Última parada: los ojos puestos en Cosquín, Oliva y Santa Rosa

En las tres ciudades tienen chances de retener el gobierno sus respectivos oficialismos. En Cosquín, un eventual triunfo de socialista Musso (partido que ahora integra Hacemos por Córdoba) será sentido como propio por el PJ. En Santa Rosa, un ex kirchnerista busca repetir mandato con la lista de Unión por Córdoba, en la última presentación del sello.

Por Bettina Marengo

Este domingo se realizarán las últimas elecciones municipales previas a la súper fecha del 12 de mayo. Quince días después, Córdoba, segundo distrito electoral del país después de la provincia de Buenos Aires, elegirá gobernador. Y la ciudad Capital, segunda ciudad más importante luego de Capital Federal, jugará una de las contiendas electorales más interesantes de los últimos años.
Las tres elecciones que más atención concitan son las Cosquín, ciudad cabecera del departamento Punilla; Oliva, cabecera del departamento Tercero Arriba y Santa Rosa, la ciudad más importante del departamento Calamuchita. También se vota en un puñado de localidades como Lucio V. Mansilla, Santa Eufemia, Villa Las Rosas, Bengolea, Villa del Prado, Comechingones (lista única de la Unión Cívica Radical), Colazo (lista única donde ganó el Vecinalismo).
Las expectativas son menores a nivel provincial que en el turno del pasado 14, cuando se votó en 119 ciudades y comunas cordobesas (más designación por lista única en otras 16). En esa ocasión, el peronismo ganó en 28 localidades y recuperó algunas ciudades emblemáticas que estaban en poder de radicales, vecinalistas o el PRO (como Río Primero o Capilla del Monte). Además de ser resultados muy significativos para el PJ, para la UCR implicó un retroceso real a nivel territorial. En ambos casos se abrieron lecturas de proyección al 12M, algo que difícilmente suceda con los resultados de pasado mañana.
En Santa Rosa se postula por cuarta vez el intendente Claudio Chavero, con chances para ser reelecto hasta 2023. Chavero se presenta con la lista de Unión por Córdoba, en su despedida como sello electoral del PJ. Creado por el PJ Córdoba en 1998 y vigente hasta el domingo próximo, el 12 de mayo lo reemplazará Hacemos por Córdoba, una alianza con socios nacionales.
Chavero viene del palo kirchnerista (de hecho en sus elecciones anteriores usó el sello del Frente para la Victoria) pero cultiva un perfil independiente. Estuvo lejos y cerca de Carlos Alessandri, el dirigente peronista que manejó históricamente el departamento, y hoy se mueve cómodo cerca de Schiaretti.
A diferencia de los comicios del 2015, esta vez el peronismo va dividido en Santa Rosa y el espacio K Unidad Ciudadana lleva la candidatura de Mirtha Albarracín.
Cambiemos se presenta con Ramón Ramírez para la intendencia. Al igual que UPC, Cambiemos Córdoba se despide a nivel provincial con esta elección, luego de que el frente entre el PRO, la UCR y el Frente Cívico se quebrara. Además, hay candidatos del FIT, el Movimiento de Acción Vecinal y del partido Unite por la Libertad y la Unidad.
En Oliva el resultado está abierto, aunque según sondeos locales, el oficialismo de “Juntos por Oliva” tiene ventaja. Javier Prenna, secretario de Gobierno de la Municipalidad, es el candidato del actual intendente Oscar Tamis. El intendente finaliza su tercera gestión y el domingo va como candidato a Convencional Constituyente para la elaboración de la Carta Orgánica de la ciudad, luego de intentar convertirse en el candidato a legislador departamental del Cambiemos que implosionó.
Tamis viene del Frente Cívico de Luis Juez pero actualmente es el presidente del Comupro, el ente de los intendentes del PRO. Juntos por Oliva no incluye a la UCR. El radicalismo tiene lista propia encabezada por el actual concejal Octavio Ibarra, en su tercer intento de gobernar la ciudad partida en dos por la vieja ruta 9 sur.
UPC lleva a Gustavo López, que viene del palo del delasotismo y del legislador por Tercero Arriba José Luis “Lichi” Scarlatto. La coalición Cívica de Elisa Carrió tiene su propio candidato en Oliva, el dirigente Carlos Actis Pozzo, el espacio ECO. El Vecinalismo, en tanto, lleva a Jorge Suárez.
En Cosquín se juega la elección más convocante de la fecha, por la cantidad de electores y por las características políticas del departamento Punilla, territorio del presidente del PJ Carlos Caserio. El actual intendente Gabriel Musso, socialista de origen, encabeza una lista junto a la UCR ligada al defensor del Pueblo Mario De Cara y a Libres del Sur (espacio que en la ciudad de Córdoba es aliado de la candidata a intendente Olga Riutort), con la que buscará su segundo mandato.
Como dirigente del Socialismo, Musso hoy integra el frente Hacemos por Córdoba que lidera Juan Schiaretti como candidato a gobernador, pero a nivel local el PJ tiene lista propia, que va en histórico número dos, que lleva a Raúl Cardinelli para intendencia. En el entorno de Musso afirmaron que Caserio decidió no levantar la lista de Cardinalli, que cuenta con apoyo de referentes kirchneristas que se han mostrado muy activos durante la campaña. El kichnerismo tiene una segunda oferta, enfrentada a los dirigentes de La Cámpora que respaldan a Cardinalli. Se trata de Fuerza Cosquín, espacio que va con un candidato del Partido Solidario, Lisandro Lícari.
Con el radicalismo aliado al Partido Socialista, el PRO va solo. Es decir, no hay alianza Cambiemos en Cosquín. En cualquier caso, un eventual triunfo de Musso será motivo de festejo en El Panal, que lo considera casi como propio.