Suba del boleto: Mestre decide y… ¿PJ mira a otro lado?

Las empresas de transporte solicitaron esta semana un aumento del 27,6 por ciento en el boleto urbano, y es facultad del intendente otorgarlo aún sin participación del Concejo Deliberante.

Por Felipe Osman

Tras la estrepitosa caída sufrida por las dos boletas en que se dividió Cambiemos el 12-M, con Córdoba Cambia y la UCR cosechando en distintas canastas, se abrió para Juntos por Córdoba una larga transición. Después de ocho años al frente del Palacio 6 de Julio el mestrismo deberá abandonar la gestión del municipio y entregarla al peronismo, y aunque ambas partes han dado señas de que contribuirán para que esa transición sea pacífica y ordenada, ya pueden entreverse posibles frentes de conflicto entre la actual administración y la entrante.
En primer lugar surgieron reproches del peronismo hacia el oficialismo municipal por el llamado a concursos para completar cargos en el organigrama del municipio. Ante ello, la bancada de Hacemos por Córdoba pidió que tales concursos sean realizados sólo después de que entre en funcionamiento la Comisión de Transición que prevé la ordenanza Nº 12.523, órgano integrado por funcionarios de la administración saliente y representantes de las autoridades electas con el fin de fiscalizar las cuentas municipales y presentar a las nuevas autoridades el funcionamiento de cada repartición.
Luego la bancada justicialista también se opuso a un proyecto del bloque Vamos –respaldado por Juntos por Córdoba- para introducir modificaciones en el marco regulatorio del servicio de recolección de residuos. Los concejales PJ entienden que no deben hacerse modificaciones que puedan generar en un aumento en el costo del servicio.
Ahora toma estado público que la Fetap, ente federativo de los empresarios de trasporte de pasajeros de Córdoba, ha solicitado a la Municipalidad un aumento del boleto superior al 27 por ciento, que llevaría la tarifa ordinaria arriba de los 30 pesos. ¿Qué reacción cabe esperar de parte del PJ a esto?
En rigor, el intendente puede actualizar el precio del boleto sin necesidad de que el asunto sea tratado por el Concejo Deliberante y, por lo tanto, sin que los ediles de la oposición se vean en la (incomoda) situación de tener que pronunciarse sobre el aumento. Esta facultad le fue concedida a Mestre en noviembre de 2018, cuando el oficialismo sancionó la ordenanza Nº 12.848 que permite el jefe comunal retocar la tarifa del transporte urbano cuando el precio del combustible, el costo laboral o los subsidios sufran modificaciones que superen el 3 por ciento en un cuatrimestre.

Ordenanza
El articulo que habilita a Mestre a aumentar el boleto sin participación del Concejo.

Esto no significa, sin embargo, que la bancada justicialista no pueda pronunciarse en contra del aumento del boleto, realizar pedidos de informes al Departamento Ejecutivo u ofrecer declaraciones cuestionando la suba. Pero ¿lo hará?
El asunto es complicado. Llevar adelante un reajuste de la tarifa es, por supuesto, una medida impopular y cuestionarla, por lo tanto, es redituable en términos políticos. Ahora bien, si una medida impopular debe tomarse ¿no conviene a Hacemos por Córdoba que sea la gestión saliente la quién tome?
Trascartón, el justicialismo cuenta con una coartada perfecta para no tomar postura frente al aumento del boleto: la decisión recae únicamente en Mestre porque una ordenanza votada por el oficialismo lo facultó para ello.
Así las cosas cabe esperar cierta pasividad de la oposición frente al pedido de Fetap. Y al margen de que alguna resistencia testimonial pueda ensayarse, no parece probable que el asunto vaya a tener la repercusión que seguramente tendría si el ciclo del actual oficialismo municipal estuviera apenas promediando.



Dejar respuesta