entre qué candidatos nacionales se divide el electorado de Hacemos por Córdoba y cuál será la estrategia del peronismo para favorecer su boleta.



Por Yanina Soria
[email protected]

Horas decisivas y de máxima tensión se vivirán en el escenario mayor de la política nacional hasta el sábado a la medianoche cuando, fi nalmente, las fuerzas que jugarán la parada de las PASO primero y luego las generales, le pondrán nombre y apellido a cada renglón de las listas a presentar.
El misterio mayor será develado, lo que no necesariamente implique que esa será la foto final y definitiva. Hasta octubre pueden pasar muchas cosas y el testeo del 11 de agosto, será fundamental. Aunque las fórmulas presidenciales ya se conocen, por la vertiginosidad con que se están desarrollando los acontecimientos, nadie se anima hoy a descartar algún movimiento de último momento que provoque un nuevo sacudón en el ecosistema político. Mientras tanto, el macrismo, el kirchnerismo y lo que pretende erguirse como la tercera vía, afinan sus estrategias para dotar sus propuestas de la mayor competitividad posible. Y en ese sentido, aunque el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti haya querido correrse del centro de la escena, sigue siendo una pieza clave en el rompecabezas nacional; es un jugador al que todos quieren tener en su tribuna durante este partido. Lo cierto es que mientras dirigentes nacionales como Juan Manuel Urtubey o los propios Fernández esperan algún guiño del cordobés, Schiaretti difundió entre los suyos números propios del Centro Cívico que respaldan lo que a esta altura ya parece una decisión inalterable: boleta corta y prescindencia para el tramo presidencial. Además de ser uno de los principales distritos electorales, Córdoba es mirada porque está gobernada por el hombre que acaba de perforar su propia marca en las urnas con un 57 % de los votos en mayo pasado. Ese resultado colocó al líder del PJ en el lugar del peronista con mayor poder territorial, un pergamino más que tentador para las tres ofertas nacionales que, en mayor o menor medida, llevan ADN PJ en sus binomios. Sin embargo, el mandatario provincial decidió auto marginarse y concentrarse en Córdoba. El axioma schiarettista podría ser: a mayor dispersión del justicialismo nacional, mayor contracción del peronismo cordobés. Por el “efecto Pichetto”, Schiaretti resolvió la semana pasada que Hacemos por Córdoba (HPC) jugará finalmente con una lista corta de candidatos a diputados y dar manos libres a los suyos para elegir a qué fórmula presidencial apoyar. Tal como lo anticipó Alfil, eso fue comunicado por el ministro de Gobierno, Carlos Massei, en una reunión frente a intendentes y será ratificado en un congreso partidario previsto para esta semana.

Números

Pero por si aún quedaba alguna duda sobre la resolución tomada por Schiaretti, durante el fin de semana desde el Panal se difundió un sondeo propio que justifica frente a intendentes y dirigentes, sobre todo del interior que es donde el kirchnerismo apunta a cooptar nuevos aliados, que el camino de la lista corta es el indicado. La muestra con conclusiones políticas interesantes que ya circula en los teléfonos de los principales dirigentes del interior, da cuenta de por qué, esta vez, HPC debe “cortarse sola”. Uno de los primeros puntos destacados indica que tomar partido por alguna opción nacional por parte de la alianza local pondría en riesgo 2/3 del electorado que tiene Juan Schiaretti, a quien ubican con un nivel de aprobación de gestión del 79% (incluso, superior a la que tenía en el momento de su reelección).
“Ese posicionamiento supera ampliamente al de todos los candidatos presidenciales en la provincia y le da espacio (al gobernador) para influenciar qué se elije en agosto, más allá de las opciones que presenten los candidatos nacionales”, reza una de las conclusiones. Aunque Mauricio Macri lidera la intención de voto en la provincia mediterránea con un 47% (le siguen Alberto Fernández con un 23% y Roberto Lavagna con un 8%), siempre según el sondeo propio del Gobierno, los votantes de Schiaretti se dividen en tres espacios iguales (macrismo 35%; kirchnerismo 32%; y tercer espacio /NS 33%) Por otro lado, entre las reflexiones políticas que justifican el rechazo a la boleta larga, se indica que Lavagna que le pone un piso y un techo a la lista de HPC. “Roberto Lavagna coopta el 8% del electorado cordobés, pero es poco probable que crezca más allá de eso ya que el 82% de los votantes de Schiaretti tienen poca/nula probabilidad de apoyar a Lavagna para presidente”, señala parte del sondeo compartido entre la dirigencia del PJ. Y sugiere que la boleta corta tiene mayor potencial para consolidar el voto de Schiaretti que la del ex ministro de Economía. Con este dato, el peronismo cordobés podrá justificar en su congreso partidario el porqué no ir colgado con el binomio presidencial Lavagna-Urtubey, tal como muchos suponían que pasaría ya que Consenso Federal es lo que quedó del intento de Alternativa Federal de construir una tercera opción que desafíe la grieta entre el macrismo y el neo kirchnerismo.

Campaña táctica de inteligencia

En el oficialismo cordobés insiste en que, aunque la boleta corta tiene el mayor potencial, una campaña de esa modalidad será compleja y va a requerir poner el eje en tres aspectos clave: 1-Schiaretti es quien domina la escena cordobesa, por encima de cualquier figura y quizá –sostienen- sea el único que puede irrumpir en la nacionalización de la elección con una agenda y mensaje local. 2-El mensaje es el aspecto más sencillo porque la “defensa de los intereses cordobeses” resuena en el electorado, especialmente con los votantes de Hacemos por Córdoba. 3-La campaña de boleta corta requiere mucho foco en una táctica de inteligencia más logística. Eso significa, explican desde el oficialismo, que se deberá identificar uno a uno como van a votar los cordobeses y enviarles la boleta corta ya customizada según su preferencia presidencial. “No podemos confiar en que la gente cortará boleta en el cuarto oscuro”, le advierten a la tropa de HPC.



1 Comentario

  1. Que no se olvide Schiareti que recibió muchos votos. Y ahora se hace el desentendido de Cristina,abrí tus ojos, para ser fuerte se hecha raíz en un solo lugar. Lo que estás haciendo te puede tumbar el carro.

Dejar respuesta