Cambio de elecciones en Instituto, sin referentes políticos

Inspección de Personas Jurídicas no aprobó la intención del presidente Defagot de celebrar los comicios a fin de mayo, postergando el acto para el 30 de junio.

Por Federico Jelic

Panorama incierto en el mapa electoral de Instituto, o mejor dicho, confuso, de cara a las inminentes elecciones como indica el estatuto del club. El presidente Gastón Defagot, pronto a cumplir sus tres años de gestión, procuró adelantar los comicios, mejor dicho, darle más uniformidad a la entrega del poder en consonancia con los ejercicios contables obligatorios, y sufrió un revés jurídico, por lo que finalmente, los socios no elegirán nuevas autoridades en mayo, como estaba previsto.
A pesar de que se había anunciado al 26 de mayo como día clave en la democracia en la entidad de Alta Córdoba, Inspección de Personas Jurídicas no dio su conformidad final, por lo que los planes se retrotraen a la idea primigenia. Es decir, otra vez quedará un escaso de margen entre los escrutinios y el armado del nuevo plantel, como había intentado evitarse con la anterior designación de la fecha para ir a las urnas.
¿Qué pasó entre medio? Instituto también juega su partido económico-institucional. En las canchas, el equipo terminó en los últimos escalones, lejos del reducido final y con la ausencia de un proyecto deportivo acorde a las pretensiones asumidas y a la que el escudo, por historia, merece. Sin embargo, el próximo partido se juega en las urnas y recién a falta de dos meses no hay un horizonte claro. Pero en fechas nomás, porque no aparecen en escena candidatos potenciales a llegar al gobierno, diagnóstico que se repite tanto en el oficialismo como en la oposición.

Adelantamiento frustrado
Defagot nunca pensó en ir a prorrogar su mandato. Apenas cumplió un año en el despacho principal del club anticipó que no tenía intenciones de presentarse a la reelección. Fue elegido por más del 80 por ciento de los votos en las elecciones de 2016, sin embargo, nunca se sintió del todo cómodo con esa responsabilidad donde alternó buenos momentos con sinsabores deportivos. Por esa razón es que tampoco continuará el manager Diego Klimowicz.
Como saldo a su favor, en su gestión comenzó a negociarse el Concurso Preventivo, homologado en la Justicia con una deuda total de 38 millones de pesos, pagaderos en 10 años con dos más de gracia. De hecho, en agosto vence la primera cuota del pago a los acreedores, de tres millones de pesos.
En su proceso no hubo embargos por falta de pago. Pero sí existieron dos paros de empleados de club y del plantel profesional con intervención del gremio de Futbolistas Argentinos Agremiados, que terminaron de desgastar el ánimo de Defagot. Por eso es que no pretende continuar, aunque sí dar una mano desde afuera, como en sus primeros tiempos como “palquero”
Ese panorama a modo de semblanza histórica es para ilustrar el presente. La pretensión de Defagot era celebrar el acto eleccionario el 26 de mayo para entregar las llaves de la institución el 14 de julio, una vez entregado y aprobado el tercer ejercicio económico del club, en Asamblea General Ordinaria, con Memoria y Balance.
Pero al final no se cumplieron los plazos formales según IPJ, por ende, es imposible su realización en mayo. Por ende, la postergación era inevitable. La fecha final de los escrutinios entonces será el 30 de junio, en sintonía con el vencimiento de muchos contratos profesionales de la temporada.
¿A qué se debe esta modificación? Es que en el mismo estatuto del club hay dos puntos o artículos que se contraponen: uno indica que traspaso de mandos debe concretarse a diez días de celebradas las elecciones; y el otro que debe hacerse en simultáneo con la exposición ante los socios de los números contables con su virtual aprobación, en la Asamblea, después de cumplir tres ejercicios de Memoria y Balance. Así lo entendió IPJ mediante su lectura institucional, por lo que los comicios se trasladan a mitad de año, exactamente. ¿Le queda tiempo a la comisión directiva entrante con el nuevo presidente para armar un plantel competitivo? Serían poco más de 40 días…

Cavagliatto y Roqué, a la palestra
Todavía no hay pronunciamientos oficiales por ningún flanco político en el ambiente. En la oposición, quien parece contar con cierto consenso como para unir un frente y delinear una lista, es Tomás Roqué. Hizo declaraciones mediáticas opinando sobre el espectro político y económico de la entidad aunque nunca definió su candidatura. ¿Tendrá espaldas para poder confeccionar su equipo de trabajo y armar un proyecto? El ex presidente Ricardo Morellato (firmó y presentó la convocatoria de acreedores en su paso por la institución) lo apoya junto a otros grupos, con disidencia manifiesta al oficialismo.
Quien tampoco tiene sus pretensiones electorales definidas es Edgar Luján, Secretario General del Gremio de los camioneros en Córdoba y tesorero a nivel nacional en el mismo sindicato. Es socio e hincha, aunque en principio preferiría mantenerse como aliado al gobierno de turno. Su nombre seduce a gran parte de la comisión actual, y según cuentan, puertas adentro buscará convencerlo.
Pero el nombre bendecido de los directivos históricos o notables de Instituto (llámense Atilio Pedraglio y Mario Cavagliatto), es el de Juan Manuel Cavagliatto. Responsable del área basquetbol, que marcha segundo en la Liga Nacional de Básquetbol, hoy es vicepresidente segundo, pero desde la cúpula directiva entienden que es el hombre ideal para que esté al frente del orden administrativo del club.
Claro está que no dejará su función en el básquet. No asistirá a las reuniones de Comité Ejecutivo ni en la Liga Cordobesa, el desafío es encontrarle un compañero de fórmula que pueda adecuarse con idoneidad a esa función que tanto falló en el proceso de Defagot.
¿Gustavo Beggiato? Confirmó que apoyará a las nuevas autoridades, pero solo colaborará desde el llano. ¿Leonardo Limia? Apunta a una unidad, ya que su tiempo hoy figura con más ocupación en su vocación política dentro del espacio de “Hacemos por Córdoba” y el justicialismo.
¿Es posible alguna unidad? Hoy prevalecen las antinomias ideológicas por encima de una concordia electoral. Hay reuniones al respecto pero en concreto, todo indica que habrá elecciones y no una lista única como muchos aspiraban.
Mientras tanto, las arenas del reloj del tiempo corren. Quedan dos meses para elegir el nuevo presidente y ningún nombre salió a la palestra con voluntad de encabezar un proyecto institucional. Y eso se paga en lo deportivo sobre todas las cosas.