UCR defiende su último reducto en Río Tercero

Los radicales confían en retener la última ciudad grande que les queda. El domingo se votan las PASO.

Por Alejandro Moreno
[email protected]

Las PASO de Río Tercero parecen útiles solo para los radicales, que irán este domingo a las urnas con tres listas municipales. Río Tercero es la última ciudad importante que queda en manos de la UCR, después de la derrota en la capital provincial, y entre los radicales hay muchas ilusiones de que podrán mantenerla.
Las esperanzas del radicalismo se apoyan sobre dos pilares fundamentales: 1) los tres candidatos del partido compiten bajo el paraguas de las PASO, por lo que superada esa instancia podrán conservar la unidad; 2) el peronismo dividió su oferta con un candidato oficial y varias fugas.
La elección del 12 de mayo en esa ciudad arrojó un contundente triunfo del peronista Juan Schiaretti con el 62 por ciento de los votos. Sin embargo, el análisis que hace el oficialismo es que para la elección municipal los riotercerenses tendrán en cuenta la gestión local. El intendente Alberto Martino, radical, jugó para Schiaretti, lo que explica el engorde de las cifras de la coalición Hacemos por Córdoba y justifica los argumentos de la UCR. El 12 a la noche, Martino dijo que “en Río Tercero ganan los nombres y no los partidos políticos, y eso ha quedado muy claro desde ha ya muchos años; la gente valora las gestiones de gobierno y también la experiencia y los nombres de cada uno de los candidatos”. Nada de arrastre ni de influjo provincial, entonces.
Los candidatos radicales a la Intendencia son tres: el secretario de Obras Públicas, Marcos Ferrer, la presidenta del Concejo Deliberante, Luisa Luconi, y el secretario de Juzgado de Faltas, Juan Bonzano. Según las especulaciones preelectorales, el favorito es Ferrer, quien cerró una alianza partidaria con Luis Brouwer de Koning, y lleva a la hija de éste, Gabriela, como primera candidata a concejal.
En el peronismo la situación aparece a priori como más complicada, aunque en las unidades básicas de Río Tercero no pierden la fe. El candidato a intendente de Hacemos por Córdoba (coalición a la que el PJ agregó vecinalistas) es José López, el padre de “Pechito”, el famoso automovilista.
El enorme brazo de Hacemos por Córdoba no alcanzó a justicialistas disidentes, que restarán a López en las elecciones. Alejandro Schwander irá por Compromiso Federal, otro dirigente de origen peronista; Ezequiel Gaiazzi, es el candidato de Encuentro Vecinal Córdoba, el partido que tiene como referente provincial a Aurelio García Elorrio; PAIS, donde confluyen mayoritariamente peronistas, lleva a Antonio Bernabé; y el Frente Todos por Río Tercero logró incorporar justicialistas, aunque el grueso de su oferta sean dirigentes del Frente Cívico y del PRO.
El último candidato de la grilla del domingo es el del Partido Humanista, Cristian Primo.
De los nueve candidatos a intendente solo tres (Schwander, Gaiazzi y Primo) se inscribieron, al mismo tiempo, para encabezar las listas de concejales, por lo que la mayoría apostará a todo o nada.

Hacia octubre
Las elecciones generales serán en octubre (con boleta única, al igual que en las PASO del domingo). Hasta entonces, el desafío, más allá del primer resultado, será para los radicales evitar que las listas perdedoras en las PASO carezcan de motivación para trabajar por el ganador; y para los peronistas, trabajar por reunir detrás de López los votantes que podrían apostar a las otras opciones peronistas.
En el caso de la UCR, habrá otra consecuencia más urgente. En caso de ganar, los radicales de Río Tercero golpearán con fuerza la puerta de la Casa capitalina, adonde ya se comienzan a barajar nombres para la lista de candidatos a diputados nacionales. Después de todo, tendrán una victoria para exhibir, atributo del que carecen los principales referentes provinciales.

 

Alfonsinistas también pidan una banca



Lanzada la carrera por la lista de candidatos a diputados nacionales, el núcleo Identidad Radical, que tiene como principales referentes a Dante Rossi, Carlos Becerra y Martín Lucas, reclamó un lugar expectable.
Trascendió que los alfonsinistas consideran que merecen un espacio entre los primeros cuatro como efecto de la elección que logró Rossi en las PASO contra Héctor Baldassi en 2017. En caso contrario, amagan con ir de nuevo a una primaria.
La pelea por los espacios será muy dura en el radicalismo cordobés, porque la UCR renueva dos bancas y en Cambiemos no hay expectativas razonables más allá de los cuatro primeros lugares de la lista de candidatos a diputados nacionales.
Esta discusión será intensa durante veinte días.



Dejar respuesta