Peña, Gran Hermano de la elección (también en Córdoba)

Desde la Casa Rosada ratificaron que serán los responsables de confeccionar la lista de diputados locales. Designarán un jefe de campaña porteño que reportará directamente a Buenos Aires.

Por Yanina Passero
[email protected]

La lista de diputados nacionales por Córdoba se confeccionará en Buenos Aires. La oración no admite el potencial porque así lo resolvieron los armadores de la estrategia nacional del presidente Mauricio Macri. Fuentes inobjetables confirmaron a Alfil las sospechas de los aliados locales de Cambiemos.
La misión de la dirigencia autóctona será trabajar para que el actual responsable del Estado logre cuatro años más en la cima del poder, probablemente, con un radical como escolta. Ahora bien, los esfuerzos no serán pagados de antemano con un lugar expectable en la boleta.
Desde la mesa chica de Marcos Peña, el influyente jefe de ministros y responsable de la estrategia electoral, ya habían anticipado que “los nombres serán más importantes que los partidos”. El festival de probables candidatos para ingresar al Congreso que caracterizó la última semana dejó entrever que los “expectables” locales no estarían a la altura de las necesidades y urgencias de Macri. Por ejemplo, el diputado Mario Negri pasó de candidato a vicepresidente a primer sindicado para repetir experiencia en la Cámara Baja.
El segundo puesto que logró en la elección provincial parece que no colmaría las ambiciones de Peña y su equipo. Quizás esto explique porque algunos nombres como el del ministro de Defensa, Oscar Aguad, comenzaron a sonar entre los expectables. Las mismas fuentes consultadas admitieron que “hoy” el responsable de la cartera de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, “es una opción”.
Sin embargo, y ya fuera de especulaciones, Peña se impondrá como un “Gran Hermano” de la compulsa de agosto y octubre. Incluso, trascendió que el jefe de campaña que designarán para Córdoba tendría despacho en Buenos Aires y reportará directamente al equipo que lidera el responsable de los ministros nacionales. El control será exhaustivo porque cualquier falla costará caro.
No habría instancias previstas para que los hombres y mujeres de Cambiemos impongan alguna pretensión, contestan desde Buenos Aires a las reservas de bancas que trascendieron de la UCR, el PRO, Frente Cívico y Coalición Cívica-ARI. Es más, desde Balcarce 50 deslizaron que prevén mecanismos para desalentar una PASO de listas legislativas.
Analizarán “caso por caso” si las nóminas díscolas podrán ir pegadas a la fórmula presidencial. Se da por descontado que algunos valientes depondrán sus intenciones si observan la posibilidad de competir con boleta corta. Los peñistas quieren que la lista que ellos confeccionen apuntale el objetivo general, pero reconocen que la decisión final la tiene la mesa nacional de Cambiemos.
En el macrismo local tomaron la decisión con desesperanza y se preparan para una nueva revuelta de aliados porque ratifican el mensaje porteño, pero además no descartan que efectivamente sólo una nómina se pegue al nombre del Presidente.
“De cara al cierre de alianza, no hay discusión alguna. Pero la lista que se inscribirá el 22 de junio traerá revueltas”, graficó una dirigente bien informado del PRO de Córdoba. Y continuó: “Buenos Aires será ordenadora no sólo políticamente sino que dispondrá a qué lista de diputados le da el empalme presidencial”.



Dejar respuesta