Guiñazú, la pata política que falta en Talleres

El retiro de la actividad del “Cholo” tuvo un fuerte impacto en imagen tanto en el equipo como en la dirigencia, una vez consumadas las frustraciones por no cumplir los objetivos deportivos.

Por Federico Jelic
[email protected]

Momento particular vive Talleres en el final de la temporada. Un semestre con altibajos y casi de extremos, porque de la euforia de jugar la Copa Libertadores pasó a casi al ostracismo, donde cuatro derrotas consecutivas ponen el proyecto deportivo dentro de los cuestionamientos y en jaque al DT Juan Pablo Vojvoda. Hubo atenuantes, muchos vaivenes dentro y fuera de la cancha pero por primera vez el ciclo se queda sin su escudo fundamental, sin el hombre que representaba todo el simbolismo dirigencial, el nexo entre las partes y que enamoraba al hincha y al público en general. Sin Pablo Guiñazú, ahora el flanco político quedó un poco expuesto.
Así es el fútbol. Y así es la política. El presidente albiazul Andrés Fassi es consciente de que aquellos elogios a su gestión cuando eliminó a San Pablo en el Morumbí se esfumaron luego de la eliminación en Chile. Entonces, con el retiro anticipado y sorpresivo del “Cholo”, quedó Vojvoda como blanco de las críticas, y hasta muchos le recriminaron al hombre fuerte de Pachuca su inacción por contener al experimentado volante hasta junio al menos. Las consecuencias deportivas ya están a la vista. Y las políticas también.
Lo curioso de todo es que el “Cholo” se mantiene en silencio, sin opinar ni prometer nada, a pesar de que se cae de maduro que desde la dirigencia le ofrecerán algún cargo o alguna propuesta para continuar ligado al club. No obstante, hasta el momento, nadie habló formalmente del tema, mientras sigue disfrutando de jugar al fútbol, ahora en su era de amateurismo, a la par de que el barco deportivo de Talleres se cae antes de llegar al objetivo.

El “Cholo”, el mejor aliado
Guiñazú no deja de recibir reconocimientos: desde el Concejo Deliberante hasta la Legislatura se han encargado de condecorar su legado, su ejemplo, su ascendencia en el vestuario, marcando el camino a seguir para los más jóvenes. Desde los programas de TV de Buenos Aires destacan su obra, acción que desde la cúpula directiva supieron aprovechar tanto en imagen como en propaganda.
Por eso llama la atención que se haya quedado sin paraguas protector cuando los resultados no aparecieron. Como que el “Cholo” era fundamental cuando salía a declarar algo, en defensa del DT o del grupo, y también del proyecto institucional. Las aguas se calmaban mágicamente. Se hablaban maravillas de Talleres a un paso de meterse en la fase de grupos de la Libertadores, y terminó todo en frustración una vez que Palestino lo dejó en el camino.
Claro, con Guiñazú dando un paso al costado, la historia fue otra. Más allá de una primavera en cuanto a resultados, el hecho de haber perdido cuatro partidos consecutivos, fuera de la Copa Sudamericana y a un paso de perderlo todo en la Copa de la Superliga, Fassi no tuvo el colchón en el cual poder caer sin sufrir alguna herida. Y como es un hombre de palabra, respetará el contrato con Vojvoda hasta su finalización. No es un hombre visceral ni impulsivo, sabe estudiar los procesos, y por eso actúa con una tranquilidad inusitada.
El tema es que el hincha, de paladar exigente, se acostumbró a este presente, con la vara alta, y salió a recordarle a Fassi que “busque refuerzos de jerarquía”, que deje de lado “las apuestas” y “la inserción de juveniles en el equipo”, en función de que animarse a dar el salto de calidad en lo deportivo. Es la primera vez en cinco años que se critica a la gestión, más que nada, por la ausencia de un inversión de jerarquía en nombres.
¿Y Sebastián Palacios? ¿Y Dayro Moreno? El colombiano despertó enamoramientos, pero al oír de que ya su representante le busca nuevos horizontes (a pesar de cobrar en dólares) más las eliminaciones de las copas, no parecen ser suficientes argumentos como para tapar el presente. Está claro que son reclamos desde la abundancia, sin olvidar que en 2014, Talleres figuraba en los oscuros pasadizos del Federal A.

¿Cholo dirigente?
No se habló nada en concreto. Ni para que Guiñazú sea manager, profesor en las divisiones inferiores, embajador del club o portero. El tema es que la imagen del “Cholo” sigue siendo poderosa para la gente y el socio, por lo que llama la atención que la dirigencia no lo haya sumado a su trinchera, con los “pantalones largos”.
¿O será que no quiere agarrar nada? Difícil. Su identificación es total con los colores, con el club y con la dirigencia. Pero ahora el torneo Golden y la UCFA son los que gozan de su presencia, mientras el equipo lucha en vano por meterse en otro torneo internacional. ¿Cuáles habrán sido las razones de su renuncia? ¿Temas internos? ¿O políticos?
Desde la dirigencia, hay algunos que lo imaginan como vicepresidente. No será en las próximas elecciones porque el estatuto no lo permitiría en esa función pero al menos le otorgarían alguna área de asesoramiento con el objeto de aspirar a ese lugar privilegiado en un futuro.
Hoy Talleres tiene cinco vicepresidentes, más que nada para cumplir en los objetivos protocolares en representación del club, pero nadie puede poner en duda que la mera presencia del “Cholo” servirá para captar votos y adhesiones. Y eso se nota en su ausencia, donde hasta la máxima autoridad de la entidad de barrio Jardín luce con críticas por un cierre impensado en el primer semestre del 2019.
A saber: Fassi goza de plafón y crédito por parte del socio. Sus conquistas sacaron a Talleres de la tercera categoría a la máxima divisional de AFA en 18 meses y llegó a la Libertadores después de 17 años de ausencia lo ubican en un púlpito casi sagrado. Solo que en este último tiempo se quedó sin ese respaldo que prácticamente le garantizaba inmunidad dentro y fuera de la cancha como el “Cholo” y se siente (sufre). Por eso en breve todos imaginan a Guiñazú dentro de la estructura del club, y si de algo sabe Fassi, es de fútbol y de movidas políticas. Se dará por decantación, es cuestión de esperar, mientras espera el desenlace de la Copa de la Superliga, protegiendo a Vojvoda lo más que pueda.



Dejar respuesta