Municipalidad: debutará este año la ordenanza de transición

Juntos por Córdoba aprobó, en 2016, una ordenanza que prevé la conformación de una Comisión de Transición compuesta por la gestión saliente y la venidera.



Por Felipe Osman

El actual oficialismo municipal sancionó en 2016 una ordenanza para estructurar los procesos de transición. Es decir, para hacer del paso de mando un proceso ordenado, permitiendo a los cuadros técnicos del intendente electo conocer a fondo y de primera mano el estado de las cuentas y demás asuntos municipales.
Para lograrlo, la normativa ideó la creación de una Comisión de Transición, integrada por diez miembros. Cinco de ellos serán designados por el intendente en funciones y no podrán revestir un cargo menor al de subsecretarios. Los otros cinco, por su parte, serán elegidos por el intendente electo; se presume, de entre aquellos que pasen luego a integrar su gabinete.
El órgano, a su vez, será constituido a instancias del intendente en funciones, que deberá instar a su conformación mediante un decreto dictado en los diez días hábiles siguientes a la proclamación de las autoridades electas por parte de la Junta Electoral Municipal.
Esta herramienta, creada por la ordenanza 12.523, resulta cuanto menos interesante, ya que en otro de sus artículos prevé además algunos condicionamientos para que el intendente en funciones realice contrataciones o toma de personal durante los últimos compases de su gestión, condicionando gravemente la administración venidera.
No es necesario llegar demasiado lejos para encontrar ejemplos de este modus operandi. Téngase presente el caso de Luis Juez, que terminó su administración del Palacio 6 de Julio dejándole a su aún entonces amigo, Daniel Giacomino, cientos de contratados a los que este debió, por fuerza de ley, incorporar a la planta permanente.
Algo muy similar a lo que sucedió casi en simultaneo, en 2007, con la transición del mando de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que pasó de ser gestionada por Jorge Telerman a la primera administración del actual presidente, Mauricio Macri.
Para evitar estas (des)conductas de algunos políticos “en retirada”, el artículo 10 de la ordenanza en cuestión establece: “Dispóngase que para el tiempo que medie entre el día de la elección de las nuevas autoridades y la asunción de las mismas, se deberá contar con autorización del Concejo Deliberante para producir ingreso de personal en la planta permanente en la Administración Pública Municipal y/o otorgar beneficios al personal municipal que signifiquen un incremento en el gasto municipal, y realizar contrataciones de obras y de servicios que superen las 35 unidades económicas de contratación que establece anualmente la ordenanza Presupuestaria. En caso de que el intendente en funciones y el electo sean la misma persona, no resultará operativo lo dispuestos en el presente artículo.”
Cabe destacar que la iniciativa que limita las facultades de Ramón Mestre para los últimos meses de su gestión fue propuesta e impulsada por el mismo oficialismo, concretamente por el presidente del bloque Juntos por Córdoba, Lucas Balian, y el presidente de la Comisión de Legislación General, Lucas Cavallo.

Oposición
La oposición, por su parte, si bien pondera el valor de la ordenanza, pretende subsanar lo que a su entender es una carencia.
Desde Hacemos por Córdoba, los concejales Santiago Gómez y Pablo Ovejeros pedirán en la sesión de hoy que se trate un proyecto de resolución para que el Ejecutivo realice el sorteo de más de 2000 licencias para taxis (600) y remis (1.500) que prevé el nuevo marco regulatorio de taxis y remis después de que la Comisión de Transición entre en funciones, para que esta pueda fiscalizar el procedimiento mediante el cual serán otorgadas.



Dejar respuesta