Sin expectativa con el PJ, los K esperan definiciones de Alberto

La dirigencia kirchnerista cordobesa busca rearmarse para las PASO.  Aguardan directivas de Buenos Aires y suponen que el candidato a presidente tendrá injerencia en el armado de las listas legislativas y en los nombres de los candidatos del distrito.

Por Bettina Marengo

Los movimientos en el kirchnerismo nacional están suspendidos hasta que pase la audiencia en Comodoro Py donde la ex presidenta Cristina Kirchner se sentará en carácter de imputada en la causa por supuestas irregularidades en la obra pública. Al otro día será la cumbre de Alternativa Federal convocada por el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti (aunque en el PJ Córdoba afirman que el apurado en juntarse fue Sergio Masa). La reunión se realizará en Capital Federal y en principio no estarían invitados los gobernadores, un poco para respetar sus procesos electorales en sus provincias y otro poco porque no hay certeza de cuántos irían.
Hasta que no sucedan esos dos acontecimientos no habrá directivas formales para el kirchnerismo de Córdoba y los pasos a seguir en el calendario electoral inmediato. Sin embargo,  hay movidas, reacomodos y toma de posiciones. Todos entienden que el Instituto Patria considera “delicado” el distrito Córdoba. No sólo por los números de los posibles votos, sino por el manoseo al que fue sometido el espacio (bajada de lista, etc.) y por sus dificultades internas.
Las expectativas sobre un Schiaretti promoviendo la unificación del PJ en articulación con Cristina y Alberto Fernández se han diluido a estas horas. Ayer, el gobernador mediterráneo insistió con que Alternativa Federal tendrá fórmula propia. De hecho, una fuente  importante del PJ provincial que habló con Alfil dijo que Córdoba “estará con los federales o nada”. Un dirigente de Cambiemos nacional que habló con este diario consideró que el PJ no K presentará candidato presidencial incluso sin Sergio Massa. Massa es una carta central para los federales, ya que es el único que tiene estructura bonaerense propia (donde reside el 40% del electorado), un bloque importante en Diputados y capacidad para nacionalizarse. Roberto Lavagna, el otro precandidato del espacio, carece de todo eso.
Mientras, el calendario electoral sigue corriendo y el 12 de junio hay una fecha clave: ese día vence el plazo para anotar en las juntas electorales las alianzas que competirán en las elecciones PASO, mientras que el 22 es la fecha límite para inscribir las candidaturas.
Antes de que bajen las órdenes del Instituto Patria, la Mesa Provincial del Consejo de Organizaciones de Unidad Ciudadana Córdoba, emitió un documento donde anunció su adhesión a la fórmula de Los Fernández y adelantó el inicio de la “campaña de fiscalización” para la fórmula K.
Asimismo, la organización K ratificó su distancia con Schiaretti y, a diferencia de lo que sostuvieron la diputada nacional Gabriela Estevez y el legislador Martín Fresneda, evaluó que los votos K no fueron para el gobernador provincial en las elecciones del 12 de mayo. Además, convocó a un encuentro de Unidad Ciudadana para el 15 de junio “con o sin los partidos y con o sin los representantes legislativos”, aclararon sus referentes.
Con más desconfianza interna que nunca, el kirchnerismo cordobés se prepara para las nueva fecha electoral. Las partidas se dividen entre los que consideran que habrá PASO en Córdoba para las listas de candidatos a diputados nacionales, porque entienden que si Daniel Scioli mantiene su precandidatura presidencial pondrá su gente en la provincia, a aquellos que aseguran que no hay margen para la disputa interna y que la única lista de legisladores será la de la dupla Fernández-Fernández.
Lo que todos admiten es que falta escuchar la voz del nuevo jugador Alberto F (nada menos que el candidato a presidente que puso CFK), quien seguramente va a tallar en el armado cordobés, por necesidad propia y por las características del distrito. “Esto quiere decir que los candidatos de Cristina y de Máximo Kirchner, si los tuvieran, pueden no ser los candidatos de Alberto Fernández”, alertó con criterio una fuente a Alfil. Hasta ahora, la única dirigente que se mostró como candidata de Unidad Ciudadana es Estévez, que tiene el hándicap de ser la jefa de La Cámpora en Córdoba y que por lo tanto mantiene línea directa con Máximo.
Pero Alberto F puede traer nuevas alianzas y otros compromisos a Córdoba, advierten dirigentes del espacio, y aclaran que hasta las nomenclaturas electorales pueden variar. Suenan nombres que van desde Tomás Méndez, quien ya dijo que quiere ser candidato al Congreso, pero no por qué espacio, a Eduardo Di Cola, Fresneda y Franco Saillén, entre otros (algunos recientes regresados al PJ).
Los cuatro partidos que integran el kirchnerismo cordobés (los que firman las alianzas), actualmente son el Frente Grande, Partido de la Victoria, Nuevo Encuentro y Solidario. Todos están revisando sus cuestiones legales para las PASO del 11 de agosto. El Partido de la Victoria, por ejemplo, renueva autoridades esta semana. Por ahora no hay designado un responsable de la estructura jurídica-electoral que organice el proceso, como lo fue Martín Fresneda en los comicios del 2015, y todos esperan que entre hoy y mañana el diputado Wado de Pedro, mano derecha de Máximo, comience a direccionar las formalidades.

A por los intendentes
Como ya lo indicó este diario la semana pasada, La Cámpora irá por los intendentes peronistas, kirchneristas y aliados, a quienes les recordarán los peligros de quedarse en el “andarivel del medio”. “No van a cometer el mismo error que en 2015”, se esperanzó un referente que trabaja junto a Estévez, en alusión a la opción por la “tercera vía” de UNA (Frente Renovador con José Manuel de la Sota), que terminó facilitando el triunfo de Cambiemos. La diputada nacional ya comenzó a operar con los referentes territoriales para que en octubre trabajen por la lista del peronismo kirchnerista y no por Alternativa Federal. “Ninguno olvida cómo estaba con Cristina y cómo están ahora”, mencionó. El fin de semana comenzó otra vez la campaña, por ahora con reuniones con jefes jefes comunales y referentes políticos del departamento Unión.



1 Comentario

  1. ¡Es el colmo del manoseo lo que tienen que sufrir los «militantes K» de Córdoba. Cada vez queda mas clara la decisión de Carolina Scotto de renunciar a la Cámara de Diputados y volver a Córdoba, calladita.
    ¿No debiera advertir por sensibilidad, de que las cosas no son como la pintan? Una cosa sería el «proyecto» y otra el cruel personalismo de Cristina que a dedo toma decisiones caprichosas.
    ¿Cuántos sapos mas habrá que tragarse?
    Ahora esperar a….¡ALBERTO FERNANDEZ!,. es el colmo. ¿Malena Massa será el próximo paso?

Dejar respuesta