Triunfó “plan Monzó” y PRO local (por fin) pudo celebrar

Después de octubre, el macrismo local reconoce que tendrá que levantarse de las cenizas. Apenas el Presidente anunció que Miguel Ángel Pichetto integrará la fórmula, festejaron que Marcos Peña tomó un viejo consejo del ala política del partido: sumar al peronismo no K.



Por Yanina Passero
[email protected]

El jefe de la bancada PRO en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot, ostentaba un perfil altísimo en los albores de la administración nacional del presidente Mauricio Macri. La cámara de televisión continuaba encendida cuando el joven dirigente realizó una mordaz proyección: dijo que después de Cambiemos asumiría un “justicialismo reciclado” y desestimó al radicalismo como posible sucesor.
No lo acusaron de hereje porque no lo permitió el manual de los buenos modales del macrismo. Tampoco el jefe de gabinete y asesor estrella del mandatario nacional, Marcos Peña, aunque no ocultó el malestar por esas definiciones. En aquel momento, Cambiemos debía avanzar hacia la fusión completa de las identidades partidarias. Las melodías del “cambio” aún concentraban buena partes de los adeptos que, con la crisis, fueron perdiendo.
Massot hizo público el pensamiento del ala política del gobierno de Macri. El presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, son dos de sus máximos exponentes. Por lo bajo, en un momento; o de forma explícita, recientemente, se mostraron en disconformidad con las estrategias electorales de Peña. En concreto, le sugerían abiertamente la ampliación de la coalición con peronistas no K.
La insistencia le costó a Monzó la invisibilidad política –recuérdese que intentó renunciar a su puesto-; aunque por los efectos devastadores de la crisis en la reputación de gobierno, Peña volvió a requerir de los servicios del exmilitante ucedeísta. Su posición de debilidad derramó en el PRO de Córdoba que, con excepción de los famosos, la línea fundadora le responde.
Como su referente, los macristas locales se mostraron críticos a los manejos de Peña. Las elecciones municipales y la provincial reactivaron esas diatribas. El poder territorial de un partido joven quedó destrozado en menos de un trimestre. Y desde la Casa Rosada no les prometen pagar por anticipado su trabajo para la reelección de Macri. Las listas se confeccionarán en Buenos Aires con el método combinado de “nombre propio”, mas encuestas.
El PRO, después de octubre, reconoce que tendrá que levantarse de las cenizas. Pero ayer, apenas el presidente Macri anunció que el peronista Miguel Ángel Pichetto lo escoltará en la próxima campaña, tuvieron esa pequeña satisfacción que se resume en la sentencia “yo te dije”.
“Feliz por la decisión del presidente Mauricio Macri de ampliar el espacio y convocar a Miguel Pichetto para que lo acompañe en la fórmula”, tuiteó el diputado Pretto. Su par en la bancada, Gabriel Frizza, escribió en la misma red social: “Para sacar el país adelante necesitamos poder político y construir una mayoría sólida. Por eso la generosidad de Macri para ampliar Cambiemos, sumando otros sectores políticos”. El resto de los mensajes virtuales fueron en la misma dirección.
Por supuesto que en la Casa Rosada no leen la incorporación del senador Pichetto a la fórmula oficialista como un revés para Peña. “Estamos muy cómodos con él. Fue una decisión de Mauricio Macri que nuestros aliados acompañan”, resumió a Alfil una alta fuente de Cambiemos con despacho en Buenos Aires.
Insisten con que Pichetto forma parte del entendimiento de los socios de Cambiemos y que no prevén revueltas, más allá de algunas protestas que radicales deslizaban anoche por lo bajo.
El diputado Héctor Baldassi, hombre cercano a Peña, también celebró la noticia: “Seguir por el camino de la República y la verdad requiere de amplitud, diálogo y consenso: celebro y acompaño la incorporación Pichetto a la fórmula presidencial. Todos juntos tenemos por delante un histórico y enorme desafío: no volver atrás”.
La noticia sacudió a los miembros del PRO local. La califican de “fuerte”, “sin previa”, cuyo impacto no están en condiciones de calcular.
Ya llegará el momento para tejer hipótesis. Hoy tienen que inscribir Cambiemos y esa es la única tarea que los ocupa.



Dejar respuesta