Socialistas cordobeses advierten: vamos con la lista de Lavagna

Los socios locales de Schiaretti dicen que, en un escenario de dos candidatos “del medio”, militarán por el ex economista y sus diputados Pero creen que la alianza provincial de Hacemos por Córdoba no peligra.



Por Bettina Marengo

El PJ provincial confía en que todos los integrantes de Hacemos por Córdoba trabajen para la lista de los candidatos a diputados que impulse el gobernador Juan Schiaretti. En marzo pasado, el oficialismo relanzó la coalición que gobierna desde 1999 con incorporación de nuevos socios del sector “progre”, el Partido Socialista y el GEN. La estrategia apuntaba no sólo a una renovación provincial sino al posterior armado nacional del peronismo federal con Roberto Lavagna, el candidato presidencial de los nuevos aliados. Por ese acuerdo, socialistas y margaritos ubicaron candidatos en la lista sábana para la Unicameral, que ahora son legisladores electos.
Pero pasaron cosas. Si las indefiniciones en la avenida del medio se profundizan y la novela electoral del año termina con dos candidatos presidenciales, por un lado Alternativa Federal y por otro Lavagna con Consenso 19, el socialismo cordobés ya aclaró que militará y trabajará en la campaña del economista, del que dicen mantendrá sus aspiraciones, y por su lista de candidatos al Congreso. El GEN espera señales de su referente, Margarita Stolbizer, en el mismo sentido.
Para Schiaretti, la lista de diputados es prioridad número uno. Aunque no lo dirán en voz alta, en el PJ provincial entienden que a Alternativa Federal (lo que termine siendo) no le dan los números para llegar al ballotage, y menos aún para ganar la presidencia en primera vuelta electoral. Pero el gobernador provincial necesita la lista “alternativa” para colgar a sus diputados nacionales. Quiere mejorar la módica cosecha que hizo el PJ Córdoba en 2015, cuando obtuvo dos bancas para la Cámara baja, porque la fuerza de negociación en el Congreso será clave para la futura gestión provincial, en términos de gobernabilidad y de finanzas.
Matías Chamorro, el presidente del PS Córdoba, suele decir que no está preocupado por la posibilidad de que su partido quede “cruzado” con los intereses nacionales de Schiaretti. Pero que él está alineado al gobernador santafesino Miguel Lifchifz, referente nacional del socialismo, y ese espacio está con Lavagna.
El problema de inicio para un acuerdo entre AF y Consenso 19, al margen de las especulaciones de Sergio Massa que al cierre de esta nota se ventilaban en el congreso del Frente Renovador, son las PASO. “Schiaretti y los alternativos se mantienen firmes en la posición de que todos los precandidatos presidenciales van a primarias, que es justamente lo que quiere evitar Lavagna. Pero para las listas de diputados no quieren PASO, ahí hay una sola lista por provincia. Podríamos hacer una gran PASO para todos, incluidos los candidatos a diputados”, desafió una fuente lavagnista que habló con Alfil. Una posibilidad que el peronismo cordobés no evalúa ni remotamente: las listas de Córdoba la armará Schiaretti con dirigentes que le aseguren representación de sus intereses. Eso fue parte de lo primero que se habló con todos los dirigentes, dicen en Hacemos por Córdoba.
Ni el socialismo ni el GEN ven un escenario de ruptura con el PJ Córdoba, aún militando a los candidatos parlamentarios de Lavagna (quien ganó las elecciones presidenciales en Córdoba en 2007, en una fórmula del radicalismo donde el candidato a vicepresidente fue el actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales). Sin embargo, en el Centro Cívico cuentan con estos partidos como miembros de Hacemos por Córdoba y descartan que no jugarán en contra de la boleta que impulse Schiaretti.
Una eventual crisis entre socios grandes y chicos no tendría consecuencias operativas en los números del oficialismo en la Legislatura que se conformará el 10 de diciembre próximo. Hacemos por Córdoba obtuvo 51 bancas en las elecciones del pasado 12 de mayo, es decir que, además de mayoría propia, maneja los dos tercios (47 legisladores) que requiere la sanción de algunas leyes impositivas o de reforma constitucional. En la hipótesis de un rancho aparte de Consenso 19, HPC perdería dos bancas pero ninguna de las mayorías. En cambio, los nuevos socios sí podrían quedar al margen de los lugares en el Ejecutivo provincial y en el Departamento Ejecutivo Municipal que prometió Schiaretti al inicio de la campaña provincial.



Dejar respuesta