Juri se encaminaba a un cómodo triunfo en la UNC

El rector mantuvo intacta su estructura de alianzas que lo llevó a ganar el cargo en abril de 2016, que incluso la acrecentó.



Por Gabriel Osman

Hugo Juri se encaminaba esta madrugada hacia un amplio triunfo en la UNC, lo que lo colocaría por tercera vez en el máximo cargo de gobierno de la casa de Trejo y Sanabria. Los comicios se cerraron a las 20 pero las primeras señales de los resultados comenzaron a conocerse a las 22.00. Las dificultades del escrutinio se deben al sistema electoral que – para los cargos de rector y vicerrector- se estrenó ayer: ponderación de votos por claustros, cuatro en total, que determina que los docentes se lleven en 49% de la representación, los estudiantes el 34,5%, los egresados el 9% y los no docentes el 7,5%.
Las primeras estimaciones le daban a la fórmula oficialista, integrada por Juri y Pedro Yanzi Ferreira, un porcentaje total superior al 50%. Las normas electorales de la UNC establecen que con superar uno de los candidatos el 40% ya no es necesario el balotaje.
Varios factores fueron determinantes en esta cómoda reelección de Juri:
• En primer lugar, su gestión sin sobresaltos que, cuando se presentaron, fueron resueltos sin sobresaltos y solvencia por el propio Juri o cuando Yanzi Ferreira, en ausencia del rector, debió enfrentar problemas, como la larga toma del Pabellón Argentina por grupos de ultra izquierda.
• El rector mantuvo intacta su estructura de alianzas que lo llevó a ganar el cargo en abril de 2016, que incluso la acrecentó. No por la adhesión de Facultades de la oposición sino por la ascendencia lograda entre los electores en general, que en un sistema de voto directo no son cautivos de las roscas que se tejían mediante el sistema de virtual colegio electoral que era la Asamblea Universitaria. Entonces, 285 asambleístas imponían sus acuerdos a un universo electoral estimado en 250 mil personas.
• Esa estructura de alianzas incluye a las cinco principales Facultades, notablemente superiores en cantidad de electores en los cuatros claustros a las demás. Estas son Médicas, Derecho, Económicas, Ingeniería y Arquitectura, sin contar otras unidades académicas del oficialismo como Agronomía, con un decano de prestigio en la UNC como Marcelo Conrero, y en menor medida Lenguas y Odontología.
• Juri y Yanzi Ferreira son dos veteranos de las disputas electorales universitarias que entienden a la perfección el juego, sin dejarse perturbar por novedades tecnológicas, útiles en la política de masas, pero menos eficaces en el acotado circuito de las cien hectáreas de la Ciudad Universitaria, donde todos más o menos a diario, se ven las caras.
• Tampoco el oficialismo apeló a golpes de efectos o a formatos “políticamente correctos”, como sí lo hizo la oposición, colocando en la fórmula del kirchnerismo a un académico de prestigio como Gustavo Chiabrando pero llevando como compañera de fórmula a Ana Falú, una activista de las políticas de género.
• Finalmente, la agrupación estudiantil Franja Morada funcionó como un relojito. Los estudiantes radicales demostraron que pueden darle cátedra a la UCR, en especial considerando el triste espectáculo que dio el 12 de mayo. Los franjistas han exhibido, más de una vez, tener la disposición suficiente como para saber digerirse sin parpadear a un candidato como Yanzi Ferreira, eterno adversario de los morados en la Facultad de Derecho. También en coincidir en la votación con la agrupación del peronismo estudiantil, con libreto bajado desde El Panal de votar a Juri.
Hoy se conocerán los resultados precisos y la ubicación de las dos fórmulas que desafiaron al oficialismo, Chiabrando-Falú (kirchnerismo) y Patricia Altamirano-Jorge Martínez. También los niveles de participación -que podría ser récord en el tramo estudiantil- y la elección de autoridades en los centros de estudiantes.



Dejar respuesta