El Panal, molesto con Pihen por nacimiento de ala K en la CGT

El viernes se lanzó el “Movimiento Sindical de Córdoba por la Justicia Social y el Trabajo”, una agrupación de 15 gremios pertenecientes a la CGT Regional que adelantó su apoyo a la fórmula Fernández-Fernández.

Por Felipe Osman

Como Alfil adelantó en su edición del 5 de junio, el pasado viernes se lanzó el Movimiento Sindical de Córdoba por la Justicia Social y el Trabajo, espacio que nuclea a 15 gremios pertenecientes a la CGT Regional. Al cabo de una reunión que tuvo lugar en la sede del sindicato docente (UEPC) y en la que participaron los cuerpos orgánicos y secretariados de los gremios en cuestión se firmó el documento constitutivo de la agrupación sindical.
En él los integrantes del especio declaran que su creación responde, entres otras, a la necesidad de luchar por sus intereses, trabajar activamente frente a las próximas elecciones presidenciales y “detener la crisis social y económica que ha generado el actual Gobierno Nacional”.
A continuación el escrito enumera lo que entiende han sido las principales falencias de la administración macrista, entre ellas, el aumento de la pobreza, la represión, la flexibilización y precarización laboral, la inflación, la caída del consumo, el desempleo y el endeudamiento.
Luego, el documento apunta contra los gobiernos provinciales que dieron respaldo a medidas adoptadas por la nación que resultaron nocivas para la comunidad, y finalmente expone una breve declaración de principios, entre los cuales destacan “buscar una salida política que termine con el actual modelo económico, lograr la unidad en la acción política y desplazar democráticamente a los sectores minoritarios que hoy se han apoderado del gobierno”.
Frente al lanzamiento de este armado algunas alarmas se habrían disparado en el Centro Cívico, donde ven con cierto celo que dentro de la central obrera más afín al gobierno provincial empiece a cohesionarse un espació que expresa abiertamente su apoyo a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner y que, además, anuncia trabajará activamente para respaldarla.
Esto traería consigo el resquemor de algunos funcionarios hacia José “Pepe” Pihen, actual secretario general de la CGT Regional, a quien le reprochan “no haber contenido a toda la CGT unida detrás de El Panal”.
Vale aclarar que, hasta ahora, el gobierno provincial no ha ofrecido una alternativa nacional aceptable para el gremialismo, tras la cual este pueda encolumnarse. Así las cosas, mantener aunados a los sindicatos que componen la CGT Regional no debe resultar una tarea nada fácil.
A esto deben sumarse otros factores. Entre los principales referentes del “Movimiento Sindical…” se encuentran Ilda Bustos (gráficos) y Raúl Ferro (bancarios). Bustos se quedó afuera de la lista de Hacemos por Córdoba y no repetirá su banca en la Legislatura Provincial a pesar de haber sido votada en primer lugar por un plenario de la CGT para que formara parte de la representación de la central en la Unicameral. Esto trajo aparejado un fuerte distanciamiento de Pihen y. más aún, del Centro Cívico.
Ferro, por su parte, debe responder a los intereses federativos de la Asociación Bancaria, que a nivel nacional dirige Omar Palazzo, hombre muy cercano al clan Moyano y, por lo tanto, comprometido con el espacio que lidera la ex presidenta Cristina Fernández.
La CGT Rodríguez Peña, por su lado, también recibió la noticia de la conformación del “Movimiento Sindical…” con cierta preocupación. El “copyright” del gremialismo K en Córdoba ya no será cosa exclusiva de la central que conducen Mauricio Saillen y Gabriel Suárez. Más aún, no sólo nace en la provincia otra pata sindical kirchnerista, además, esta última estará vinculada a los Moyano, profundamente enemistados con los Saillen. Aunque no así con Suárez, con quien sostienen un vínculo cercano.
Las 62 organizaciones peronistas, por otro lado, si podrían festejar esta grieta que empieza a dibujarse en la CGT Regional. A mayor división, mayor relevancia adquiere su espacio gremial, que ya cuenta con 38 sindicatos.
Resta ver si en escenario que surge de estos movimientos empiezan a gestarse nuevas candidaturas que busquen disputarle a Pihen la secretaría general de la CGT Regional Córdoba.