Sin aportes

El olguista tomaba aire en la esquina del barrio, donde venia de una reunión de campaña en el territorio. El peronista oficialista lo distinguió y de pronto se interesó en las finanzas proselitistas de la candidata que va con boleta corta.

Peronista oficialista: Me parece o su jefa no está tan pobre como parece?

Olguista: Mire quien habla. Mi jefa anda a pura militancia, porque el municipio no reparte fondos ni centímetros en diarios ni segundos en televisión, como hace la Provincia y la Nación para sus elecciones.

PO: Si mal no recuerdo, ustedes intentaron modificar el Código Electoral municipal pero no pasó nada, verdad?



O: Así, es. Por lo tanto, no tenemos aportes oficiales de campaña porque no tenemos candidato a gobernador.

PO: Pero veo algunas cosillas que salen algún dinero. ¿Quien financia?

O: Usted sabe, siempre hay empresarios dispuestos a tender una mano.

PO: Ja. Póngale Mejor miremos a quien le conviene que Olga crezca en la encuestas y daremos con el nudo del ovillo. O no?

O: Usted lo dice, yo creo que el hombre es esclavo de sus palabras y dueño de su silencio.