PJ en el día después: Schiaretti aún no testó

El peronismo cordobés ya piensa en el 13-M y en la carrera de posicionamientos interno que se abre. El Gobernador será el garante del orden durante la gesta de recambio generacional y digitalizador absoluto de la nueva configuración del peronismo cordobés.



Por Yanina Soria

Aunque el clima interno de cara a los comicios provinciales del próximo 12 de mayo (12-M) es de euforia dentro del peronismo cordobés, el gobernador Juan Schiaretti insiste con bajar el nivel de excitación y pide trabajar duro. Fiel a su estilo metódico, el ahora único cacique del PJ Córdoba no se relaja ni permite que los suyos se distraigan y se corran del libreto proselitista con aires de triunfalismo, aún sabiendo que la fractura de la principal fuerza opositora le permitió desde hace tiempo, ganar la reelección por anticipado. La continuidad de la ex Unión por Córdoba, ahora Hacemos por Córdoba (HPC), en el poder provincial por sexto periodo consecutivo, los hace soñar ya no sólo con la posibilidad de arrebatarle también la Municipalidad de Córdoba al radicalismo, sino con la idea de lograr en mayo la mejor marca electoral de un Schiaretti que ya asoma fortalecido hacia adentro y hacia afuera del partido. Que el resultado está cantado lo reconocen hasta los propios adversarios, el desafío entonces que asumen desde el Panal es ver por cuánto logran imponerse y cómo queda pintado el mapa provincial final. Será un resultado que además de subirle las acciones en el escenario nacional donde Schiaretti ya eligió el rol de árbitro dentro del armado de Alternativa Federal, le otorgará al jefe del peronismo local la suma del poder para testar su sucesión. Una tarea que, por cierto, quedó postergada por ahora. Lógico, según los planes del oficialismo, al mandatario pro vincial le restan aún cuatro años más gestión antes de retirarse del poder provincial, siendo además el único gerente de una conducción que siempre fue bicéfala. No tendría entonces razón alguna para bendecir ni ungir tan prematuramente a su sucesor. El vicegobernador y diputado en uso de licencia, Martín Llaryora, quien en algún momento sonó como el supuesto “heredero natural”, deberá antes de soñar con convertirse en el vértice del PJ, ganar el municipio capitalino primero y luego, hacer una buena gestión que le permita catapultarse a la escena provincial. Muestra de que son varios los que están en la misma línea de largada peleando por un lugar en el inexorable proceso de recambio generacional que se abrirá, hábilmente, Schiaretti plantó varios sub 50 en distintos frentes expectables en el armado de las listas. Además de apostar a Llaryora para batallar el distrito electoral más importante de la provincia y esquivo del PJ, designó como candidato a vice, al joven secretario de Conectividad, Manuel Calvo. Son muchos los que trabajan para el 12-M pero en realidad también miran el `23. El interior provincial es una usina que aporta intendentes jóvenes con experiencia en el manejo de la administración púbica, muchos de los cuales ya concentran la atención del Panal. Martín Gill, de Villa María; Juan Manuel Llamosas, de Rio Cuarto; Facundo Torres, de Alta Gracia; Claudio Farías, Cruz del Eje; Rodrigo Rufeil, de La Calera; Federico Alesandri, Embalse; Gustavo Brandán de Colonia Caroya; Federico García de Laguna Larga; entre otros. La lista se completa también con legisladores con fuerte presencia territorial en los distintos departamentos. Muchos de ellos integran hoy la lista legislativa de HPC pero con expectativa de saltar luego al gabinete provincial, y los que no están en esa nómina tienen promesas de ser ubicados en el próximo Ejecutivo. Seguramente, será desde el lugar que a cada uno le toque ocupar desde el próximo 10 de diciembre, el punto de partida para comenzar a trabajar en posicionamientos internos para conseguir los avales necesarios para protagonizar el camino que dará lugar a una nueva camada de dirigentes. Será un proceso que lo tendrá a Schiaretti en un rol mucho más que el de supervisor; el gobernador será el garante del orden interno durante esa gesta y digitalizador absoluto de la nueva configuración del peronismo cordobés.



1 Comentario

Dejar respuesta