Desparramo peronista en las listas de Carlos Paz

Atomizado, el justicialismo de la ciudad de Punilla está presente en distintas boletas. Haymixturas con radicales y el vecinalismo de Esteban Avilés. Los carlospacenses votan el 30 de junio.

La micro política en la ciudad de Carlos Paz está al rojo vivo. Es que el 30 de junio los vecinos de una de las localidades más importantes de la provincia tienen cita con las urnas para elegir a sus nuevas autoridades.
Sin posibilidades de repetir mandato, la salida de juego del actual intendente Esteban Avilés, uno de los más taquilleros, genera expectativa en el resto del pelotón de los anotados.
Si bien el legislador electo de Hacemos por Córdoba impulsa a uno de sus funcionarios municipales para la sucesión, el actual secretario de Coordinación de Gabinete Daniel Gómez Gesteira, en la oposición consideran que ni la buena imagen que aún conserva el jefe comunal ni sus votos serán linealmente transferibles a su candidato. Eso provoca entusiasmo, aunque en el oficialismo aseguran que la continuidad del proyecto de gobierno estará garantizada cuatro años más con el aspirante de Carlos Paz Unido.
Son ocho listas las que buscarán pelear por la conducción del Palacio 16 de Julio. Además del oficialista Gómez Gesteira, también está anotado el ex intendente, Carlos Felpeto (Frente Capaz); Mariana Caserio (Carlos Paz Inteligente); Víctor Curvino (Desarrollo y Transparencia); Rodrigo Serna (Carlos Paz Somos Todos); María Fernanda Ames (Frente de Izquierda y los Trabajadores); Matías Mowszet (Carlos Paz Ciudadana); y Emilio Iosa (Carlos Paz Despierta) cuya candidatura espera una resolución judicial.
Y un breve repaso por cómo quedaron conformadas las listas permite dar cuenta de que el grado de combinación y fusión entre dirigentes de distintas extracciones políticas que se juntaron y sellaron acuerdos, es altísimo.
Tanto, que al elector le será complicado encontrar al momento de sufragar una lista, por ejemplo, puramente radical o peronista. Todo lo contrario, encontrará un salpicón de dirigentes en cada oferta electoral.
La primera gran paradoja política es que el cuarto y la quinta legisladora electa por la lista de Juan Schiaretti, pelearán esta vez desde sectores distintos, más bien, absolutamente antagónicos. Avilés y Mariana Caserio compañeros en la boleta provincial, en los comicios locales se encuentran parados en veredas opuestas.
Aunque desde el Panal repiten que la alianza tejida con el vecinalista, entre otros sectores, regía sólo para la órbita provincial, en el avilecismo no cayó nada bien que la hija del actual senador y presidente del PJ Córdoba, Carlos Caserio, saliera a jugar en el terreno local.
La también titular del PJ de Punilla armó un frente electoral con el que pretende disputarle el poder al “heredero” de Avilés.
Sin embargo, aunque desde su sector aseguren que son la opción peronista que apoya el Centro Cívico, la realidad es que hay un derrame de dirigentes justicialistas que encontraron refugio también en otras listas. Por caso, dentro del PJ, el reconocido gremialista Carlos Orso, decidió bajar su candidatura para sumarse a las filas de Avilés y apoyar la postulación de Gómez Gesteira. Carlos Paz Unido sumó las voluntades también de los dirigentes de extracción justicialista como Enrique López Amaya y Tito Acevedo.
Pero la rotación de justicialistas no queda allí. El frente Capaz, que lidera el radical Carlos Felpeto, cuenta entre los suyos, con peronistas disidentes como Blanca Pérez, ex concejala del PJ, y Libia Smania de extracción justicialista.
La lista que encabeza Víctor Curvino, que en el 2015 fue en alianza con el peronismo, también acogió para esta elección a varios dirigentes del peronismo local.
Sin embargo, vale decir que el salto de una vereda a otra para conformar las nuevas alianzas no es patrimonio exclusivo de los peronistas. La implosión provincial de Cambiemos dejó heridos y eso se ve reflejado en las listas. También hay atomización importante de los radicales.



Dejar respuesta