Año electoral con caída real de la coparticipación y en los ingresos

En un contexto inflacionario como el de Argentina, todas las jurisdicciones, con excepción de Buenos Aires y CABA, registraron una baja real en los fondos girados por la Nación.

En abril el monto recibido por las provincias en concepto de Coparticipación y Leyes Especiales alcanzó los $110.124 millones, presentando un crecimiento del 55% respecto al mismo mes de 2018; si se tiene en cuenta el efecto de la inflación la caída e de 0,8% en términos reales. Por el impacto de la recesión y de la inflación, los gobernadores tienen finanzas más estrechas en un año electoral donde, además, son más las presiones en términos de negociación salarial.
Desde enero de 2018 la coparticipación mensual contiene un envío por compensación a las provincias en un monto equivalente a la disminución efectiva de recursos resultante de la eliminación del artículo 104 de la Ley de Impuesto a las Ganancias y del destino de la recaudación total del Impuesto al Cheque a la Anses, de acuerdo al Consenso fiscal firmado entre las provincias y el Estado nacional.
Según un estudio del Iaraf, en abril la compensación enviada fue de $5.047 millones. Un aspecto no menor a tener en cuenta en el corriente año, es que la provincia de Buenos Aires comenzó a recibir envíos automáticos por compensación, de acuerdo a lo establecido en el pacto fiscal. Alcanzó los $3.233 millones, lo que equivale al 64% de la compensación del consolidado de provincias.
De hecho, sin la compensación a Buenos Aires, la coparticipación del conjunto de provincias habría registrado una caída real de 3,7%. Analizando los valores correspondientes al primer cuatrimestre de 2019, se aprecia que el consolidado provincial recibió $440.663 millones en concepto de coparticipación y leyes especiales. Dentro de estos envíos se encuentra la compensación fruto del consenso fiscal, que se ubicó en $21.416 millones.
El crecimiento registrado en los primeros cuatro meses del año fue de 47,4% en términos nominales, no obstante en términos reales la coparticipación cayó 3,5% interanual.
Con la lupa sobre cada provincia, CABA es la que mostró mayor incremento, con fondos 94,9% superiores que los que se enviaron hace un año. Esto sucedió como consecuencia del cambio de coeficiente, dado que en abril de 2018 su coparticipación comenzó a determinarse con el nuevo coeficiente de distribución (3,5%), menor al que tenía asignado (3,75%).
Este índice se estableció con vigencia desde el 1 de enero de 2018, por lo que el dato de abril del año pasado es bajo puesto que en dicho mes se retuvo la coparticipación extra que recibió durante el primer trimestre.
Le sigue Buenos Aires, con un crecimiento de 73,1% interanual. La razón de este importante aumento en la coparticipación está en los fondos automáticos por compensación (la compensación de abril niveló los $3.233 millones; sin estos recursos el alza interanual hubiera sido de 50,5%, en línea con el resto de las jurisdicciones).
En el resto de provincias la coparticipación mejoró entre 45% y 53,4% interanual. El crecimiento de La Pampa (53,4%), por encima de otras jurisdicciones, se relaciona con que comenzó a recibir recursos extra tras el fallo de la Corte Suprema de noviembre, por la distribución de los costos de autarquía de AFIP.
En el otro extremo, Córdoba, Santa Fe y San Luis registraron el menor crecimiento, debido a que no forman parte del esquema de restitución anual de tres puntos porcentuales de la precoparticipación del 15% de Anses.
El Iaraf indica que, en un contexto inflacionario como el de Argentina, todas las jurisdicciones, con excepción de Buenos Aires y CABA, registraron una caída en términos reales.
En el caso de Buenos Aires no se evidencian caídas de la coparticipación en términos reales durante todo el período analizado; CABA registró su primera caída en términos reales en abril de 2018, donde evidenció una baja real del 11,9% interanual. La razón estuvo en la mencionada corrección (parcial) del coeficiente de distribución, seguido de la devolución de los fondos extras que venía recibiendo desde enero de 2018 por el incumplimiento del pacto fiscal. En noviembre y diciembre de 2018 y hasta marzo hubo bajas; en abril experimentó un marcado crecimiento interanual, de 24,7% en términos reales.
Respecto al resto de provincias, en el análisis mes a mes, hay que recordar que el 2018 cerró con cuatro caídas en términos reales. El último dato de diciembre reveló una merma de 8,7% real. En lo que va de este año, continuó mostrando caídas en moneda constante, alcanzando en abril una merma de 5,2% en términos reales.



Dejar respuesta