Llaryora no disputará liderazgo del PJ Capital

Se dispone a gobernar sólo con el poder institucional que le confiere el cargo de máxima autoridad del Ejecutivo municipal, resignando la construcción desde el territorio.

Por Yanina Soria
[email protected]

Cerrada ya la fase electoral en el principal distrito de Córdoba y después del alto nivel de excitación que produjo el batacazo en la Capital, la orden dentro del peronismo fue retomar la actividad de gestión y mostrar el mismo ritmo de trabajo que se exhibió mientras corrieron los tiempos proselitistas.
La transición hasta el cambio de mando en la Municipalidad de Córdoba es larguísima por lo Hacemos por Córdoba busca evitar que la figura del intendente electo, Martín Llaryora, se desgaste antes de tiempo.
Por eso, aunque mucho se hable y se especule dentro y fuera del peronismo, la realidad es que por ahora, no hay nada cerrado respecto a quiénes será los hombres y mujeres que formarán parte del próximo gabinete, más allá de algunas consideraciones generales sobre la línea de gobierno que pretende impulsar el flamante jefe comunal y que ya dejaron trascender desde su entorno.
Sin embargo, en ese mar de indefiniciones aparece con mucha claridad una certeza que, hacia adentro del partido, lleva alivio: Llaryora no se meterá en la interna del PJ Capital ni peleará por el liderazgo de esa estructura.
La decisión es no pisar el terreno que en la práctica hoy maneja la diputada Alejandra Vigo. La ex secretaria de Equidad provincial tuvo mucho que ver con el triunfo capitalino ya que fue la hacedora y supervisora del esquema de trabajo diagramado en la ciudad durante la campaña.
Desde el entorno del vicegobernador en uso de licencia aseguran que el intendente no tiene interés ni tiempo para inmiscuirse en la interna peronista de la ciudad, ni mucho menos para pelear por su conducción. Ese objetivo no está entre sus planes políticos.
Lo que de inmediato permite inferir, aunque no lo admitan así públicamente, que la estadía de Llaryora en el Palacio 6 de Julio tiene fecha de vencimiento: 10 de diciembre del 2023. Para entonces, seguramente, el sanfrancisqueño estará listo para competir en la liga mayor pero ya dentro del PJ Córdoba.
Esta especie de garantía anticipada de una sana convivencia con el PJ Capital sugiere una particular reflexión. Sería quizá la primera vez que un intendente se dispone a gobernar sólo con el poder institucional que le confiere el cargo de máxima autoridad del Ejecutivo municipal, resignando la construcción del poder desde el territorio. Aquí no se cumplirá eso de que el peronista que gobierna será además el líder político del justicialismo capitalino.
Una renuncia por lo menos llamativa teniendo en cuenta las apetencias naturales de cualquier intendente que, se supone, además de gobernar pretende edificar una base sólida política. Más aún en el caso del peronismo que logró después de décadas, dar el batacazo y desbancar al radicalismo. De hecho, unas de las razones por las que Olga Riutort no terminó pasando el filtro del PJ Capital fue porque muchos entendían que, con ella en el poder municipal, la disputa por la conducción territorial sería muy fuerte.
Sin embargo, hay quienes dentro del PJ Capital no tienen una versión tan benévola del asunto: señalan que aunque quisiera Llayora por ahora no cuenta con dirigentes propios en ese órgano capitalino y admiten que la conducción de hecho de Vigo quedó revalidada tras el triunfo del 12-M.
Desde sus filas aseguran que el esquema por circuitos y coordinadores por seccionales diagramado, sumado a la articulación con sectores intermedios como instituciones y organizaciones de la economía popular, funcionó muy bien y que ese engranaje quedó muy bien aceitado pos comicios municipales.
Se descuenta que el llaryorismo pondrá algunos de sus hombres o mujeres dentro de la estructura pero será, más que nada, para estar al tanto de las actividades políticas que impulse el PJ Capital. Durante los años que vengan, ese órgano político tendrá un rol preponderante porque además de “prestarle” su estructura territorial al intendente, posiblemente será una de las usinas donde se “cocinen” quienes pretenden acomodarse en la primera la línea de largada para la renovación que se viene.



Dejar respuesta