PRO cree factible la PASO y fija pretensión: dos bancas

El macrismo largó con la campaña que pretende identificar al precandidato a diputado Javier Pretto como el hombre de Mauricio Macri en Córdoba. Esperan que el criterio de distribución de la lista legislativa sea el mismo de 2015, al menos hasta el quinto puesto.

Por Yanina Passero
[email protected]

El diputado macrista Nicolás Massot ató su suerte al radical Rodrigo de Loredo en los intríngulis propios del armado de las listas para la elección provincial y municipal del pasado 12 de mayo. El plan del hombre amarillo no prosperó porque voces superiores le ordenaron acomodar al PRO bajo el ala de Mario Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez. Cumplió con el pedido.

Un nuevo turno electoral está a punto de abrirse. La semana que viene (el miércoles 12) los apoderados partidarios deberán inscribir las alianzas que se medirán en los comicios presidenciales y legislativos nacionales. Pero esta vez, el ahijado político de Emilio Monzó jugará lo que queda de su capital como armador político con Javier Pretto, su compañero en la Cámara baja y candidato a diputado.

La campaña comenzó en “la rosca” y en las redes, esta última tan complementaria de la primera. Se presenta al exintendente de La Carlota como el “hombre de Macri en Córdoba”. Massot y Pretto consiguieron, esta vez, nutrirse de una buena base de apoyo interno lo que queda del PRO Córdoba para pelear por el escaño con la UCR en sus dos vertientes –negrismo y mestrismo-, el Frente Cívico de Luis Juez y la Coalición Cívica.



No contaban con la tenacidad de la presidenta del PRO Capital que ya tocó sus contactos nacionales para apuntalar su aspiración de llegar al Congreso. Cabe recordar que Soher El Sukaria perdió la banca de Capital en la Legislatura a manos de la peronista Alejandra. Por lo bajo, sus pares susurran que la dirigente debería considerarse bien paga porque mantendrá su injerencia en el Concejo Deliberante de la ciudad. Como sea, Pretto cuenta con una rival interna insospechada por el lazo de amistad que los unía. Pero en política…

El intendente de Villa Allende, Eduardo “Gato” Romero, ejerció a la perfección el rol conferido por el partido el día que Pretto hizo el gran anuncio, con una cena para los conmilitones. Son varios los referentes del espacio que hacen gala de los buenos vínculos con la primera línea de ministros de la Casa Rosada. Pero fruto de una amistad histórica, es el ex golfista profesional quien tiene llegada exclusiva al presidente Mauricio Macri. Desde el mismo edificio municipal, ratifican que Romero le dijo al líder de Cambiemos que Pretto es el hombre que apoya su partido en Córdoba.

Pero como no se dio el momento de negociaciones –la alianza en Córdoba no fue ratifica pese a que los radicales en Parque Norte aprobaron la continuidad en Cambiemos-, el macrismo eleva la apuesta. Recientemente, fuentes informadas revelaron a Alfil que pedirán a los socios que se respete el mismo esquema de distribución de bancas que se aplicó en 2015.

En aquel momento, el escaparate de la papeleta lo ocupó el radical Negri; siguió Pretto (PRO y la mestrista Olga Rista. En el cuarto y quinto puesto se ubicaron Leonor Martínez Villada (Coalición Cívica) y el macrista Massot, que en aquel momento era un armador de bajísimo perfil. El partido que comanda Darío Capitani pide dos escaños para cerrar en uno. Además, se da por descontado que la cosecha será alejada a la de hace cuatro años. El Frente Cívico quedaría afuera de la repartija en ese esquema.

Como sea, en el PRO dan por descontado que todo se encamina a dirimir las candidaturas legislativas en las PASO. El real problema radicará si desde la Casa Rosada aceptarán otra falta de acuerdo entre los aliados cordobeses o, de hacerlo, permitirán que el candidato presidencial –hasta ahora Macri- tenga varias opciones para Diputados; o bien, habilitar la boleta corta.

Pese a los ejercicios reflexivos de los aliados después de la paliza electoral que les propinaron Juan Schiaretti y Martín Llaryora, no hay indicios de acercamiento entre las partes. Negri y Ramón Mestre tienen una cita pendiente –desde el entorno de ambos dan por descontado que se producirá- pero las críticas no cesan. El PRO desconoce el liderazgo del jefe del interbloque; Juez acusa a Massot, mientras Baldassi promete alzarse con el control del partido.

Las bases para la fraternidad no están sentadas.



Dejar respuesta