Schiaretti (por ahora) con lista corta y juego libre presidencial

Esa fue la decisión que ayer comunicó el ministro de Gobierno, Carlos Massei, a intendentes del PJ en una reunión convocada en el Quorum.



Por Yanina Soria
[email protected]

El agónico desmembramiento de Alternativa Federal (AF) hasta terminar con su certifi cado de defunción ayer, tuvo réplicas inmediatas en el peronismo de Córdoba. El gobernador Juan Schiaretti, uno de los ideólogos y arquitectos del espacio que pretendió construir la ancha avenida del medio, movió su fi cha y jugó fuerte al fi lo del cierre de las alianzas. Lista corta y libertad de acción para el tramo presidencial, fue el mandato que bajó el mandamás del PJ Córdoba ayer. Si bien el “efecto Pichetto” provocó finalmente un ensamble político entre Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey (candidato a presidente y vice, respectivamente), Consenso Federal 2030 no termina de cuajar en el Centro Cívico. Sin embargo, desde esa vereda no pierden las esperanzas de terminar acordando una lista común para el 22 de junio, cuando venza el plazo de inscripción de los nombres de los postulantes definitivos. De hecho, ayer el salteño dijo: “Vamos a seguir conversando con él (por Schiaretti). Él sigue sosteniendo el principio de que la Argentina necesita algo diferente al macrismo y al kirchnerismo”. Por ahora, más allá de que el gobernador de Salta y el ex ministro de Economía se esfuercen en ofrecer esa opción como una fusión entre Consenso 19 y AF que desafiará la grieta en las PASO y luego en octubre, Schiaretti resolvió no poner sus fichas en esa canasta. Así lo hizo saber ayer a través de su ministro más político, Carlos Massei, frente a un grupo nutrido de intendentes PJ en funciones y otros recientemente electos, en una reunión que mantuvieron en el hotel Quorum de la ciudad Capital. Donde estuvieron, entre otros, los ministros de Educación, Walter Grahovac; Sergio Tocalli, de Desarrollo Social; Sergio Busso, de Agricultura; y Francisco Fortuna, titular de la cartera de Salud provincial. Además los jefes comunales Federico Alesandri (Embalse); Juan Manuel Llamosas (Rio Cuarto); Ignacio García Aresca (San Francisco); Facundo Torres (Alta Gracia); Gustavo Brandán (Colonia Caroya); Federico García (Laguna Larga); y Martín Gill (Villa María), entre oros. Luego de dar un diagnóstico de la situación económica del país y cómo se va acomodando el tablero político nacional, Massei confirmó que el peronismo cordobés jugará en agosto con una boleta corta de Hacemos por Córdoba y que se declara prescindente para el tramo a presidente.

Pidió trabajar para ello y volver a la premisa de la campaña provincial: defender los valores de Córdoba, esta vez, desde el Congreso. Una maniobra política que se venía anticipando y que responde a varios elementos internos y externos puestos a consideración en la mesa chica del Panal. El primero, lo que provocó internamente el lanzamiento de la fórmula de Los Fernández. Después de atravesar una campaña provincial con un abroquelamiento absoluto de todo el peronismo local encolumnado sin fisuras detrás de la figura del gobernador, la táctica de la ex presidenta de colocarse en segundo plano detrás de Alberto Fernández, provocó entusiasmo y sedujo a más de uno en el justicialismo local que compró la nueva versión de un kirchnerismo moderado. Una manifestación que arrancó en la dirigencia y las bases del PJ y que luego se reprodujo en altos cuadros del partido desde donde objetaron, siempre por lo bajo, el posicionamiento nacional que tenía Schiaretti. Según el plan comunicado ayer, los peronistas cordobeses tendrán manos libres para jugar con quien deseen en las presidenciables. Claro, siempre y cuando cumplan con la única condición que se les exige desde el Centro Cívico: trabajar y traccionar para la composición de candidatos a diputados que lleve Hacemos por Córdoba. Habrá libertad de acción pero se pasará revista entre las filas del oficialismo, aclararon.

Por otro lado, si hasta hace algunas horas Schiaretti estaba dispuesto a colgar su boleta del o los candidato/s que llegaran a las PASO por el PJ Federal, sería legítimo preguntarse entonces por qué no lo hace de la fórmula Lavagna-Urtubey, siendo que al ministro de Economía lo buscó para integrarlo al ya extinto espacio original PJ no- K y el salteño, con quien tiene una excelente sintonía política, fue su socio en ese proyecto político. Para ese planteo existen dos respuestas: una oficial, y la que corresponde al plano de las elucubraciones políticas. El argumento que exponen desde Hacemos por Córdoba que explica la decisión de “ir solos” en las próximas elecciones, es que el gobernador no se corrió un centímetro de lo que viene planteando: ni macrismo ni cristinismo. Desde su regreso de las vacaciones, Schiaretti dejó de participar de las negociaciones nacionales de los “candidatos del medio” por lo que, dicen, no tuvo nada que ver con el acuerdo sellado entre Lavagna y rtubey. En el PJ cordobés apuestan a provincializar la campaña en el tramo a diputados y usufrutuar parte del 57% por ciento recientemente cosechado por Schiaretti que, a esta altura, pareciera haber quedado diluido. Sostienen que la realidad política actual no es comparable con la experiencia del 2011 cuando, después de las PASO, el peronismo bajó su boleta, y se conforman con retener las dos bancas que ponen en juego. Sin embargo, existe otra explicación más pragmática pero mucho menos políticamente correcta. La que ubica a Schiaretti en una posición más cómoda llevando una boleta corta en lugar de jugar con uno u otro.

Por convicción personal o por conveniencia política, el gobernador cordobés no podría terminar apostando a la oferta K. Tampoco jugar por el macrismo. Al menos no abiertamente en ninguno de los dos casos. Sin embargo, dentro del propio peronismo hay quienes creen que esta abstención terminará en realidad inclinando la balanza a favor de Mauricio Macri, con quien por cierto, -dicen- el gobernador prefiere convivir institucionalmente durante los próximos cuatro años. Quienes abonan esta tesis argumentan que Lavagna en Córdoba le quitará votos al líder del PRO, no así al kirchnerismo. De cualquier modo, con la vertiginosidad que se están produciendo los acontecimientos políticos durante las últimas horas, es posible que la foto de hoy de Hacemos por Córdoba no sea la definitiva el próximo 22 de junio.



Dejar respuesta