Massa pide PASO ampliada y tambalea AF (Schiaretti, de receso)

El congreso del Frente Renovador habilitó al tigrense para iniciar conversaciones con el kirchnerismo. Juan Manuel Urtubey, socio del PJ Federal, respondió: “Ni Macri ni Cristina. Hay Alternativa en la Argentina”.

Por Yanina Soria
[email protected]

Sergio Massa movió ayer y alteró al ecosistema peronista nacional. Tras lo resuelto en el congreso nacional del Frente Renovador, el kirchnerismo en su intento reversionado con Alberto Fernández a la cabeza de la fórmula presidencial, se entusiasmó. En cambio, en Alternativa Federal (AF) se encendieron las luces de alerta y las molestias con el cuarto socio fundador del espacio, se hacen cada vez menos disimulables. En el encuentro que reunió a unos 800 congresales de todo el país y que tuvo lugar ayer en Capital Federal, quedó ratifi cada la precandidatura presidencial de Massa y la necesidad de construir una “coalición opositora amplia, plural y federal para competir y ganar en las próximas elecciones”.

El documento aprobado por el Frente Renovador consta de siete puntos, entre los cuales, además de adoptar una posición crítica contra la administración nacional, se le da manos libres al tigrense para conversar y negociar con cualquier otra fuerza opositora que se proponga vencer al macrismo en las urnas. Y aunque no lo menciona explícitamente, Massa quedó habilitado para arrimarse al cristinismo; una premisa no negociable por parte del PJ Federal del que, por ahora, Massa sigue formando parte junto a Schairetti, Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto. Solo basta rebobinar algunas horas de esta semana y situarse en el martes pasado cuando el grupo de los cuatro se reunió en Córdoba, en el Panal, con el gobernador Juan Schiaretti como anfitrión. Allí avanzaron en el armado del esquema político que pretende, justamente, ser una tercera vía: ni cristinismo, ni macrismo, candidato propio, dijo Urtubey quien ofició de vocero grupal. Ahora, con este nuevo paso dado por Massa las reglas de juego ya no parecen estar tan claras dentro de AF donde, a rigor de verdad, no imaginan un proyecto político sustentable y competitivo sino es con el tigrense adentro.

El líder del Frente Renovador es un hombre con cierto peso político en Buenos Aires, provincia clave en la torta electoral del país. La carta blanca otorgada por el Frente Renovador a su jefe político para encarar las conversaciones necesarias para la ampliación de un frente opositor, coincide justo con el inicio de unas vacaciones del cordobés. Schiaretti, el principal arquitecto político de AF, anunció días atrás que se tomará una licencia de diez días y que, por ende, estará fuera del armado fino. Es más, el gobernador peronista con mayor peso territorial, antes de partir dejó en claro que con las bases y condiciones de juego ya fijadas dentro del PJ Federal, ahora son los precandidatos presidenciales quienes deben agarrar el timón del barco. Y por si quedaban dudas respecto a su intención demostrar que su tarea dentro del nuevo polo ya está cumplida, agregó que los cordobeses lo eligieron para gobernar la provincia y que eso hará cuando regrese de su descanso. Estas últimas declaraciones públicas terminaron de subir la espuma dentro del massismo donde además de considerar una mala señal que Schiaretti se ausente en las horas claves previas al cierre de las alianzas, por lo bajo, ya habían objetado la foto entre el jefe provincial y el presidente Mauricio Macri. Tampoco les cayó bien que en la previa a la reunión de los cuatro en Córdoba de la semana pasada, el anfitrión que dice que no se inclinará por ningún precandidato, compartiera una jornada con Urtubey. Desde el massismo leyeron ese gesto como una especie de bendición al salteño. Ayer, el primero en reaccionar frente a lo sucedido en Parque Norte fue justamente el gobernador Urtubey. “La Argentina no se resuelve con operaciones de prensa ni en redes sociales. Se resuelve laburando con todos los argentinos detrás de un proyecto común. No es novedad lo que pasa hoy. Así como le pasó a nuestro General Güemes y sus gauchos, mientras aquí daban la vida por la patria, en Buenos Aires se la pasaban de cabildeos y negociaciones. Lo único que nos piden los humildes de la patria es que no dejemos las convicciones para transformar la Argentina en un país libre, justo y solidario”, dijo ayer el precandidato presidencial de AF.



Puerta abierta

Tras el congreso del Frente Renovador, el kirchnerismo cree que finalmente podrá contar con Massa quien, durante su discurso de ayer, se cuidó para no hablar de unidad y sí en cambio prefirió referirse a la necesidad de “una coalición opositora que pueda ganarle a Macri y ser alternativa de gobierno”. Eso significa que el tigrense no está dispuesto a quedar sometido tras los pasos de Unidad Ciudadana sino que apunta a la conformación de una alianza más grande pero en condiciones de igualdad: una PASO ampliada, por ejemplo. Justamente, el punto 6 del documento aprobado ayer se refiere a la oposición divida: “Que la fragmentación de la oposición le beneficia únicamente a Macri y que, por lo tanto, contribuye a su posible reelección. Que la actual geometría de la oposición es insuficiente para garantizar la victoria y conseguir que Argentina tenga un nuevo gobierno en diciembre”.



Dejar respuesta