Schiaretti sigue en PJ Federal (cobró fuerza boleta corta)

Tras el portazo de Miguel Ángel Pichetto, el cordobés ratificó su pertenencia a Alternativa Federal. Toma distancia del armado presidencial de Juan Manuel Urtubey y evalúa como escenario posible, uso de la boleta corta.

Por Yanina Soria
[email protected]

A horas del plazo fatal para el cierre de las alianzas, el presidente Mauricio Macri movió una ficha que hizo tambalear el tablero político nacional.
Comparable en cuánto al tamaño del impacto provocado, con la jugada de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando decidió ceder un peldaño en la fórmula presidencial, el anuncio de la elección de quien será su candidato a vice por parte del líder de Cambiemos dejó esquirlas en todos los frentes políticos.

El súper martes preelectoral terminó siendo negro para más de uno. Mientras los socios de Cambiemos intentan digerir la bomba que dinamitó en cuestión de horas aquellas conversaciones y negociaciones para que un hombre de la UCR sea quien complete el binomio con el que Macri buscará la reelección, en la vereda del frente también buscan recomponerse del golpe.
Es que si algo le faltaba al ya raquítico PJ Federal era que uno de los tres hombres con los que se estaba sosteniendo el espacio hasta llegar a la inscripción de la alianza, también pegara el portazo. Primero fue Sergio Massa, una fuga que puso en jaque los planes de quienes pretendían construir la gran avenida del medio (hoy más parecida a una angosta ciclovía) y terminar con la grieta entre macrismo y el kirchnerismo. Ahora es Miguel Ángel Pichetto saltando nada más ni nada menos que al oficialismo.
La estocada asestada de manera repentina por el hombre fuerte que tenía el PJ Federal en el Senado, dejó a Alternativa Federal (AF) en terapia intensiva. El desintegrado espacio ahora tiene dos caminos: o seguir adelante intentando resucitar con la incorporación de algún nuevo socio en estas horas, como podría ser el ex ministro de Economía Roberto Lavagna; o desaparecer del mapa electoral.
Por ahora, el polo PJ no -K buscó poner fin a la polarización, quedó reducida a una mínima expresión de deseo y buenas intenciones sostenidas por los gobernadores Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti. Aunque, en verdad, habrá más energía por parte del salteño que del cordobés que ya decidió replegarse en su provincia y correrse de las negociaciones nacionales del espacio.

Con la vertiginosidad que se están sucediendo los acontecimientos en la política nacional, puede que cuando estas palabras se impriman, el escenario sea absolutamente distinto. Pero hasta anoche, la decisión de Urtubey era sostener su candidatura; de hecho, tiene previsto para hoy a la mañana en la Casa de Salta formalizar la constitución del frente y por la tarde brindar una conferencia de prensa.
Por su parte, el gobernador Schiaretti a través de Hacemos por Córdoba ratificó que esa fuerza inscribirá hoy la alianza para participar de las elecciones con candidatos a diputados nacionales propios “que defiendan los intereses de nuestra provincia”. Mediantes las redes sociales, desde el Panal señalaron: “La decisión de inscribir Hacemos Por Córdoba responde al compromiso asumido con los miles de cordobeses que confiaron en nuestra fuerza política recientemente, de trabajar fundamentalmente por el bienestar y el progreso de nuestra provincia. Además, ratificamos nuestra pertenencia a Alternativa Federal, coalición que se inscribirá nacionalmente”.



¿Escenario favorable para Schiaretti?
Hasta allí, lo que desde el Centro Cívico quieren comunicar por lo alto. Mostrar a un Schiaretti coherente con la postura que adoptó desde el momento en que impulsó el PJ Federal: ni macrismo ni cristinismo.
Sin embargo, por lo bajo las lecturas que se disparan son muchas y variadas, van desde que la maniobra de Pichetto es una consecuencia más del fracaso del cordobés en su incursión como armador nacional; hasta quienes creen que en este desenlace algo tuvo que ver el gobernador cordobés por su llegada a la Casa Rosada.
Lo cierto es que, tal como lo habían dejado trascender desde el Panal, Schiaretti se ceñirá a Córdoba ahora. El mandatario provincial no será parte ya de las negociaciones nacionales que puedan existir para sumar nuevos aliados y desde su entorno aclararon que la lista de diputados locales iría colgada al o los candidatos que lleve AF, si es que subsiste. Aunque inmediatamente aclaran que la opción de la boleta corta no sólo no está descartada sino que cobra cada vez más fuerza. De hecho, por eso hoy se inscribirán como Hacemos por Córdoba.

Es más, en el schiarettismo creen que la opción de la boleta corta les permitiría provincializar la campaña nacional en el tramo de diputados mejorando las chances de sumar nuevos parlamentarios cordobeses en el próximo Congreso. Lugar que tendrá un rol fundamental en el futuro gobierno nacional.
En el peronismo cordobés están convencidos que el escenario actual no es el mismo que el 2011 (cuando el PJ local tras un magro desempeño en las PASO, bajó su lista) y que el 57 por ciento cosechado el 12-M y con el gobernador al frente de la campaña en la provincia, las posibilidades se incrementarían.
Además, la boleta corta de alguna manera descomprimiría la situación interna del PJ Córdoba con Schiaretti, ya que hay muchos a los que la fórmula de Los Fernández les seduce y, de esa manera, tendrían cierta libertad de acción para elegir con qué candidato a presidente jugar.

Lo cierto es que esa será una decisión que se tomará en los próximos diez días, antes del cierre de las listas. Por ahora, Schiaretti dirá que sigue en AF donde ya cumplió con su parte para intentar construir un gran frente electoral. También aclarará que la desintegración del espacio no es responsabilidad suya y que se volcará a trabajar en Córdoba, donde fue electo recientemente.



Dejar respuesta